Una Dramaturgia Deficiente para un Tema Vital

Lonquén…entre el limbo y la tierraLa compañía Teatro La Oruga, dirigida por Carlos Huaico, quien también escribe las obras de la compañía,  entregó el año pasado una pieza muy interesante, basada en los temas del cantautor Tito Fernández, titulada “La Madre del Cordero”. Ahora, en cartelera en el teatro Sidarte el grupo vuelve a la carga con  “Lonquén…entre el limbo y la tierra”.
Esta obra da una mirada diferente al caso de los desaparecidos de Lonquén, a través de varios puntos de vista cotidianos (una novia que queda sin pareja, una anciana que recuerda su vida, un padre y su hijo, las confidencias de un oficial de carabineros a su esposa) que se entremezclan con escenas como la del juicio a los carabineros responsables.
Si bien Huaico mantiene las características que dan un sello a La Oruga, como son el tenor popular de su búsqueda, que se manifiesta en el trabajo de texto y la música utilizada (desde lo folclórico al cancionero popular), y el trabajo físico, que suple la ausencia de escenografía, esta creación es menos consistente que “La Madre del Cordero”. Las razones son simples: la dramaturgia es errática y la puesta en escena utiliza recursos que distraen de lo esencial. Si bien la opción por el punto de vista cotidiano es interesante y rescata a la obra del panfleto, en la organización de las escenas se evidencia un desorden que dificulta llegar al objetivo: los desaparecidos de Lonquén.  Los músicos vestidos como orientales, si bien hacen reír, sacan al espectador de la trama principal, lo mismo que la esposa-oriental del carabinero participante en la desaparición.

Hay puntos altos, tal vez más logrados que en “La Madre del Cordero”, como las escenas donde Pamela Alarcón recrea a la anciana que recuerda su vida. Su línea argumental está muy bien lograda, así como también la del joven enamorado y su novia, quien termina bailando la cueca sola. Hay que decir que no se le saca el suficiente partido al actor César Arredondo, cuya presencia escénica es fuerte y decidora.
En todo caso, la propuesta de Carlos Huaico y La Oruga es particular, lúdica, se preocupa de entregar contenidos y además entretener al público. Lo que no es menor.

Lonquén…entre el limbo y la tierraLonquén…entre el limbo y la tierra”

Compañía: Oruga-Teatro

Dirección: Carlos Huaico Gárate

Asistente de Dirección: Priscila Huaico

Diseño Integral: Martina Atables, Priscila Huaico, Catalina Peralta.

Producción General: Héctor Gálvez Vivero

Elenco: Pamela Alarcón, César Arredondo, Felipe Concha, Josefina Fuentes, Patricio Huaico, Trinidad Infante, Anita Olguín, Alvaro Salazar, Gastón Salgado.
Músicos: Hugo Araneda, Francisco Pardo

Sala Sidarte

Ernesto Pinto Lagarrigue 131, Barrio Bellavista

Lunes, Martes y Miercoles 20:30 horas

Entrada general $4.000.-

Agosto: 03, 04,  05 / 10, 11, 12 / 24, 25, 26/ 31

Septiembre: 01, 02/ 07, 08/ 14,15 16Estudiantes y tercera edad: $2.500.-
Boletería y reservas: (02) 777 19 66