"Giselle": Una Magnífica Relectura

Más allá de toda expectativa generada ante una nueva lectura para un clásico del romanticismo, el Ballet Nacional Chileno cumplió de manera brillante ante la propuesta coreográfica de Mathieu Guilhaumon y la dramaturgia de Millaray Lobos para esta nueva “Giselle”. Una dupla cuya asociatividad genera excelentes dividendos artísticos, sumados a una cuidada y respetuosa revisión más un elenco impecable y danza de nivel superior. Ello nos invita a pensar que la danza contemporánea más allá de la recurrente conceptualización como representación abstracta de ideas tratadas generalmente en sus avanzadas referentes a temas

Leer más...

"Playa Negra": ¡Nos Dejaron Pidiendo Más!

En este momento, y hasta el 15 de abril, se está presentando en el centro GAM la pieza de danza contemporánea “Playa Negra”, con funciones de jueves a domingo a las 20 horas. La obra es fruto del trabajo colaborativo de Plataforma Mono (espacio de creación y reflexión en torno a la danza, integrado por profesionales del área) y Espacio Checoeslovaquia (centro de creación de artes escénicas). Al ver el afiche o póster de promoción de la obra, se advierte una imagen de desnudos y actitudes que no encajan en la heterónoma, además del aviso de tener un contenido para mayores de 16 años. Pues sí, es lo que usted verá en parte de la obra, ya

Leer más...

"Playa Negra": ¡Nos Dejaron Pidiendo Más!

En este momento, y hasta el 15 de abril, se está presentando en el centro GAM la pieza de danza contemporánea “Playa Negra”, con funciones de jueves a domingo a las 20 horas. La obra es fruto del trabajo colaborativo de Plataforma Mono (espacio de creación y reflexión en torno a la danza, integrado por profesionales del área) y Espacio Checoeslovaquia (centro de creación de artes escénicas). Al ver el afiche o póster de promoción de la obra, se advierte una imagen de desnudos y actitudes que no encajan en la heterónoma, además del aviso de tener un contenido para mayores de 16 años. Pues sí, es lo que usted verá en parte de la obra, ya que no es lo central en ella. Sin embargo, estas acciones son

Leer más...

"Don Quijote" bajo la Mirada de Jaime Pinto

Por Charles Benner

Atronadores y efusivos aplausos recibió el estreno del ballet “Don Quijote” junto a los artistas del Ballet de Santiago para la versión de Jaime Pinto en el Municipal de Santiago, Ópera Nacional de Chile. Una versión remozada y llena de alegría, humor, magia y virtuosismo dejó entrever la excelencia de los artistas nacionales sumado al rol extraordinariamente bien interpretado por el propio coreógrafo como “Don Quijote”. Tras la fallida programación en 2013 y trasladada a otra sala producto del incendio que afectara al Teatro, el ballet “Don Quijote”, dio inicio a la Temporada 2018 con

Leer más...

"Don Quijote" bajo la Mirada de Jaime Pinto

Por Charles Benner

Atronadores y efusivos aplausos recibió el estreno del ballet “Don Quijote” junto a los artistas del Ballet de Santiago para la versión de Jaime Pinto en el Municipal de Santiago, Ópera Nacional de Chile. Una versión remozada y llena de alegría, humor, magia y virtuosismo dejó entrever la excelencia de los artistas nacionales sumado al rol extraordinariamente bien interpretado por el propio coreógrafo como “Don Quijote”. Tras la fallida programación en 2013 y trasladada a otra sala producto del incendio que afectara al Teatro, el ballet “Don Quijote”, dio inicio a la Temporada 2018 con cinco funciones y tres repartos para los roles estelares. En suma, una velada extraordinaria a cargo del conjunto de baile que dirige la connotada Marcia Haydée.
Antecedentes generales
149 años han transcurrido desde la premiere mundial de este ballet el 26 de diciembre de 1869, en el Teatro Bolshoi de Moscú, a solicitud de los Teatros Imperiales. La música, autoría del austríaco Ludwig Minkus y coreografía original del marsellés Marius Petipa(ambos, avecindados por aquella época en la Rusia zarista), nos cuenta en parte sobre las aventuras, amores y entuertos de Kitri, la hija de un tabernero, y Basilio, un joven barbero del pueblo; en tanto que Don Quijote, el iluso caballero de la triste figura y su fiel sirviente Sancho Panza, se visualizan a través de una serie de peripecias que giran en torno a la joven pareja de enamorados. El propio Marius Petipa revisaría este ballet en contadas ocasiones; posteriormente, el año 1900 el ruso Alexander Gorsky revisó la creación de Marius Petipa basándose en el capítulo XIX del segundo libro de “El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes y Saavedra.
Desde su creación este título coreográfico se convirtió en un suceso de proporciones  y, a la fecha, muchos son los compositores de baile alrededor del mundo que han tratado este ballet desde su propia óptica. Lo atractivo y oreja de sus páginas musicales y la escasa pero pícara temática argumental, seduce al más versado creador. En esta ocasión, Jaime Pinto, laureado artista nacional y autor de exitosas creaciones imprime su sello personal a la obra convirtiéndola en un mundo mágico pleno fantasías, ingenio y locuras.
Ludwig Minkus, violinista nacido en Viena es conocido principalmente por sus composiciones para ballet  y no por la música de programa o música sinfónica. Su entrada a escena en calidad de compositor tuvo lugar en París en 1846 con tan solo 19 años y con motivo del estreno de su ballet “Paquita”. Durante siete años, a partir de 1853, se desempeñará como director de orquesta en San Petersburgo bajo contrato del príncipe ruso Yusupov. Entre los años 1861 a 1885 ocupará diversos cargos en el Teatro Bolshoi, Su gran debuten Rusia como compositor vendría en 1869, año en que estrena su ballet “Don Quijote”.
La coreografía
La dramaturgia concebida por Jaime Pinto para este título es una de las más logradas que podemos encontrar en la actualidad. Dotada de una escritura chispeante llena de magia y virtuosismo unido a pasajes humorísticos de gran agilidad en su desarrollo, nos habla de un creador experimentado y sólido contenido narrativo. Desde la óptica visual es atractiva y rica en efectos, una coreografía remozada que, además, incluye nuevos pasajes musicales enriqueciendo la puesta en escena.Las danzas características desarrolladas con alta precisión y exigencia técnica, llenan el palco escénico donde el cuerpo de baile derrocha elegancia y precisión a una velocidad extrema.
Ballet de Santiago
El segundo acto, cuyo giro hacia al lirismo se hace evidente en la escena tercera, escena donde el coreógrafo agrega la danza de don Quijote y Dulcinea en su juventud. Si bien este pasaje no lo encontramos en el original de Marius Petipa, constituye un acertado aporte al relato danzado. Ahora bien, si lo relativo al desarrollo mismo de la obra y sus personajes está lejano a la trama original del texto cervantino, bien podemos apreciar un buen relato conforme al pretexto argumental que precisa la obra bailada, ya que en términos generales, la concepción de este ballet está más cercano al Grand Divertissement que a la dramaturgia misma contenida en las páginas de Cervantes y Saavedra.
Escenografía y vestuario
La escenografía y vestuario propuesto por el artista Germán Droghetti invita a soñar, a maravillarse y deleitar del colorido vestuario, texturas y cromatismo bien temperado. Adentra al espectador en las plazas y campamentos gitanos de épocas pretéritas, creando una atmosfera de gran realismo y mágico a la vez.
El diseño de iluminación firmado por Ricardo Castro, crea efectos y atmósferas particularmente cálidas en las escenas de conjunto. Resalta los momentos de gran algarabía en las danzas gitanas, íntimas como la danza de don Quijote y Dulcinea del acto segundo, y brillante como el Gran Pas de Deux y finales de la obra.
Intérpretes
Soberbio es el rol compuesto por Jaime Pinto para sí en el personaje de Don Quijote, cuya carga emotiva imprime carácter y prestancia al personaje haciéndolo creíble y cercano en su interpretación. Sin duda el registro bailarín de carácterse ha potenciado con la madurez y pasar del tiempo. Su presencia en escena no tiene fecha de vencimiento, constituyendo una verdadera escuela para quienes aspiran a ponerse en los zapatos del Caballero de la Triste Figura.Su fiel escudero, interpretado por Pablo Aharonian, logra momentos realmente emotivos y de gran compenetración, especialmente en la escena quinta del acto segundo.
José Manuel Ghiso (Basilio) brinda una interpretación compacta del rol imprimiéndole fuerza, carácter y temperamento. Su línea de danza, matizada con diversas tonalidades, encuentra su mayor exposición en el Gran Pas de Deux del acto segundo. Sólido partenaire en lo técnico, fluye actoralmente tras una evidente complicidad artística con Andreza Randisek (Kitri).El tono alegre, pícaro y donjuanesco entregado por el artista en el acto primero, contrasta con la templanza y elegancia durante el Gran Pas de Deux final del acto II.Andreza Randisek (Kitri),en el último tiempo ha desarrollado un sostenido crecimiento en lo estrictamente actoral. Hoy podemos decir que la artista ha llegado a una etapa de madurez artística de variada tonalidad, permitiéndole transitar por la comedia y el drama con absoluta propiedad. Sumado a la depurada técnica que posee, Andreza Randisek hoy se perfila como una actriz –bailarina de matices verdaderamente interesantes. Natalia Berríos (Mercedes), sin duda los grandes clásicos de corte lírico son su mayor fortaleza, no obstante luce cómoda en roles de tinte característico como lo es en esta Mercedes. Bailarina inteligente y sólida actriz, imprime el máximo potencial a sus personajes convirtiéndolos en verdaderas joyitas. Al igual que Randisek, Natalia Berríos ha llegado al justo equilibrio entre lo técnico y lo interpretativo, características que normalmente llegan con la madurez.
Lucas Alarcón (Torero Principal), entrega una danza compacta con niveles de desarrollo interpretativo bastante equilibrados. Seguro en lo técnico, transita de manera fluida en aquellos pasajes donde los enlaces y resoluciones requieren precisión y elegancia. Soberbia es su pasada en el “Divertimento Torero”.Miroslav Pejic(Camacho), compone un personaje redondo y deliciosamente “rococó”. Cursi y amanerado queda  muy bien en los zapatos de Miroslav Pejic, bailarín que siempre ha destacado por su elegancia y prestancia escénica.
Rodrigo Guzmán (Gitano Principal), a diferencia de la gran mayoría de los bailarines, es un actor en potencia. Cualidad que permite al bailarín ponerse en la piel de los más variados personajes logrando creaciones magistrales de los mismos, más un ajustado equilibrio entre lo técnico y lo actoral. El adecuado manejo del ritmo emotivo, sumado a una danza bien templada, invita al espectador a convertirse en cómplice de su arte y entrega sin reservas. Junto a Natalia Berríos compone una pareja armónica de gran complicidad actoral. Lucida es su participación en el “Divertimento Gitano” junto a Esdras Hernández y Carlos Inostroza.
Romina Contreras (Dulcinea) y Emmanuel Vázquez (Don Quijote de joven), exponen el lirismo – romántico en esta obra. Ambos artistas cuyo potencial queda visiblemente demostrado en esta danza, nos trasladan al plano irreal, de ensueños y gran belleza.Romina Contreras, bailarina de amplio registro resuelve elegante y técnicamente los más exigentes desafíos. El dominio de su danza, de gran precisión sumada a una rica y variada gama tonal en lo interpretativo, le augura un pronto estrellato de proyección internacional.
Por otra parte, Emmanuel Vázquez, exhibe grandes avances en los aspectos técnicos de la danza y un marcado enfoque hacia el virtuosismo. De hermosa línea, buen ballon y elegantes resoluciones, además de solidez en el trabajo de pareja, Un bailarín de características nobles cuyo ascenso al interior del conjunto, se ve venir con prontitud. No está lejano el día, en que veremos a este  joven artista,continuar por la misma la senda que un día caminará el ex – Bailarín Estrella Luis Ortigoza.
La Orquesta Filarmónica de Santiago bajo la conducción de Pedro-Pablo Prudencio, entrega una buena ejecución y solidez como cuerpo orquestal constituyéndose  como un afiatado conjunto acompañante. La compañía de baile luce en tono  correcto tanto en el aspecto físico de sus intérpretes, como en las demandas técnicas impuestas por el coreógrafo. Línea, prestancia y donaire en el contingente masculino; garbo, delicadeza y picardía en la tropa femenina.
Conclusiones:
Jaime Pinto es sin duda es el creador más sólido que hoy cuenta nuestro país en el arte del ballet. Diversas son sus creaciones e incursiones en otros estilos, pero donde se potencia toda su imaginativa y capacidad de gran narrador lo encontramos en los títulos clásicos. Este “Don Quijote”, es de los más logrados en cuanto a danza y teatralidad que hoy podemos ver, él mismo se convierte en un verdadero homenaje a su dilatada trayectoria. Premiado y homenajeado en múltiple ocasiones, hacemos votos para el Premio Nacional de Arte, un día llegue en sus manos.

Stgo a Mil: La Danza de Primera de Sidney Dance Company

Dos piezas presentó, al cierre de la edición vigésimo quinta de Santiago a Mil, la compañía australiana de danza Sydney Dance Company. La agrupación dirigida por el español Rafael Bonachela, que ya estuvo en Chile en 2016, cumplió con las expectativas y mostró un programa sólido, que combina técnica y dramatismo, a lo que sumó la enorme calidad de sus intérpretes. El trabajo de Bonachela es una danza muy actual, con mucha técnica en la base, que juega con la velocidad de los cuerpos siempre alertas, en combinaciones donde caben tanto los pies punteados como el flex, los brazos proyectados, los gestos pequeños tanto como grandes. 

Leer más...