Miriam Raducanu/Constantin Brancusi

Escrito por Gigi Caciuleanu
destacado coreógrafo y bailarín rumano francés
ex director de Banch

Cuando estaba en mi último año de estudio en la escuela de coreografía de Bucarest, mi maestra, la gran dama de la danza rumana de vanguardia, Miriam Raducanu, presentó en un espectáculo underground una danza con el titulo: “Vuelo”.
Para mí fue un choque. Una danza impactante, con una economía extraordinaria de dinámica, hecha con movimientos esenciales y maravillosamente interpretada: fluidez, fuerza, exactitud, todo estaba.
Ante mi enorme sorpresa mis colegas y mis profesores (sus colegas) – en la escuela oficial de estado, donde el termino mismo de danza moderna o contemporánea ¡era prohibido,

Miriam era nuestra maestra del … ¡“arte del actor”! mucha vehemencia esta danza. “Pero, ¿Cómo?, ¡Un pájaro cuando vuela está moviendo las alas! ¿Como es que Miriam no mueve sus brazos como un pajaro?” dando como ejemplo los cisnes del famoso ballet…
Terriblemente triste, hablé a Miriam de estas críticas de sus contemporràneos. Imperturbable ella me dijo: bueno, entonces tú pregúntales: ¿dónde están las plumas del pájaro de Brancusi?
Este escultor era considerado por los “paladines” del arte “oficial”, en la Rumania de la época, igual a Miriam, un artista decadente y solitario ...
 http://www.artehistoria.jcyl.es/v2/obras/17016.htm
No pude, por supuesto, conocer personalmente a Brancusi, como, de hecho, tampoco lo habían podido conocer y entender sus propios contemporáneos, ¡los “famosos” contemporáneos! que a menudo pasan al lado de un genio sin poder o oquerer verlo.
De niño, no lo había conocido de otro modo que en el sueño, en los sueños. Y en algun libro escapado del ojo vigilante de los partidarios del realismo en vigor.
Lo había "frecventado", como dicen los franceses, con el placer del fruto prohibido. Y noentendido. Noentendido profundamente ya que los demiurgos no pueden ser entendidos por nadie y sobre todo no por los humanos.
Lo he amado, y lo amo como a alguien intocable y no terrestre. A pesar de que las obras de Brancusi se dejan tocar no sólo por la mirada sino también por la mano de los hombres y las lluvias del cielo. Y están hechas con materiales de la tierra: piedra, metales, madera de los bosques… Esculturas cinceladas hasta las puras esencias. Como la danza de una Miriam…

 

 

¿En qué cajón podrí  a estar encerrado? ¿En que estante, de que universo, podría caber? ¿Que mundo lo podría comprender en su aparente sencillez, en su entera complejidad?

A la imagen de la danza de una Miriam Raducanu…

http://www.youtube.com/watch?v=h_O4ThKAf2Y&list=PL8E9253A33BA01EA5
La secunda parte, después del solo de Miriam, està bailada en dùo con el primer bailarin de la Opera de Bucarest: ION TUGEARU

http://www.youtube.com/watch?v=Y1gqDxbDpbs&list=PL8E9253A33BA01EA5