Ludmila Pagliero, otra Estrella en el Teatro del Lago

El Teatro del Lago, bajo la dirección artística de Carmen Gloria Larenas, se ha caracterizado por traer a Chile a grandes figuras de la danza internacional. Así fue con Marianela Núñez, argentina, primera figura del Royal Ballet de Londres y madrina de la Escuela de Ballet del Teatro del Lago; Alessandra Ferri, italiana, quien pisó nuestro territorio por primera vez en el escenario sureño, y ahora Ludmila Pagliero, argentina y étoile (estrella) de la Ópera de París. El aporte no sólo se relaciona con el aporte de ver en vivo a estas estrellas, sino también en la invitación a conocer sus historias, donde el trabajo y la pasión van de la mano del éxito.

Este fin de semana Ludmila Pagliero presentó “La Sylphide” en el bello espacio del Teatro del Lago, acompañada por el Ballet de Sur, de Bahía Blanca, Argentina, dirigido por Ricardo Alfonso y que también acompañó a Marianela Núñez el año pasado. El debut fue el sábado a las 19 horas, con un fondo de lluvia y viento sureños, pero ese mismo día en la mañana se desarrolló un distendido e íntimo conversatorio con Carmen Gloria Larenas, donde Pagliero recorrió los hitos de su carrera y los asistentes pudieron ver en video el gran momento en que fue nombrada étoile, luego de reemplazar de urgencia a una compañera en “La Bayadera”.
Con simpatía y sencillez, Ludmila habló sin trabas de sus inicios, su madre y su paso por Chile cuando apenas salía de la adolescencia. Entre el público estaban varios de sus ex compañeros del Ballet de Santiago, que contaron anécdotas y dieron fe de la fuerza de carácter de la bailarina.
En un momento no anunciado, Larenas invitó al escenario a Paloma Herrera, ex primera figura del American Ballet Theatre, y a Luis Ortigoza, ex Bailarín Estrella del Ballet de Santiago, formándose una espontánea cumbre de grandes estrellas argentinas de la danza. Realmente un premio para el público y un aporte en la formación de audiencias para la danza.
Gran expectación había en el público del Teatro del Lago a las 19:00 horas del sábado, cuando se corrió el telón. Esta Sylphide es una versión de Bernard Courtot de Boutellier, quien, luego de una carrera en Europa y América se desempeña como asistente de dirección y maestro de baile del Ballet del Sur de Bahía Blanca.
El coreógrafo apretó el ballet a alrededor de una hora y 15, quitándole el peso melodramático de otras versiones más largas y simplificando, tal vez demasiado, la trama. Pese a eso quedó en evidencia el delicado trabajo de pies, brazos y manos de Ludmila Pagliero; su ligereza, que le permite verse mágica y alada; y un encanto inigualable. Hay que destacar que sus pies hablan, modulando con ellos cada paso, luciendo empeine, acariciando y dialogando con el piso. La bailarina lució bellos y gráciles saltos, por de bras de lujo y equilbrio impecable.
El estilo romántico de este ballet lo maneja a la perfección, moviendo cabeza y torso y muñecas de una forma muy característica.
En escena la acompañó el Ballet del Sur. Gregoire Lansier fue un buen partner, desplegando técnica, expresividad y hay que mencionar a Carolina Basualdo como Effie, la enamorada de James. El cuerpo de baile destacó en el acto blanco, donde se vieron líneas cuidadas, coordinación y ese sentido de unidad tan importante y que permite entregar una energía común.
Mención aparte merecen las 19 alumnas de la Escuela de Ballet del Teatro del Lago, niñas y jovencitas que lucieron con disciplina, trabajo de conjunto y destreza.
La presencia de Ludmila Pagliero en el Teatro de Lago representa un acercamiento a la danza de lujo, un acto de mediación y formación de público que se merece sólo aplausos.

 

fotos Juan Millán