Acertada Versión del Mundo de Sam Shepard

Pese a su juventud, Andrea García Huidobro fue capaz de abordar, desde la dirección, un texto tan intensamente complejo como es “Locos de Amor”, del destacado autor nortemericano Sam Sherpard. Su visión de la puesta en escena y el trabajo de los actores consigue que su propuesta para esta obra, protagonizada por Manuela Oyarzún, Francisco Pérez Bannen, Alejandro Sieveking e  Iván Parra, sea una de las mejores del primer semestre de 2013.
La directora maneja muy bien el realismo, y logra que sus ya buenos actores toquen la tecla precisa para instalarse en ese difícil estilo teatral.
Shepard escribe, por lo general, de personajes tristes, derrotados y ubicados en el margen, lo que se cumple en esta pieza. May (Manuela Oyarzún) y Eddie (Francisco Pérez Bannen) viven una fatídica historia de amor, que los reúne por enésima vez en un precario motel en medio del desértico oeste norteamericano.

Entre ellos hay violencia, reproches y un secreto que hace imposible que concreten su amor. Eddie llega a buscar a May, luego de mucho tiempo sin verla, pero ella tiene una nueva relación con un hombre (Iván Parra) que le ofrece una relación tranquila.
En medio del tormentoso diálogo de los ex amantes aparece el fantasma del padre (Alejandro Sieveking), cuya vida es parte importante de la historia de May y Eddie y, además, explica parte de su tormento amoroso.
Uno de los puntos altos de esta puesta es la actuación. Manuela Oyarzún y Francisco Pérez Bannen están muy bien como la pareja protagónica, en clave realista, sin excesos y con mucha verdad. Lo anterior es muy difícil de lograr, ya que el texto se presta para una interpretación desbordada e incluso histérica.
Tal vez que ellos sean pareja en la vida real les juega a favor, tal como sucedía con Gabriela Medina y Claudio Arredondo cuando interpretaron a madre e hijo en “Háblame de Laura”.
Manuela destaca poniendo su cuerpo al servicio de un personaje que manifiesta un gran tormento interior. Pese a que podría sobrepasarse y gritar inclusive, la actriz hace gala de una gran contención que permite que las emociones broten con intensidad pero naturales y nunca sobreactuadas.  Perez Bannen interpreta con soltura a Eddie, el desquiciado enamorado que va y viene.
Los personajes secundarios complementan el cuadro y hacen verosímil la historia. Alejandro Sieveking es el fantasma del padre, que aparece y aporta detalles que permiten que el espectador entienda mejor el delirio de Eddie y May. Iván Parra es el último a entrar a escena como el nuevo enamorado de ella. Tímido, se ve agobiado por la presencia de Eddie. Muy bien ambos en sus roles.
La escenografía (realista y sin elementos que sobren) y la iluminación, ambas creación de Parra, dan cuenta perfectamente del cuarto del motel en que sucede la acción.
En conclusión, “Locos de Amor” es un excelente reestreno y un imperdible de la cartelera en este momento.

 


Coordenadas
Hasta el 31 de agosto
Teatro Mori Parque Arauco
Viernes y sábado a las 20.30 horas.
$10.000 general y $6.000 estudiantes – tercera edad.