Stgo a Mil: Bolivia Destaca con Mordaz Monólogo

Poco y nada conocemos en Chile del teatro boliviano. Por eso el estreno en Santiago a Mil de “Ukhupacha” (tierra interior, en quechua), monólogo feroz y contingente, es importante para hacerse una idea de cuáles son las preocupaciones teatrales de nuestros vecinos. La pieza es parte de la Trilogía Boliviana, proyecto donde la compañía Kiknteatr revisa el ser y el acontecer boliviano en tres obras que representan diferentes dimensiones: “Morales” (el aquí y el ahora), “Hejarei” (el arriba) y la que podemos ver en Chile, que es una feroz crítica a la clase dirigente, a la política y sus oscuridades.

Diego Aramburo, uno de los directores más destacados de la escena boliviana, es responsable del texto (con algunos aportes del actor Winner Zeballos) además de la dirección, concepción espacial, de iluminación y de arte.
En escena, un hombre -no se sabe si enano o está arrodillado, ambas posibilidades son igual de sugerentes-  instalado en lo que parece un cabaret de mala muerte, rodeado de botellas, copas y cotillón, repasa su biografía y con ella la historia reciente de Bolivia.  Winner Antonio es su nombre, nació en 1952 en una familia de clase media acomodada donde la infidelidad y los golpes eran pan de cada día, y llegó a la universidad donde leyó todo que había que leer para hacerse comunista. Desde ese punto recorre la ilusión partidaria, la corrupción del poder, dos matrimonios fracasados, contubernios, alcoholismo, prostitutas, en fin. Entre arreglines de todo tipo y gestos de pseudo sentido social, nos encontramos con este hombre solo, perdido en la miseria de una vida sin sentido, que de vez en cuando se pregunta qué es el amor.
La iluminación, el espacio sonoro y la proyección de imágenes, dan movilidad al entorno del protagonista. En un momento, el instrumentista en vivo, que permanece en las sombras, se desnuda y se coloca un tocado, ofreciendo su espalda al público. Así, la puesta en escena no es más que el reflejo del estado  decadente de la política y los estamentos de poder.
El texto, de Diego Aramburo (responsable también de la puesta escena en su totalidad) es caudaloso, frenético, punzante, plagado de humor negro y sin concesiones de ningún tipo. Su visión de la historia reciente boliviana y de los políticos, en especial de la generación que está en la década de los 60 años, es cruda y habla de una serie de situaciones reconocibles en nuestro país, y seguramente en toda Latinoamérica.
Winner Zeballos, el protagonista, no sólo le prestó su nombre al personaje sino que realiza una perfomance admirable y llena de recursos. Se pasea por la vida de Winner Antonio con pasión, descaro y humor, derrochando energía y agudeza. Y, hay que decirlo, estando de rodillas la hora del monólogo. Lo que no es menor.

 

 

Coordenadas
Teatro La Comedia (Merced 349)
17 y 18 de enero
$12.000