"Carta de Navidad": un ejercicio de buen teatro para grandes y chicos

Una experiencia gozosa, que reúne varias aristas atractivas, es el unipersonal “Carta de Navidad”. Partiendo por el texto, escrito en décimas por Gabriela Aguilera, actriz, cantante y directora artística del Teatro UC.; la propuesta de teatro musical firmada por Mariana Muñoz, la música del también actor Mario Avillo, quien forma parte de la escena; y la interpretación de Jorge Arecheta, quien se revela con un despliegue de versatilidad. Y más allá de estos afortunados elementos, la intención de fondo: resignificar la fiesta navideña alejándola del consumismo y lo foráneo, para acercarla a lo propio de nuestras latitudes y de nuestra cultura.

No cabe duda de que el cometido asumido por el equipo no es fácil, ya que intenta desnudar las contradicciones de una fiesta que se ha convertido en sinónimo de ofertas y regalos, con un viejo Pascuero montado en un trineo y un árbol de Navidad adornado por copos de nieve.Con un trabajo escénico que reúne diversas materialidades y registros, como la música y el canto, el teatro de objetos y el uso de un teatrino, el equipo creativo consigue conciliar las décimas con diversos estilos musicales (del folclore al pop), el discurso reflexivo y el espectáculo que atrapa a grandes y chicos.

El texto parte con la premisa del distanciamiento, ya que se trata de una carta que un padre le escribe a su hija, ya que no pueden verse. No es un email ni un WhatsApp, sino un nostálgico ejercicio de comunicación epistolar. La dramaturgia, escrita en décimas, recoge además varias expresiones que hacen alusión a nuestra cultura como “florece el quillay”, “capullito de amancay”, “flor de alelí”, entre otras.
A través de la métrica que fluye sin torpezas, el padre protagonista trata de explicarle a su hija de dónde viene la fiesta de la Navidad y qué significa realmente. Le habla de la religión, de costumbres de otro hemisferio, pero siempre en un tono amoroso y conciliador.
Mariana Muñoz, desde la dirección, trabaja distintas capas para crear un dispositivo escénico lúdico y atrapante. Sitúa al padre protagonista en un escenario despojado, con un teatrino en el centro y a un costado Avillo, rodeado de guitarras. Al otro costado están los instrumentos de cuerda que Arecheta toca durante la obra. El diseño integral, de Tamara Figueroa, reproduce a escala la sala del Teatro UC donde se presenta la pieza, y dota al escenario de una cálida textura de madera.
Fundamental es la música, que avanza por distintos estilos y que permite que Arecheta dialogue con Avillo y con los espectadores, al tiempo que su personaje lo haga con la hija distante. Las canciones que canta el protagonista aportan emoción y hacen que su discurso llegue aun más, gracias a la fuerza de la atmósfera musical.
A todo lo anterior se suma una manipulación de objetos que resulta deliciosa: con un termo y dos tazas el protagonista recrea a José, María y Jesús; y con un martillo y dos alicates a un burro. Como hacían (mos) los niños de antes.
En este contexto Jorge Arecheta realiza una interpretación plena de registros, demostrando versatilidad y talento. No solo interpreta el texto, sino que también canta, manipula objetos y dialoga con Avillo, sin perder de vista que le está hablando a una niña ausente. Por eso en su voz hay ternura, calidez y también nostalgia.
“Carta de Navidad” es una obra que emociona desde la sencillez, con un buen texto, buenos intérpretes y una invitación -importante en estos tiempos de virtualidad- a crear con nuestras propias manos. A los más chicos los hará cantar y pensar, y a los grandes los llevará con nostalgia a la infancia.
De fondo un mensaje simple pero fundamental: la importancia de la presencia del otro.


Coordenadas
Hasta el 26 de diciembre
Sábados a las 16 horas, vía streaming desde el Teatro UC.
Entradas Teatro UC Virtual: $5.000