“El Viento en un Violín”: Sensible, real y dolorosa

EL VIENTO ES UN VIOLÍNHace un par de años, el público y la crítica cayeron rendidos a los pies del bonaerense Claudio Tolcachir y su obra La Omisión de la Familia Coleman. Luego pasó lo mismo con Tercer Cuerpo. En “El Viento en un Violín”, tercera parte de la trilogía formada por las obras anteriores, Tolcachir vuelve sobre la familia y sus bemoles con intensidad y la misma dolorosa agudeza. Si los Coleman eran una familia disfuncional al máximo, la familia retratada en la nueva entrega es diferente y polémica.  Dos chicas lesbianas, Lena y Celeste, deciden tener un hijo. Para eso fuerzan a Darío, un treintón bueno para nada hijo de una familia pudiente, que parece encontrar sentido a su vida en asumir una paternidad no buscada. Además de esta familia sui generis, se muestran dos más: la formada por Darío y su avasalladora madre que lo succiona y no lo deja crecer, y la integrada por Celeste y su madre Dora, quien casualmente es nana en la casa rica.

Sólo con la ubicación casi desordenada de muchos muebles, en el escenario conviven todos los espacios que necesita la obra, incluyendo la consulta de un psicólogo que debe lidiar con la madre adinerada y su torpe hijo. Con  descarnado realismo, que les queda tan bien a los argentinos, y despojo (las ropas son comunes y corrientes, no hay maquillaje ni música ambiental), se va desgranando una historia que tanto como doler hace reír.

El humor se cuela entre las enormes grietas afectivas de los protagonistas. Sólo el amor y el diálogo sincero pueden salvar a los protagonistas, no hay dinero que valga ni psicólogos. Que haya una pareja lesbiana no afecta el mensaje: los lazos afectivos no son paradigmáticos ni repetibles, la diversidad es posible, la búsqueda de la felicidad pasa por reconocerse sin vendas en los ojos.

Los diálogos son rápidos y agudos, y los actores, a quienes habíamos visto en los Coleman, se manejan con talento y verdad. Nadie quedará indiferente, la estocada a las emociones  es delicada,  pero potente.

 

EL VIENTO ES UN VIOLÍNEl Viento en un Violín

Centro Cultural GAM.

Lunes 10  a las 21 horas

Martes 11 a las 22.30

$10.000 y $5000