"Paris de Nuit" y la Magia del Teatro-Circo

Danza, teatro, acrobacia y música para develar las historias ocultas en la noche parisina de las primeras décadas del siglo XX: amores fugaces, prostitutas, pintores, labios rojos. Un varieté en clave de circo moderno es "Paris de Nuit", de la compañía húngara Recirquel, que estará entre el 20 y el 25 de septiembre en la Estación Mapocho gracias al esfuerzo de la Fundación Teatro a Mil por acercar el circo contemporáneo del mundo hasta Chile.
BenceVági, director del espectáculo y de la compañía, mezcló sus obsesiones con las fotografías del húngaro GyulaHalász, más conocido como Brassaï, llamado “el ojo de París”.Vági descubrió a

Brassaï cuando tenía 17 años y paseaba con su padre por la capital francesa y ojeó uno de sus libros en  una librería. “Quedé impactado por la sensibilidad y agudeza de sus imágenes. Me impresionó el desenfado y la elegancia con que mostró el lado oscuro de la vida en Montmartre”, explica al teléfono.
Para dar forma a Paris de Nuit revisó dos libros de Brassaï, París de Noche y París Secreto de 1930. En este último, el fotógrafo además escribió cuentos cortos para cada fotografía, detalle que Vági consideró en el proceso de creación con sus intérpretes.
Son las imágenes nocturnas, elegantes y bohemias Brassaí, quien llegó a la Ciudad Luz en 1924 para captar la cara oculta de los artistas y diletantes de la época, las que inspiran la atmósfera vital del espectáculo. “No hemos copiado las fotos, sino intentado captar su esencia, su sensualidad y las pequeñas historias ocultas”, precisa.
Esta teatralidad la consigue gracias al trabajo de creación de personajes realizado por su elenco de actores-acróbatas,con la aplicación de la técnica Stanislavski y la guía delprofesor ruso Sergei Ostrenko.
A la puesta en escena se suma una orquesta de jazz en vivo que interpreta piezas de PéterSárik, referente de ese ritmo en Hungría que ha logrado traspasar las fronteras con su banda.
En la Estación Mapocho el público vivirá el espectáculo como en un cabaret parisino de los años 30.  La acción transcurrirá entre mesas y sillas, donde se ubicará parte de los espectadores, y la Plaza Central estará ambientada como una plaza de la Ciudad Luz; con mesas, bancas, fotógrafos y músicos. También habrá una cafetería, con café aulait, croissant, macarrones y crèmebrûlée, entre otras especialidades francesas
Ante la consulta de si el espectáculo es para mayores, BenceVági señala que “es un poco provocador, pero todo depende de la mirada. Si les molesta ver dos hombres bailando, será mucho para ellos. Son imágenes sensuales y sexys, nada de perversión”.

 

 

Coordenadas
Estación Mapocho, 20 al 25 de septiembre a las 20:30 horas
Entradas entre $10.000 y $120.000