Stgo a Mil: La Subversión Tras "Nufonia Must Fall"

“Nufonia Must Fall”, del DJ y músico Kid Koala con dirección de K.K. Barrett, es una obra subversiva, además de un exquisito trabajo multimedial. ¿Por qué el primer adjetivo? Por su estética vintage, en blanco y negro, en medio de tanta explosión de color; por su forma de narración que apuesta por detenerse en situaciones y planos desafiando la rapidez de la imagen en que vivimos; y por la elección de sencillos muñecos de plástico en vez de los sofisticados que serían posibles. Es así como la historia de amor del robot Nufonia es una invitación a la pausa y a acomodar nuestra percepción, saturada por la rapidez de la multimedia en la

TV, el cine, el computador y el celular. La música en vivo (tres violines y un chelo a cargo de Afiara Cuartet) compuesta por Koala, quien está en los teclados, ukelele eléctrico, percusión y variados efectos, crea atmósferas y reemplaza a las palabras, tal como en las películas mudas de antaño. 
Nufonia es un robot que trabaja de telefonista, lleva audífonos para evitarse el ruido del medio ambiente y almacena su memoria en cintas de video. Es telefonista en una empresa, donde es reemplazado por un modelo más rápido y “eficiente”. Encuentra trabajo en una especie de fuente de soda donde tiene la oportunidad de prepararle con exquisita dedicación un sandwich a Malorie, su enamorada humana experta en robótica. Por supuesto, el romance prospera pese a un par de tropiezos.
Ella siempre tiene una semi sonrisa en la cara, su mascota es un grillo, y se conmueve cuando el pequeño Nufonia, despedido también del restaurante, le canta una canción compuesta por él. Entre ellos no hay palabras, ya que en la obra sólo hablan los jefes despiadados, que ignoran la humanidad del robot antiguo y prefieren la rapidez de un modelo nuevo.
La acción se lleva a cabo con muñecos de resina de diferentes tamaños, ubicados en 20 pequeños sets de 60 centímetros de alto. Allí, mientras los manipuladores mueven muñecos y escenografía, la acción filmada se proyecta en una pantalla gigante dando vida a una película muda, en blanco y negro.
Los espectadores pueden ver, maravillados, como 4 los titiriteros corren de un set a otro para dar vida a la tierna historia de la pantalla grande, que sin duda es capaz de conmover a cualquiera. Y si bien se emparenta por la develación del artilugio escénico a "Kiss and Cry" (Stgo a Mil 2012), ambas obras son incomparables en cuanto a sus opciones escénicas.
Además, la historia de Nufonia se relaciona directamente con el cómo sus creadores decidieron contarla: Qué mejor que las penurias de un robot obsoleto, y reemplazado por otro más productivo, sean narradas a la manera de una vieja película muda. Queda claro que la presión por la rapidez, la productividad y el impacto puede contrarrestarse con la subversiva acción de tomarse el tiempo necesario para disfrutar de una historia de amor. 

 

Coordenadas
CA660 Itaú Corpbanca
11 de enero a las 21 horas
12 de enero a las 19 horas
Para niños desde 8 años
entradas $3000 a $35.00