Alessandra Ferri Baila en el Teatro del Lago

Este texto es parte del artículo publicado en la revista Tiempo de Danza
Fotografía de Roberto Ricci

Alessandra Ferri, figura de la danza internacional, Prima Ballerina Assoluta nombrada por la Scala de Milán, por fin debutará en Chile. Y lo hace en un momento especial en su vida: a los 53 años, de vuelta de un retiro de 6 que la hizo convencerse que, más que una bailarina, es “una mujer que baila, que comparte y comunica a través de la danza”, como dice al teléfono desde

Nueva York, su centro de operaciones desde que llegó al American Ballet Theatre, ABT, en 1985 y se convirtió en su estrella.
El 19 de noviembre presentará en el Teatro del Lago el programa “Trio Concert Dance”, donde comparte escena con el bailarín argentino Herman Cornejo, figura del ABT y su partner en este regreso a la danza. Con ellos está el piano de Bruce Levingston, parte fundamental de la propuesta que la bailarina define como un “concierto danzado” y que viaja por las composiciones deLigeti, Glass, Bach, Ravel, Mozart y Scarlatti
“Se trata de danza y música, la colaboración con Bruce es muy importante, por eso hablamos de trío. La música es la fuerza, no es un acompañamiento, es tan principal como la danza. Por eso buscamos composiciones que hablaran a los tres por igual, es el punto de unión entre los tres”, precisa Alessandra.
La puesta en escena consta de dos solos y tres dúos, cuatro de ellos creados especialmente para los bailarines por artistas gravitantes en la escena dancística actual: Demis Volpi, coreógrafo residente del Ballet de Stuttgart; Russell Maliphant, artista residente del Teatro Sadler’s Wells (Londres); Stanton Welch, director artístico del Ballet de Houston; y Fang Yi Sheu (Taiwán), quien fuera primer bailarina de la compañía de Marta Graham. Además, se suma como cierre la propuesta de Angelin Prejlocaj (Francia), elegida por su sintonía con los artistas.
La bailarina enfatiza que Trio Concert Dance es una propuesta “íntima y verdadera, que surge de la comunicación profunda y la necesidad de decir algo a través de la danza y la música”.  Precisa que, pese a que no hay historias reconocibles, se trata de humanidad, de seres humanos y sus emociones: "Cuando bailamos junto a la música de Bruce se crea algo espiritual en escena. Se trata de la oportunidad de juntar nuestras almas y que el público nos acompañe en este viaje por la danza y la música. Todos estos creadores, salvo Prejlocaj, nos regalaron estas obras maravillosas para interpretarlas en este espectáculo que estrenamos en 2014, en Parma, Italia, y luego llevamos a Nueva York".
Desde su regreso a los escenarios, Alessandra, que se paseara por todos los personajes emblemáticos del ballet, desde Julieta hasta Manon, y asombrara a la crítica con su intensidad e intuición, ha experimentado con trabajos donde la dificultad dancística va de la mano de una fuerte exigencia interpretativa en el terreno de la teatralidad.
La pieza del retorno fue “The Piano Upstairs” de John Weidman a partir de una idea original de Ferri, donde danzó la crisis de una pareja.  Luego siguió“Chéri”, de Martha Clarke, que la reunió con su actual partner, el argentinoy primera figura del American Ballet Theatre, Herman Cornejo. En la obra caracterizaba a una mujer mayor involucrada románticamente con un joven.
El año pasado ambos hicieron una gira por el interior de Italia con “Trio Concert Dance” y después ella viajó a Londres para bailar con el Royal Ballet una pieza de Wayne McGregor, titulada “Woolf Works”. Finalmente, en julio de este año fue aclamada por el público del ABT en uno de sus roles emblemáticos: Julieta, de “Romeo y Julieta”.
Esta sintonía con Herman Cornejo ha sido fundamental para Alessandra, cuyo recordado partner fuera Julio Bocca: “La conexión con Herman es muy especial, somos muy afines, tenemos una comunicación real, real (repite varias veces). En Trio Concert Dance nosotros no bailamos personajes, bailamos desde nuestro interior. Al trabajo intenso, que siempre hay que realizar, se suma el amor entre nosotros, que es la razón por que creamos esta pieza”.
TÉCNICA PARA DECIR
Alessandra Ferri se despidió de las zapatillas en la piel de Julieta, en una bella función en el ABT, en 2006.  Durante dos años,luego de dejar la danza, no realizó ningún entrenamiento físico dedicándose a disfrutar de sus dos hijas. Pero pronto, cuenta, su cuerpo empezó a pedirle movimiento y, más aún, su interioridad necesitó expresarse a través del danzar.
“Yo retorné a la danza por una necesidad interior. Fue muy importante retornar a esa creatividad, darle espacio a la expresión del alma, al interior de mi propio ser. Bailar de nuevo sin planificaciones de cuánto o hasta cuándo, sino de nuevo probar con la libertad que pruebo cuando bailo”, explica. “Antes no vivía tanto el momento, tenía una carrea que construir. Ahora mi carrera está cerrada y lo que hago es puro placer. Las decisiones que tomo son las que quiero y necesito”.
-¿Cómo se manifiesta esa libertad?
-Tengo la libertad de seguir mi vocación, no tengo el estado mental de la carrera, sigo lo que sale de mi esencia, me dejo llevar por lo que siento que quiero experimentar. Hay cosas muy nuevas, como lo que hice con “Chéri”, que tiene mucho de teatro, Virginia Woolf y el Royal Ballet o Eleonora Duse, todos personajes nuevos, recién creados. Puedo dedicar a ellos todo mi tiempo, toda mi atención, lo que es un privilegio. No tengo que estar pensando en qué tengo qué bailar o qué personaje me falta por mi carrera, puedo dedicar un par de meses a encontrarme con un personaje.
-¿Buscas la teatralidad?
-Mi trabajo artístico es personal, trabajo a nivel íntimo, de mi vida. Siempre he tenido el instinto de la interpretación, me ha fascinado hacer Julieta y Manon, no sólo a nivel técnico sino a nivel de satisfacción interior, que tengan una vida. Para mí es muy importante la parte teatral. Pero lo que verán en el Teatro del Lago no tiene historia ni personaje, somos tres artistas, tres personas que comparten el alma a través de la música y la danza.
-Tus interpretaciones siempre fueron muy naturales.
- Es que dejo que las cosas sean. Mi instinto natural se ha consolidado con la experiencia. Una nunca es plana, igual. Puede estar enamorada, enojada, cansada… y siempre es una.Así creo los personajes. Si tienes la esencia de ese personaje, de quién ella dentro tuyo, la puedes interpretar de tantas maneras como la sientas.
-Desde ese punto de vista, ¿qué lugar le das a la técnica?
-La parte técnica es parte de mi labor, yo trabajo mucho, soy muy obstinada, hago clases todos los días, hago pilates, gyrotonic, mi cuerpo es como una máquina, como un Ferrari, y mi alma el piloto. El cuerpo es una máquina, que yo controlo. Es muy fatigoso, pero se trata de disciplina, yo tengo un cuerpo fácil para la danza…pero es el principio, lo importante es usar esa técnica para decir algo, para crear arte. Por eso digo que hay que olvidar la técnica en el escenario, no hacer giros y grandes saltos sólo por hacerlos, por lo acrobático, sino para decir algo con ellos. Si no, la danza se desvirtúa, se vuelve acrobacia.
-En "Trio Concert Dance" la crítica ha alabado mucho “Senza Tempo”, el solo que Fang Yi Sheu coreografió para ti.
-Ella es una gran artista, es una bailarina que amo. El solo es muy delicado, muysimple, vulnerable y remecedor, como un pétalo. Su trabajo me permite abrirme al público, y cuando un artista se abre al púbico totalmente queda muy vulnerable. La gente percibe la emoción en esta sencillez.
Luego de un viaje sutil e intenso, según la crítica internacional, el final de “Trio Concert Dance” está marcado por el beso entre Alessandra y Cornejo en el pas de deux de Angelin Preljocaj que cierra el espectáculo. El momento, llamado cumbre por la crítica internacional, parte con ella poniendo sus brazos alrededor del cuello de él y un roce de labios. Luego, él comienza a girar y ella eleva su cuerpo hasta volar. Y el público, de todas las latitudes, estalla en aplausos.

 

 

Coordenadas
Teatro del Lago, Frutillar
Sábado 19, 19 horas
www.teatrodellago.cl