"Nuestras Mujeres" Chilena, Superior a la Argentina

Tres cincuentones, amigos desde hace 35 años, ven enfrentada su amistad a una situación límite que pone en jaque su relación ¿Qué soy capaz de hacer por ti? ¿Hasta dónde llega nuestra amistad? Esas son algunas de las preguntas  que plantea “Nuestras Mujeres”, taquillazo internacional cuya versión argentina, protagonizada por Guillermo Francella, Jorge Marrale y Arturo Puig, arrasó en nuestro país.  El montaje chileno, dirigido por Patricio Pimienta, acaba de estrenarse y supera largamente a su par trasandina. Una de las fortalezas de “Nuestras Mujeres”, del autor francés Eric Assous, radica en correr los visillos

del club de Toby dejando que el público fisgonee en una reunión masculina.
La trama se desarrolla en la casa de Max (Claudio Arredondo), donde el trío de amigos queda de reunirse a jugar cartas. Pero uno de ellos, Fabián (Gonzalo Robles), llega muy tarde. Además, confiesa que ha cometido un asesinato y les pide ayuda. Esto pone a Max y Jorge (Willy Semler) en una situación extrema. ¿Qué hacer? ¿Ayudar a su amigo? ¿O no? Entre sus cuestionamientos aparecen otros temas: sus mujeres, la verdad de su amistad, ciertas envidias, cosas no dichas entre ellos.
Francella, Marrale y Puig mostraron en Chile una puesta en escena excesiva, donde los efectos para la platea impedían escuchar  la obra. Cada gesto era agrandado por los actores, no faltaron los tics y Francella hasta hizo alusión a su antiguo programa de humor Poné a Francella. 
En cambio, Patricio Pimienta (el mismo director de “Le Prenom” y “Bajo Terapia”) deja que el texto surja, sin forzarlo para causar las risas de los espectadores.  En esta versión puede escucharse la moral y la ética detrás del conflicto, y no parece misógina como la trasandina, gracias a asertivos cortes realizados en el texto.
En esta dinámica, Claudio Arredondo y Willy  Semler de revelan como una sintonizada dupla. El primero encarna a un Max canchero y aparentemente seguro, con una vida supuestamente solucionada, mientras que el segundo se convierte en un hombre tímido y controlado, con una existencia plana cuya mujer vive durmiendo. Sus diálogos son entretenidos y hacen reír sin guiños a la platea. A ellos se suma en el mismo tono Gonzalo Robles, pese a que sus intervenciones son menores.
La versión chilena de “Nuestras Mujeres” deja en claro que para hacer reír no es necesario olvidar el teatro.
 
Coordenadas
Mori Parque Arauco
Hasta el 14 de mayo
Jueves 21:00 horas, viernes y sábado 20:30, y domingo 20:00.
Jueves y domingo $12.000 viernes y sábado $15.000