Stgo a Mil: Un "Mateluna" Valiente pero Confuso

Exigente con el espectador es “Mateluna”, la última entrega de Guillermo Calderón estrenada anoche en el marco del Festival Internacional Santiago a Mil. Tal como en “Escuela”, estrenada en 2013, en su nueva obra el autor desdramatiza al máximo la situación escénica y, además, agrega otra dificultad: Hace que la realidad entre de manera explícita a la ficción, haciendo que los límites se vuelvan difusos e incluso cuestionables. La obra parte con Francisca Lewin con su rostro tapado, hablando por micrófono para explicar que los espectadores verán el viaje artístico realizado por grupo, para comprender la situación de Jorge Mateluna. Este

ex frentista los asesoró en la creación de “Escuela”, estrenada en enero 2013, y fue tomado preso como supuesto asaltante de un banco en Pudahuel en junio de ese mismo año. Escribo supuesto, porque desde el inicio de todo, Mateluna -que trabajo en el CNCA entre 2008 y 2010- se declaró inocente.
Se muestra una escena de “Escuela” y después Lewin comenta que montaron una obra llamada “Vaca”, de la que se muestra un trozo que se inicia este recorrido ficcional del grupo. Cuatro jóvenes anarcos, con sus rostros cubiertos, están sentados frente a un personaje que representa a Mateluna. Éste les enseña a confeccionar un queso (bomba) pero rápidamente los jóvenes descubren que, en vez de la bomba de ruido que ellos habían pedido, Mateluna les hizo una bomba letal. Con ese humor entre irónico y distanciado, tan propio de Calderón, la escena hurga en cómo podría haberse sentido el ex-frentista viviendo en democracia y sin haber podido nunca poner en práctica su preparación guerrillera. Obviamente, su sensación es de estar perdido, sin nada que aportar.
La segunda escena, también anunciada por Lewin, se llama “Comunicado” y muestra un supuesto video viralizado por youtube donde los integrantes de un grupo armado informan que dejarán las armas. Mientras se emite el audiovisual,cada actor habla sobre su propia imagen en el video.
Finalmente Lewin presenta “Estética”, la supuesta tercera obra realizada en esta búsqueda, que los remite al libro “La Estética de la Resistencia” de Peter Weiss. En una reunión en los años 40 conviven Brecht con combatientes de la guerra civil española. Nuevamente el humor da cuenta de las contradicciones entre la relación entre arte y política.
En diversos momentos, los protagonistas entonan la pegajosa canción “A Little Respect”, de Erasure (“¿por qué me haces trabajar tan duro?”), a capella y también acompañados de una guitarra.
Después de este ficticio recorrido, en la última parte se instala la defensa dura de Mateluna. Se proyecta un video que pretende repetir la cronología del asalto, y luego otro que recrea la ronda de reconocimiento donde un carabinero equivoca su informe. También escuchamos las supuestas declaraciones de ese carabinero ante el juez, reconociendo su error. Se informa al público que el funcionario policial no fue sancionado. Finalmente, suena la versión del grupo Erasure para el tema entonado toda la puesta en escena.
A nivel formal, Calderón juega con materiales que se mueven entre la ficción y la realidad, sin que quede claro qué es verdad y qué no. No se trata de docu teatro, vertiente que usa documentos reales como fotos, cartas, diarios, videos etc, sino que estos videos son recreaciones de materiales existentes.
En el transfondo, el autor-director es más escéptico, más amargo que en “Escuela”, y su mirada a los aprendices de guerrilleros mucho más dura. Los muestra infantiles, confundidos y casi superficiales. Por eso la entrada de la canción de Erasure, tan popera.
Por supuesto se trata de una puesta valiente y decidida en su objetivo de defender desde el teatro a Jorge Mateluna, pero no consigue cerrar en lo formal. Aburrida por momentos, confusa por otros, lanza un manto de dudas sobre los materiales usados y puede, incluso, sembrar la desconfianza entre los espectadores respecto a las recreaciones de las pruebas del caso.
¿Podrá el público común y corriente analizar las texturas utilizadas? ¿Se quedará con la sensación de ser manipulado? Desde el análisis de la construcción de la obra, el resultado no es favorable. La opción, en apariencia anti teatral, se vuelve demasiado pretenciosa.

 

 

 

 

Coordenadas
Teatro UC
20-21-22, 26-27 y 28 de enero
20:30 horas
Entradas $6000 y $8000