Flamenco actual y vértigo en "Impetu´s"

“Ímpetu’s”, que debutó en Chile y Sudamérica el miércoles pasado en el Teatro Municipal de Las Condes, es un espectáculo de primer nivel, con una estética flamenca vista desde la actualidad. Es decir, un flamenco que no abandona la raíz pero que se refresca con códigos actuales. Jesús Carmona, de 32 años y dueño de unos pies maravillosos, es el creador de este recorrido por diversos palos flamencos, revisados desde lo más contemporáneo a lo más autóctonos. En medio del viaje, además, hay un delicioso cuadro de danza española, un paso de a dos muy aplaudido.

 

En escena hay cuatro excelentes músicos en vivo (guitarra, violín, percusión) y la poderosa voz de Juan José Amador en el cante, en un espacio prácticamente despojado.
Los intérpretes son 6, Lucía Campillo, Tamara López, María Moreno, Ángel Reyes, Fernando Jiménez y el mismo Carmona, todos poseedores tanto de una depurada formación en técnicas académica y contemporánea, como de un taconeo, ritmo y kinética propios del flamenco.
La partida es de una impronta decididamente actual, con brazos rectilíneos y movimientos fusionados. Los intérpretes, menos Carmona, aparecen detrás de una cortina transparente. Luego lo hace él, por fuera de la cortina, de cara al público. La música es una afortunada versión de Oscar Lago para “Asturias”, de Isaac Albéniz, y la iluminación, que permite que los bailarines aparezcan y desaparezcan, crea la atmósfera adecuada.
Luego de ese inicio, la energía no para. Desfilan una taranta bailada con un enorme mantón, tangos, el zapateado “Impetu´s”, que da nombre a la pieza, bulerías, seguiriya, y el remate final con una caña. En la mariana los bailarines utilizan castañuelas, lo que da un saborcito diferente.
Hay un enorme trabajo coreográfico en “Impetu’s”, que no se detiene. Los bailarines entran y salen del escenario coreográficamente, dando la sensación de un loop infinito, combinando momentos corales con individuales. Los cinco intérpretes que acompañan a Carmona son de gran calidad, con chispa, técnica y velocidad, nunca bajan la guardia. Y, si bien la coreografía es determinante, cada uno la hace suya con pequeñas diferencias.
Un gran aporte es el cantaor Juan José Amador, que con su intensidad y talento es capaz de generar quiebres en el desarrollo de la obra. De gran nivel es el diálogo entre Amador, cantando a capella, y Carmona, dando lo mejor de su danza con taconeos y giros explosivos. En ese momento, Carmona despliega fuerza, intuición y pasión.
El vestuario, de Belén De la Quintana, es interesante: sigue una línea, pero cada intérprete luce un diseño propio. El gris claro, que prima en la paleta propuesta, no luce con la oscuridad que reina en escena, tal vez lo único que podría mejorarse.
La falta de luz da un tinte dramático que “Impetu’s” no tiene, ya que no hay un relato en la pieza, ni literal ni emocional, lo que no es negativo ni positivo, sino una característica del espectáculo. Lo que sí abunda es excelente baile, arrojo, vértigo y pasión, que deberían ser celebrados con una iluminación que no abusara de la oscuridad como ésta. 
Jesús Carmona demuestra su gran talento como intérprete y coreógrafo, por lo que espero que esta visita sea la primera de muchas. 

 


Coordenadas
Teatro Municipal de Las Condes
Sábado, 1 de Julio 20:00 Hrs
Domingo, 2 de Julio 18:00 Hrs