Luis Ortigoza cambia de piel

Luis Ortigoza llegó desde Buenos Aires, Argentina, en el año 1989. A los pocos meses ya era solista y logró  ser el primer Bailarín Estrella de una de las compañías más importante de Latinoamérica.
Hoy, 27 años después, deja el escenario para convertirse en el Asistente de Dirección del Ballet de Santiago.
Llegamos a él para saber cómo ha sido este proceso y qué espera para su futuro.
Una gran Obra
Martes 15  octubre de 2013. Fue la última función del ballet

"Mayerling" en el Teatro Municipal de Santiago. La obra es de gran majestuosidad y considerada todo un lujo para una compañía, debido que son pocas las agrupaciones que pueden obtener los derechos de uno de los trabajos considerados maestros del coreógrafo británico Sir Kenneth MacMillan.
Luis ya la había visto muchos años antes, alucinando y empeñándose con que Chile tuviera la oportunidad de verla.
-Yo hablé con Marcia, Directora Artística del Ballet de Santiago, sobre eso. Y le dije que me gustaría hacerlo, y ahí comenzó la idea, hasta que llegó el momento en que se pudo concretar - , afirma Ortigoza.
Un Montaje de gran envergadura, con más de 150 artistas en escena y con alrededor de 200 trajes. Resultó ovacionada por el público y alabado por la crítica, obteniendo el Premio del Círculo de Críticos de Arte, como mejor ballet y mención especial en la interpretación de Luis Ortigoza, en el papel Rudolf, príncipe heredero de Austria-Hungría y Natalia Berríos, baronesa María Vetsera, su amante.
__ __

Treinta y tres días después y cerca de las 13:30 horas, trabajadores del teatro Municipal de Santiago, irrumpen la sala de ensayo de la compañía, gritando:
-¡Incendio! Hay que evacuar el edificio.
Luis creyó que era algo pequeño que se solucionaría rápido, pero de todas formas salieron. Él optó por salir por el callejón, por donde ingresan los camiones de carga, con la idea de ver qué era lo que pasaba, pero no vio nada, solo que el ambiente estaba plagado de humo.
Cruzó la calle junto a Marcia Haydée y se dirigieron a una terraza del edificio “Hotel Galería” para ver cuándo esto se terminaba. Pero no fue así. Los techos reventaban, salía fuego de ellos y cada vez era peor.
-Vi que no paraba y no paraba, se quemó todo. El vestuario del ballet, las salas, todo. Yo pensaba que era el final de algo. Era más de lo que yo pensaba… ¿Qué va a pasar ahora?- , pensaba Ortigoza.
-Además, nosotros a la semana del incendio nos íbamos de gira a China y nos quedamos en la calle, con una responsabilidad que no podíamos cancelar, no era el momento para hacerlo. Por suerte nos prestaron las salas del centro GAM para los ensayos. Nos fuimos de gira con la idea… ¿Qué había pasado?...  Cuando regresamos nos enfrentamos con una realidad que era terrible.
En la reunión de dirección de la compañía, se determina que a pesar de que se habían quemado todo los elementos de Mayerling, se debería remontar la obra el 2015, pero por problemas se desplazó para el año siguiente.
Ya en ese minuto por la cabeza de Luis rondaba la idea de abandonar el escenario. No sería con la obra que considera que es uno de los pocos ballet donde el hombre tiene el desafío de estar pendiente del desarrollo psicológico y coreográfico durante toda la obra.
-Es terrible el peso… (hace referencia a "Mayerling")… El príncipe heredero Rudolf, tenía absolutamente todo, para terminar en una decadencia terrible y al final termina muerto.
Esto permite abordar un montón de aspectos psicológicos que me resultan muy interesante- , argumenta L.O.
Luis elige para el retiro el momento propicio del 2015, con una obra de MacMillan que se presentaría en la temporada de noviembre de ese año.
“Manon”, creación que relata la historia de una muchacha destinada a un convento, y Des Grieux (Ortigoza), noble que queda flechado por ella, donde juntos arrancan a París. Obra donde la inocencia se convierte en algo oscuro y decadente.
Por su parte, Marcia inicia las conversaciones para aplazar la retirada de la primera figura del Ballet de Santiago.
-Marcia me dijo que respetaba mi decisión, pero creía que no era el momento. Hasta que decidimos hacerlo con "Mayerling".
__ __
Jueves 31 de marzo 2016, cerca de las 20:30. Una publicación en su página de Facebook “Luis Ortigoza, Primer Bailarín Estrella del Ballet de Santiago”, hace que la noticia se esparciera a la velocidad de un rayo.
-Queridos amigos, tengo que contarles algo muy importante para mí, que quiero compartir con todos ustedes. He tomado la decisión de finalizar mi carrera como bailarín.
 Cientos de comentarios daban muestra de asombro como de tristeza y en pocos minutos los gestos de Facebook llegaban a un número cercanos a 1000, con 142 veces compartida la noticia y 216 comentarios.  Un Argentino-Chileno
Luis nace en Argentina y comienza sus estudios en el Instituto Superior de Arte del Teatro Colón de Buenos Aires, con el maestro Mario Galizzi.
-No costó mucho hacer de Luis un gran bailarín, porque fue un gran estudiante, respetuoso, atento a todas las correcciones y por sobre todo poseedor de un enorme talento- , afirma Mario Galizzi.
Ya por el 1988, llega a Chile para ingresar al Ballet de Santiago como Cuerpo de Baile. Al año siguiente es ascendido a Solista y dos años después de su llegada es el Primer Bailarín de la Compañía. Ese mismo año gana Medalla de Plata en el Concurso Internacional de Ballet de Jackson Mississippi.
Desde su llegada ha compartido escenario con todas las grandes figuras de la danza como: Marcia Haydée, Julie Kent, Paloma Herrera, Cecilia Kerche o Sara Nieto, que fue la Primera Bailarina Estrella que tuvo Chile. En su memoria hay tantas consagradas bailarinas que harían la lista interminable.
Y no menos cierto es que existen comentarios de rivalidades con Julio Bocca (Bailarín de talla mundial), respecto a eso, Ortigoza declara:
-Yo con Julio tengo una muy buena relación, es una relación excelente, siempre hemos compartido giras. Él ha sido muy generoso conmigo, me ha instalado en su camarín cuando bailamos juntos, de hecho, ahora a principios de marzo estuve trabajando en el Sobre (Compañía que dirige Julio y que se encuentra en Uruguay) y vuelvo en mayo por una coreografía que realicé.
Los premios no han estado exentos de su Currículo: Premio de la Crítica, Chile;  Premio APES, Chile; Diploma de la Fundación KONEX,  Argentina; Premio CLARÍN, Argentina; Distinción de la Embajada de la República Argentina en Chile por su Trayectoria Artística; Medalla Elena Smirnova, Argentina y un sin fin de nominaciones como mejor figura de la danza.
El 2007 estrena su primera producción coreográfica con la “Bayadera” de la cual Ortigoza expresa:
-La primera ver que hice una coreografía, fue la Bayadera y fue porque mi representante en Argentina me propuso hacerlo. Al final lo hice, pero no fue lo que yo buscaba.
Ese mismo año, Marcia lo nombra Primer Bailarín Estrella del Ballet de Santiago y lo incorpora en el equipo de la Compañía.
Para cerrar la seguidilla de reconocimientos, el año 2014 el Congreso de la República de Chile le concede la “Ciudadanía por Gracia”, por su aporte al ballet y la cultura del país.
Las Redes Sociales no han estado indiferentes a su carrera y lo han nombrado “Príncipe de la Danza”, “Nuestro Bailarín Estrella”, “Un Grande de la danza”
El último artículo de Revista Caras lo nombra, “el Cisne Chileno-Argentino”. Pero Luis no tiene un término para sí mismo diciendo:
-No sé cómo definirme o darme un título, lo que sí sé es que siempre me propuse hacer un trabajo súper honesto y entregárselo al público. Hay gente que me ve como el eterno príncipe o en otra faceta, pero mi trabajo fue eso, trabajar.
La Última Danza
El mes abril internacionalmente se toma como el mes de la danza, como una forma de celebrar y extender el día 29 de abril, que es la fecha que la UNESCO, determinó como “El Día Internacional de la Danza”, para elogiar esta disciplina.
Para Luis, su última función fue el  18 de ese mes.
Tal vez todo confabuló para que fuera abril el elegido. De igual modo, los días previos no fueron normales, aunque trataba de mantener la tranquilidad acostumbrada.
El Mercurio, La Tercera, El Mostrador, la Hora, Santi.cl y Revista Caras lo querían entre sus páginas. Los canales de televisión abierta lo pretendían entre sus notas, hasta el mismo canal de video del teatro “+Municipal” sacaba notas que cubrían las redes sociales.
-Las muestras de cariño los últimos días, como lo que me escriben por las redes sociales o lo que me dicen en la calle, es fantástico para el ego- , aclara Luis. Pero más allá de eso, me produce una satisfacción muy grande, porque un bailarín no tiene una exposición como un actor, que sale todos los días en televisión o un
animador. Un bailarín de ballet es mucho menos la gente que lo ve o que lo llega conocer.
-El otro día un trabajador que está arreglando la calle junto al teatro, me dice: ¡usted es Ortigoza verdad!
Esas cosas a mí me conmueven mucho, porque si mi carrera o trabajo sirvió para agrandar el espectro del ballet y masificarlo, genial!
-¿Dudaste en algún minuto sobre tu retiro?
No, nunca. Cuando tomo una decisión es así. Si tomo esta decisión lo haré sí o sí. No podía estar dudando, si dudaba quiere decir que no estaba seguro. No me arrepiento
-¿Has tenido melancolía o nostalgia?
-No tengo nostalgia ni tristeza por dejar de bailar. Sí siento emoción, porque la mayoría de mis recuerdos son maravillosos y creo que era el momento de cerrar esta etapa. Una de las cosas que quería era que me recuerden estando bien.

_____

Lunes 18 de abril, 18.30 horas. El Gran Día
El vestíbulo del teatro se abarrotaba de gente. Todos muy bien vestidos, ya que es la oportunidad de encontrarse con las distintas personalidades de la cultura nacional.
Dentro de los presentes se encontraba el expresidente Lagos y su señora, que es reconocida como una asidua a la danza, actores conocidos y desconocidos, bailarines de todas las corrientes: clásicos, modernos y contemporáneos, estaban todos. Porque aquel día no era como cualquier día, y esa función no era cualquier función.
Se reunían bailarines de diferentes generaciones, también llegaron bailarines de los países vecinos. Coreógrafos como Mauricio Wainrot, quien es reconocido como una de los mayores exponentes de la danza argentina, quien viajó solo para estar en su última función.
-Yo llegué hoy día y me voy mañana a las 9:00 de la mañana de regreso a la Argentina. Tenía que estar presente, conozco la trayectoria de Luis y trabajé con él también- , asevera Mauricio. Para Luis este detalle no es indiferente.
-El hecho de que se hayan pagado un pasaje y vengan del exterior, es cosa que me da una satisfacción increíble de agradecimiento, ya más no podía pedir.
Para Luis la actitud de sus compañeros tampoco era insensible. Notaba que en el ambiente existía una energía heterogénea.
-Es que no hay una palabra que pueda decir lo que sentí en ese momento. Me sentí durante todo ese día muy contenido, había una energía tan buena que todo el mundo estaba conmigo y me estaban apoyando- , recuerda Luis.
-Una de las cosas más lindas que me dijeron es que me extrañarían sobre el escenario. Otra fue, que suerte he tenido en verte bailar y compartir el escenario contigo. A veces uno no espera eso, porque uno vive el día del día en el trabajo… (medita)… me sorprendió un montón… un montón, la actitud tan generosa de mis compañeros. Fue algo mucho más allá de lo que me pude imaginar.
Para Natalia Berríos, Primera Bailarina Estrella del Ballet de Santiago y quien ha compartido escenarios por varios años con Luis como pareja de baile, se  declara emocionada sobre el día de la última función de Luis.
-Me pasó algo emocionante desde antes de la función final, desde los ensayos. Estaba emocionada, lo miraba y pensaba, chuta, nunca más volveremos a bailar juntos. Luis es un muy lindo bailarín, muy profesional y lo veía que estaba disfrutando completamente, no lo veía con pena, estaba en su momento, lo veía tranquilo.
______

Lunes 18 de abril 19:00 horas se inicia la función. Se apagan las luces con una sala repleta de gente y parte la función de Mayerling. La obra es de tres actos y por tanto de dos intermedios.
Al término de cada acto los pasillos de llenan de ruidos de personas que tienen como el único foco Luis.
-¿Por qué se retira?, no entiendo. Preguntaba una muchacha a su compañera de asiento.
-Dicen que asumirá otro puesto - , afirmaba la otra
-Pero para qué se retira - , Volvía sobre la misma pregunta.
Para kana Nakao, ex integrante del Ballet de Santiago y ex solista del Ballet Nacional Chileno, la decisión de Luis es la más correcta y más aún cuando se es un  bailarín de su talla.
-Yo pienso,  que para todo bailarín  debe ser muy difícil dejar su  escenario . Lo que hizo Luis es maravilloso. Mientras más grande como bailarín, más se debe saber cuál es el tiempo para dejarlo y justamente es eso lo que ha hecho él. Es mejor que el público lo recuerde en la cúspide, que lo extrañe , afirma Kana.
Al término de la función, un grupo de mujeres corre por el pasillo hasta la boca del escenario a lanzar ramos de flores.
Luis los recoge entremedio de los saludos, que tomaron más de veinte minutos de unos extensos aplausos con todo el teatro de pie.
Las caras de los asistentes se ven emocionadas, tal  vez porque ésta será la última oportunidad de ver a su Bailarín Estrella sobre el Escenario.
La cara de Luis también luce emocionada y con un cierto rictus del que quiere mantener el control y no desbordarse de todo el cariño que un teatro lleno le entrega.
_________
 
El nuevo camino, detrás del escenario
Su Facebook dejó el antiguo nombre y hoy aparece como “Luis Ortigoza, asistente de Dirección Ballet de Santiago”. Nuevos desafíos, sueños y planes son los que están en su cabeza.
-¿Has pensado qué quieres que digan de ti en un futuro?
-Que fui muy buen bailarín. Que llegué a tocar el alma de la gente, por ser un buen interprete. Eso me gustaría mucho más que un bailarín técnico - , afirma Luis, mientras mira su taza de café.
Ahora… Me interesa enfocarme en lo que estoy haciendo ahora. En trabajar con los bailarines y estar con Marcia en la asistencia de dirección. Trabajar y empujar, apoyar el trabajo de los bailarines en la sala.
-¿Qué quieres proyectar para el Ballet de Santiago?
-Uno tiene una forma de pensar por supuesto y voy a dar mi opinión, cuando me la pidan.
Quiero transmitir algo que tiene que haber en una compañía que es la mística, que no se pude perder. Puede sonar muy antigua y utópica, pero creo que es primordial. Esa cosa que es el respeto a la profesión, al escenario, respeto a los pares, esas cosas me parece que tienen que estar sobre una compañía joven que acaba de cumplir 57 años, pero ya es el momento de comenzar a reconocer su historia.
No es solamente venir a bailar porque a uno le gusta o solo que se tenga condiciones. Hay que ir un poco más allá.
Por su parte Nakao opina: “Encuentro maravilloso que se quede en la compañía, porque su aporte es enorme para el Ballet de Santiago. ¿Quién más que él sabe sobre la línea y el repertorio de la misma? ¿Quien más que él puede entregar todo lo que sabe?
No lejana a esta opinión es la que declara Natalia Berríos: “No me ha tocado ensayo con él aún, pero por lo que he visto, está todo el día trabajando en la sala. Bueno él es muy trabajólico. Ahora trabaja con los roles principales junto a Marcela Goicoechea (Ex Primera Bailarina Estrella del Ballet de Santiago y ensayista de primeras figuras). Luis es una persona muy detallista, no se le va ni una…  Yo creo que tiene  mucho que trasmitir y entregar sobre todo  a los jóvenes de la compañía”.