Camille Claudel encarnada en el BANCH

En el marco del ciclo denominado "Mujeres inspiradoras", se acaba de estrenar el primer trabajo coreográfico del año del Ballet Nacional Chileno (BANCH), se trata de “Poesía del Otro”, con coreografía del propio director de esta agrupación, Mathieu Guilhaumon. La idea del director fue inspirarse (no seguir linealmente su biografía) en la vida de la escultura francesa Camille Claudel, especialmente en la relación que tuvo con el escultor Auguste Rodin, de quien fue alumna, musa, inspiradora y amante. Ambos vivieron un intenso y apasionado romance (ella tenía 19 y el 43), lleno de turbulencias y contrastes, lo que afectó

la delicada salud mental de la joven. Al tiempo enloqueció, motivo por el cual vivió encerrada, primero en su casa luego en un manicomio, los últimos treinta años de su vida. Falleció en 1943.
Los 18 bailarines del BANCH, todos de riguroso luto en un ambiente espacial y escenográfico totalmente limpio la mayor parte de la coreografía, reflejaron en gran parte de la pieza esa arrolladora vitalidad creadora que tuvo, no sólo su don artístico, sino su capacidad de inspirar a Rodin.
También la obra traduce en algunos tramos ese estado trágico de Camille, recordemos que lo tormentoso producto de estados anímicos exaltados es un tópico recurrente del romanticismo tardío que fue la época en que vivieron Camille y Rodin. Por eso también parte de la música de esta pieza es de otro creador romántico, Frederic Chopin.
Las primeras secciones de esta coreografía, ocasión en la que se forman parejas donde uno cincela el cuerpo del otro, reflejan con declamada belleza y pulcritud el sendero y espíritu general de los tonos y formas corporales que eligió Guilhaumon para estructurar su creación. Toda ella ahonda en las tensiones de su particular universo, tanto de cuerpo inspirador de una mano poderosa (el gran Augusto), como de su cuerpo sometido a su propia mano creadora (un escultor, escultora en este caso, modela, modelándose).
Guilhaumon incorporó muchos juegos cruzados donde los bailarines armaban acciones corporales de gran originalidad, primaban gestos y actitudes que daban cuenta del proceso complejo que vivió como Camille, como artista y sino siendo inspiradora de un enorme artista como fue Rodin, adorado y admirado hasta el hartazgo por la sociedad francesa culta de su época. Camille fue objeto, además, de una pasión mutiladora que la tumbó en vida.
Tras esta etapa primera sección de “Poesía del otro” (que podríamos llamar “Descubrimiento”) sobreviene un ciclo donde los bailarines trazan movimientos algo confusos y oscuros, difuminando el sentido temático de “Poesía del Otro”. Son secciones de “otra poesía”, ya no la de Claudel sola, o con Rodin, son tramos donde pesan criterios de composición más abstractos, no menos bellos sino arquitectónicos, menos evidentes en tanto coreografía que aborda o se inspira, en una biografía.
Partir con un diseño de acción corporal bien definido, para luego dejarlo fuera del foco de la estructura argumental, al menos en ciertas secciones, genera cierto desconcierto y desazón en el espectador quien “se va” de la pieza, lo quiera o no.
Algunos movimientos y desplazamientos, que ocurren en un espacio limpio, con bailarines de riguroso negro, carecen de novedad, de sorpresa, de contrastes, no quizás de creaciones corporales intensas o atractivas, sino más bien absortas o subsumidas en un plano creativo netamente gimnástico.
Esta letanía visual se modifica cuando los bailarines del BANCH dejan de ser “masa” (es decir, coordinados solo por una acción colectiva) y construyen sociedades (dúos, tríos, cuartetos). Es en ese pacto de mayor intimidad es cuando los bailarines esculpen la mejor “Poesía del Otro”, ya que expresan un rico andamiaje de movimientos que da cuenta de la vida (trágica en muchos aspectos) de Camille.
El final es el instante corporal más emotivo y bello de este trabajo dancístico, lo protagonizan Marine García y Fabián Leguizamón, ambos -a través de un despliegue corporal y de una actitud teatral realmente espléndida- encarnan el último capítulo de esta aproximación a Camille Claudel. La hermosa Marine con el dorso desnudo y con falda acampanada, rutilante y lujoso (creación admirable de Carolina Vergara), siguiendo una línea diagonal es llevada de una esquina del escenario al centro por Leguizamón, mientras intensas luces tubulares bajan lentamente hacia el centro del espacio escénico.
Fabián deposita a Marine-Camille en el piso como se deja a una soberana grandiosa, ya moribunda, y luego abandona la escena mientras Marine, que está de espalda a los espectadores (dato altamente atractivo por las variadas sugerencias que despierta en el espectador), está solamente bañada por una luz que se va apagando lentamente, como fueron los últimos años de Camille.
Es un final realmente impactante ideado por Guilhaumon, donde destacamos la sobrio y poderosa fuerza dramática que expresa la notable dupla de bailarines.
Leguizamón provee a su trabajo de una reciedumbre provista de una plasticidad no apabullante sino sobria, baila como piensa, sereno, limpio de sobreactuaciones, Marine, en tanto, da su trabajo ese tono exacto de teatralidad corporal que le exige el rol. 
Sobresale en “Poesía del Otro” la elección musical, que incluyó Chopin, Eric Satie, Murcof y Rachel´s. En todas las secciones de baile la música inspira y crea climas que realzan el espíritu general de la coreografía de Mathieu Guilhaumon.
Otro aspecto que queremos destacar es el diseño de iluminación de Andrés Poirot exacto, medido y altamente ajustado al oleaje corporal que despliega en escena esta gran compañía nacional, con muchos rostros nuevos pero con la calidad de siempre.

 

 

 
Ficha Artística
Director y coreógrafo: Mathieu Guilhaumon
Intérpretes: bailarines del Ballet Nacional Chileno (BANCH)
Diseño de vestuario: Carolina Vergara
Diseño de iluminación: Andrés Poirot
Música: Frédéric Chopin, Eric Satie, Murcof, y Rachel´s.

Coordenadas
Teatro U. de Chile (Metro Baquedano)
4, 5 y 6 de mayo, a las 20 horas
Entradas
$ 8.000 valor general. Descuentos válidos para compras en boletería:
40% dscto. para estudiantes, tercera edad y funcionarios U. Chile.
30% dscto. socios Coopeuch y pago con tarjeta Club de Lectores El Mercurio American Express (20% dscto. presentándola). Descuentos válidos sólo para compras en boletería.
 En boletería o por ticket.dale.cl +Info www.ceacuchile.com