"Perdiendo la Batalla del Ebr(i)o": Un Hallazgo en la Cartelera

Un corto de vodka es el recibimiento que los actores dan al público, que se instala en torno a un tablado de madera, en “Perdiendo la Batalla del Ebr(i)o”. Algunos aceptan risueños, otros pasan, pero este inicio deja en claro que la obra de Claudio Santana, a partir de la poesía autobiográfica de Thomas Harris, versa precisamente de libaciones, grados alcohólicos y la embriaguez lúcida de varios creadores.
En escena seis intérpretes, entre ellos el mismo director, se turnan para encarnar la voz del poeta y sus antagonistas, en una propuesta donde el cuerpo es el gran centro de recursos sonoros,

escenográficos y dramatúrgicos, extremando lo que ya mostró en “Vigilia” (2012), donde asomaron tres elementos de esta pieza: el entramado de ampolletas de colores sobre el tablado, la campanita que suena de pronto y el trago compartido en una especie de comunión entre artistas y espectadores.
Los actores, Freddy Araya, Félix Venegas, Juan Pablo Vásquez, Sebastián Zeballos, Braulio Verdejo y Santana, se instalan en un espacio vacío que su fisicalidad debe llenar a través de coreográficos movimientos y variaciones energéticas que construyen y deconstruyen espacios. Sobre ellos brilla el entramado lumínico, que remite tanto a la fiesta de la ebriedad como a la lucidez del protagonista.  
Santana opera como un director-catalizador: a veces termina una escena como el dueño del bar que ruega a sus contertulios que se marchen, otras inicia una canción donde todos se van sumando. Con una campanita llama la atención de los performers, cuyo desempeño coral constituye uno de los principales atractivos de la puesta.
La acción fluye vertiginosa, en una dramaturgia de origen colectivo que recoge (y acoge) el libro de Harris, cuya voz se hace presente no solo a través de sus reflexiones y vivencias sino que también en sus citas a otros autores y otros textos (Carver, Poe, Baudelaire, Rihaku). Hay risas, hay emoción, y el público se vuelve cómplice de los actores y ese estado gozoso en que la embriaguez está comenzando.
“Perdiendo la Batalla del Ebr(i)o” es una bien lograda pieza que acerca al público la poesía de un autor chileno contemporáneo, recupera al actor como mágica fuente de todos los recursos escénicos e instala la experiencia teatral como una fiesta comunitaria. El único detalle, menor, hay que decirlo, es que falta que todos los integrantes del elenco alcancen el estado de lúcido desparpajo escénico. Entonces la fiesta sería total.

 

 

Coordenadas
Gam, hasta el 26 de noviembre
Martes y miércoles 21 horas
$5000 entrada general, estudiantes y tercera edad $3000