Stgo a Mil: "Malen", una joyita de la Danza

Una de las características que debe tener una obra independiente, tanto si es del agrado o no del espectador, es que provoque sensaciones en él, que la pieza lo estimule y no quede en el ámbito de la indiferencia absoluta. Independientemente de si el observante entiende por completo el mensaje que hay en ella, y más si es en una obra con lenguaje de danza contemporánea, donde entendemos que el coreógrafo tiene el dominio de todo y que son sus propios parámetros los que se dan a conocer.
Ahora bien, en el ámbito coreográfico uno espera que exista una riqueza de recursos, como el manejo de los diferentes niveles

(utilización de los planos bajos, piso, medios y elevaciones), ocupar el espacio escénico, hacer buen uso del tiempo de la obra, como de los silencios que hay en ella. Si se logra esta serie de puntos, podemos decir que la obra vale la pena ser vista.
En este momento y con funciones programadas desde el ayer (11) al 15 de enero, a las 18:00 horas en el Centro GAM, se presenta la obra “Malen” de Ricardo Curaqueo. Una de las tres piezas chilenas que se presentan en el festival más importante de las artes escénicas como es Santiago Mil, de la Fundación Teatro a Mil.
“Malen” llega con el respaldo de haber sido elegida como una de las mejores piezas coreográficas de 2017 por el Círculo de Críticos de Arte de Chile. Y podemos decir que bien merecido tiene el premio, ya que la obra simplemente es exquisita.
El nombre hace referencia a la niña que comienza a tomar conocimiento de sus raíces e historial ancestral, que es enseñado por sus pares mayores, que en esta obra esta a cargo de Ayelen Curaqueo, hermana menor del coreógrafo, de quien sin dudas podría asegurar que tiene un gran futuro en las artes escénicas. Dominio del escenario, una presencia imponente que no es fruto del rol, sino mas bien de una capacidad de entrega y compromiso que asombra a su corta edad. La mirada fija y entregada a su cometido. En ese sentido puedo contar que en la función de estreno el trariwe, faja de la mujer mapuche, se soltó de su cintura y ella la tomo entre sus manos y continúo danzando, creando una bella imagen de delicadeza y compromiso con sus raíces.
Curaqueo hace uso de todos los recursos que se esperan en una obra de danza. La utilización del piso es inteligente, ya que nos hace recordar en algunos pasajes que esta tierra si bien es de ellos, también los ha rechazado o expulsado producto a la intervención del winka extranjero, pero siempre han anhelado volver a sentir su relación, ya que la sienten propia.
No podemos dejar de mencionar que hubo errores de coordinación en esta función, como en el inicio precisamente, cuando después de los largos minutos de mantener un paso se visualizaron al ojo del que esta acostumbrado a la danza, algunos tropezones, pero bien. El elenco esta compuesta de 16 intérpretes y no todas son bailarinas profesionales, por tanto, estos descuidos más se convierten en delicias de tener en el cuerpo de baile, personas que tienen en sus venas esa carga mapuche real, no escénica.
Momentos memorables son la escena de la mujer con sus pechos descubiertos y tratando de sacar palabra que son solo balbuceos que no logran emitir mensaje, como gritos atrapados en la garganta, o la escena de una mujer pequeña y vieja que atraviesa el escenario cantando, provocando solo la admiración de la sabiduría que contiene su canto.
Sin duda esta obra ya no pertenece a su coreógrafo, Ricardo Curaqueo, sino más bien debiera ser catalogada como patrimonio de la danza, de nuestra danza, junto a “Carne de Cañón” de Avilés, “Vindicación de la Primavera” de Bunster, y tantos otros títulos que hacen sentir orgullo del camino recorrido en nuestra área dancística nacional.
En resumen, una obra memorable que no debe ser vista solo en la capital, que debiera ser conocida a lo largo y ancho de nuestra tierra. Trabajo noble, que solo es producto de la honestidad de un creador conectado con sus raíces y orgulloso de ella.

 

Coordenadas
GAM
12 al 15 de enero
18:00 horas, $6000 general

 fotos Patricio Melo