Hamlet a la manera de Raúl Ruiz: lúcido, excesivo y humorístico

HamletAmledi, el Tonto”, es un agudo y culto divertimento del cineasta Raúl Ruiz como director de teatro, a partir de un texto que él mismo escribió inspirado en la historia de Amleth recogida por Saxo Grammaticus en su Gesta Danorum, que data del siglo XII. Este fue el punto de partida del autor, porque se permitió mezclarlo con leyendas normandas, el Kalevala finlandés, el caleuche y  hasta con leyenda de San Brandan, monje medieval que en el siglo VI emprendió un viaje evangelizador en busca del paraíso. Como si eso fuera  poco, al final de la obra un personaje barre hacia adentro del escenario, cábala actoral para asegurar la presencia de público.

Esta combinación es presentada como una comedia farsesca, de escenografía pintada, personajes de opereta y banda de músicos en vivo, a la usanza del siglo XIX (y anteriores), que se relacionan entre sí con el humor en todas sus formas: desde el más evidente hasta las contradiciones, la ironía y el desparpajo.

El resultado es un entretenido recorrido por las peripecias del príncipe Amledi el tonto (Rodrigo Soto), a quien cuyo padrastro y tío, Feng (Héctor Aguilar), quiere eliminar y para ello lo envía con un mensaje escrito en runas “de antes” donde el rey de Britania (un asertivo Daniel Alcaíno). En esa corte reina la locura: la reina madre (Claudia di Girolamo) le cambia la nariz postiza a su hijo a cada momento; Jaghurta (Viviana Herrera), una joven media loba, es la hija del rey que asesina a todos su pretendientes.

Uno de los grandes aciertos de la obra es el texto. Juguetón, inteligente, irónico y hasta absurdo, con juegos de palabras lúcidos que por ratos hacen declaraciones profundas y luego se auto toman el pelo.

Amledi, el TontoEn un comienzo, el espectador se siente perdido. Está acostumbrado a la solemne forma en que siempre se presenta el Hamlet de Shakespeare. Pese a que los personajes cambian, no sólo de nombre sino de ropaje, siendo todos más burdos en amoralidad y comicidad, se reconoce la esencia de la tragedia conocida por todos. El príncipe de Dinamarca se hace el loco para evitar la muerte y, al mismo tiempo, busca la venganza de su padre El humor que cruza la obra no borra la marca existencialista que se reconoce en la tragedia, sino que además pone en jaque la búsqueda de la divinidad (se contraponen el Dios cristiano con Odin), del paraíso, así como los mitos con que el ser humano ha intentado explicarse la muerte y lo que hay más allá desde tiempos inmemoriales. La Vala (Tamara Acosta) es la mensajera del reino de los muertos y aparece para anunciar lo que nadie quiere oír.

La obra se estructura en actos, algunos brillantes y otros menores, lo que podría corregirse apretando las tres horas de duración, que se hacen excesivas. Sólo por mencionar algunos, destacan  donde aparecen la madre de Amledi (Ximena Rivas) y su tío (Aguilar), la corte del rey de Britania (Alcaíno, di Girolamo y compañía),  el único momento en que Amledi deja de hacerse el tonto, en fin.

A nivel de interpretación sobresalen Alcaíno, Aguilar, la dupla formada por Héctor Morales y Cristián Carvajal (Huk y Garland), Rivas, Di Girolamo, Francisco Reyes y su hilarante Brandan, secundado por Rodolfo Pulgar. Más débil está Rodrigo Soto, ya que si bien su corporalidad está bien resuelta, de pronto las tonalidades de su fraseo vocal remiten a algunas de sus obras anteriores. Tamara Acosta desluce, ya que el tono de voz que utiliza no refuerza su personaje.

El niño observador (Lucas Escobar) no responde claramente al por qué de su presencia, ya que la mayoría del tiempo no aporta a la escena.

Hay que tener claro que es imposible entender todas las referencias que Ruiz pone en escena. Ésa no es la manera de acercarse a Amledi el Tonto. La clave es sumergirse y disfrutar, reírse y sorprenderse con las pistas que podemos descubrir. Claro que si se acortan las tres horas, el viaje sería más cómodo.

 

Amiedi, el tonto.“Amledi, el tonto”

Dirección: Raúl Ruiz

Asistente de dirección: Cristián Plana

Elenco: Rodrigo Soto, Tamara Acosta, Ximena Rivas, Claudia di Girolamo, Daniel Alcaíno, Pedro Villagra, Viviana Herrera, Héctor Aguilar, Francisco Reyes, Rodolfo Pulgar, Héctor Morales, Cristián Carvajal, entre otros.

Diseño escenografía y utilería: Cristian Mayorga

Asistente de escenografía: Verónica Rojas

Producción: Ana Cosmelli

Música: Jorge Arriagada

Músicos: Clen Aguirre (Trompetista) Claudio Anais (Trompetista)

Héctor Belmar (Trombón Tenor) Patricio Pinto (Trombón bajo – Barítono) , Ricardo Herrera (Percusiones)

Iluminación: Ricardo Romero

Diseño Vestuario y Maquillaje: José Luis Plaza

Asistente diseño vestuario: Gabriela Tapia

Iluminación: Ricardo Romero

Dirección Multimedia: (Mirko Petrovich)

Realizadores Escenografía y Utilería: Ingrid Hernández,

Leonardo Chaparro, Raúl Mallea.

$ 10.000   Público en General

$ 5.000 Precio estudiante/tercera edad

$ 7.500 Precio club la tercera

FECHA: 4, 5, 6, 7, 8 y 10 de enero