Stgo a Mil: la magia teatral es posible vía zoom

Con “Zoo Motel” empezó mi recorrido por Santiago a Mil 2021. Y la partida no podía ser mejor, ya que la obra de Thaddeus Phillips es una puerta de entrada al mundo de la imaginación, además de evidenciar que una representación vía zoom no tiene porqué ser simplona. Muy por el contrario, en este caso la plataforma se convierte en cómplice del protagonista y su mundo de ilusión.
Tal como su nombre lo dice, Zoo Motel es un espacio ubicado en un remoto lugar del que hay pocas señas, como los que abundan en la literatura norteamericana.
Antes de “entrar”, a los espectadores les llega por correo

electrónico una serie de materiales: el plano de evacuación, la llave de su habitación, un dibujo de la ventana delantera de un auto y el detalle de las atracciones del lugar. Y una extraña solicitud: que tengan a mano un mazo de cartas.
Luego de que la recepcionista se cerciora de que los invitados cuentan con todo los anterior, los hace pasar y de pronto se vuelven testigos de una habitación pintada de rojo donde llega un viajero (Phillips). Inmediatamente desaparece la puerta de su cuarto, y los espectadores deben ayudarle a encontrar una vía de salida. El cuarto, de paredes rojas, ofrece varias cosas extrañas, como un cuadro de una cabina telefónica ubicada en medio del desierto de Mojave, el disco de oro enviado al espacio en el satélite Voyager, un maneki-neko (gato japonés de esos que traen la suerte en los negocios), en fin.
El protagonista pregunta a los observadores si están en el mismo plano y hay que contestar para que la acción avance. La primera sorpresa es un juego de magia (trucos asesorados por Steve Cuiffo) en base a números, donde todos y cada uno llegan al número de la habitación sin puerta.
La cámara se mueve en distintos planos, la iluminación varía creando atmósferas, los puntos de vista sorprenden. En la habitación del motel aparecen un autocine, un avión, un auto, un muñeco…y muchas historias algo absurdas del presente y del pasado. Otro truco con las cartas enfrenta a los asistentes con una figura importante de su vida. Y aflora la emoción.
Mientras ud. ve “Zoo Motel” seguro que, junto con disfrutar y abrir la puerta de su fantasía, se preguntará cómo es posible tanta magia a través de zoom, la más odiada (y utilizada) plataforma de 2020. Pues bien, en el equipo que lideran Thaddeus y Tatiana Mallarino, la directora, hay un concepto de la teatralidad que se relaciona con los teatrinos antiguos, donde todos los artilugios eran realizados artesanalmente. Y eso sucede con esta pieza, que se produce gracias a un engranaje que el protagonista maneja “tras bambalinas” o más bien dicho tras la pantalla.
“Zoo Motel” es una obra seductora y fantástica, con guiños cinematográficos (algo de Lynch hay por lo onírico) y una amplia mirada sobre los límites del zoom, que mueve ante la sorpresa de los espectadores. Inclasificable, claro está, pero que rescata la esencia del fenómeno teatral.

 

Coordenadas
Teatroamil.tv.
5, 18, 19 y 20 de enero, 22 horas
Entrada $6357