El Legado Patrimonial de Patricio Bunster

Atronadores aplausos para una velada magistral recibieron los artistas de la Compañía de Danza ESPIRAL lugo de su presentación en el Teatro Regional del Biobío. El conjunto artístico, dirigido por Manuela Bunster, nos regaló parte de la gran obra coreográfica del insigne artista y creador Patricio Bunster quienes realizaron una itinerancia por la octava región con el programa denominado “LA DANZA DE PATRICIO BUNSTER”.La presencia del conjunto santiaguino en la Región del Biobío, fue posible gracias al Programa de Circulación -  Fondart 2018. El mismo espectáculo, concluirá en la capital con dos

presentaciones en las salas teatrales de San Joaquín y Lo Prado durante la primera quincena de junio.
La jornada ofrecida constituyó, sin duda, un deleite para el neófito y una clase excepcional para los cultores de la danza moderna y contemporánea del Gran Concepción,  programa que abarcó igualmente las ciudades de Tomé y Chillán.
Patricio Bunster, el gran señor de la danza moderna chilena, se considera un referente obligado en la disciplina. Su obra y legado, la cual no tiene fecha de expiración,constituyen un PATRIMONIO DE LA CREACIÓN COREOGRÁFICA NACIONAL.
Patricio Bunster formaría parte de la generación primera de creadores al alero del Ballet Nacional Chileno. Los postulados de la danza moderna y expresionista alemana heredados de sus maestros Kurt Joss, Ernst Uthoff y Sigurd Leeder, calaron hondo en su carácter y personalidad, determinando un artista con sello propio cuyo código y lenguaje hablan de una extraordinaria claridad expresivo - narrativa de fácil comprensión. No cabe duda su importancia situándolo como un referente obligado en la disciplina. Baluarte de la creación nacional, su obra y su legado merecen y deben ser rescatados, estudiados y conservados como un valioso patrimonio artístico de la nación. Sus creaciones está tan bien diseñada tanto desde lo escritural como de la dramaturgia misma, que se constituye en verdaderas obras de arte y, por lo mismo,trascienden en el tiempo. Equivocada y pretensiosamente se levantaron voces hace unos años, señalando que el maestro estaba pasado de moda en suq uehacer pedagógico y creativo. ¡Qué falta de respeto! solo una visión de topo y ceguera total podrían justificar tales expresiones.Al respecto, una pequeña aclaración: Patricio Bunster jamás pasó de moda, solo vino a convertirse en UN GRAN CLÁSICO DE LA CREACIÓN MODERNA CHILENA.
Hablar de danza en Chile, es hablar de Patricio Bunster. Creador de fuerte vocación humanista y compromiso social, cuyo epicentro artístico se expresa a través de un marcado componente latinoamericano y evidente discurso político sin ser panfletario. Artista sensible de imagen patriarcal, invitaba a trabajar bajo una mirada horizontal, situando a cada actor de su danza como una pieza vital para el contenido de la composición. Extremadamente fértil es su obra, mucha de la cual fue compuesta en el exilio y por lo mismoes desconocida en el país. Lamentablemente nunca llegó a sus manos el Premio Nacional de Arte. Méritos para el mismo le sobraban y ello no admite discusión alguna. Si no conservamos la memoria de nuestros artistas, jamás constituiremos tradición visible ante la sociedad que nos mira. El arte, sus cultores y la producción por ellos generada, permanecerán en el tiempo y trascenderá generaciones, décadas y fronteras, solo si es valorada por el componente artístico en rigor que amerita la obra en promoción, su reconocimiento y la valoración justa del trabajador del arte. Por ende,ante la deuda evidente, su obra debe ser rescatada como el gran Patrimonio Coreográfico en los albores del oficio, protegiendo y salvaguardando su legado.
La velada dio inicio con “Tui sum”, obra estrenada en 1978 por alumnos de la Escuela Palucca, Alemania, con música de Carl Orff correspondiente a la escena primera de “Catulli Carmina”. Dieciséis intérpretes dan vida a esta pieza mediante una sincronizada composición danzada e interesante dinámica. Lograda traducción al movimiento para la partita del músico alemán. Le siguió en el programa “Catrala Desciende”, obra estrenada en 1969 por el ballet Nacional Chileno y tras 49 años de su creación, mantiene absoluta vigencia.Hoy nos llega en versión de la Compañía de Danza Espiral y lograda interpretación de Carolina Bravo (bailarina invitada),en el rol estelar. La artista transita por emociones que van del grave profundo al sublime agudo con marcados estados anímicos donde la crueldad y la ira se dan la mano con la lujuria y el misticismo. La caprichosa y desquiciada encomendera de los tiempos de la colonia, encuentra en Carolina Bravo una intérprete de alto vuelo.
Continúa el programa con los duetos “Los Palomos” con música de Violeta Parra.Una danza envolvente cuyo diseño transita por las emociones y el canto del amor.Daniela Le-Bert y Eric Alcota+ exhiben una fina y delicada interpretación para esta pieza danzada, y“Poema XV” con musicalización de Víctor Jara para el poema de Pablo Neruda. Una inspirada composición coreográfica para el verso nerudiano en la interpretación danzada de Catalina Rojo Martínez y Víctor Vásquez.
Le sigue en el programa “A Pesar de Todo”, con música de Víctor Jara y creada en 1975 durante el exilio. La pieza concebida como un homenaje a Jara y las víctimas del golpe militar,  está planteada en gran formato y dividida en cuatro escenas. Una clara exposición de los hechos sucedidos en la época mediante en una danza de corte expresionista. El dolor, la desesperación, la angustia y el pavor, cruzan la escena visiblemente reflejados en una expresiva composición remeciendo conciencias.
Finaliza la velada con la puesta en escena de “Aurora”, con música de ReinhardLakomy, pieza de gran formato creada en 1986 para el Ballet Nacional Chileno. Composición de corte dramático con un marcado uso del gesto expresivo en tono grave profundo, proponiendo un llamando esperanzador al despertar de un nuevo día.
La Compañía de Danza Espiral, creada en el año 2003 y hoy dirigida por Manuela Bunster Turner,es la depositaria natural de la obra y legado del maestro Patricio Bunster. Compuesta por una quincena de artistas, tiene en sus intérpretes, bailarines de gran calidad técnica y artística.