“El año en que Nací”: Una obra sanadora


 

El_ao_en_que_nac_2_y_ana_lauraNo es posible evitar la emoción. Juntar dos temas tan potentes como la historia reciente de Chile y los padres, es una combinación que golpea fuerte. Porque en escena hay once personas, actores y no, nacidas entre 1971 y 1989, que al hablar de su historia político-familiar no hacen otra cosa que hablar de nosotros, de los chilenos, que vivimos lo que ellos y que no, pero que llevamos lo que dicen en los huesos, en la sangre. La memoria es frágil, claro. Pero ni los huesos ni la sangre lo son, están ahí y nos hacen ser quienes somos.

En términos teatrales, la pieza puede llamarse docu-teatro, teatro-registro o bio-drama. En escena se nota la investigación personal e histórica, la rigurosidad con que el elenco se acercó tanto a la historia de vida de su familia como a la de Chile. La organización del material escénico, que es el mundo privado de cada uno, se realiza lúdicamente, conjugando diapositivas con proyecciones, mostrando fotos, rayándolas encima. De pronto hay música, que toca Alejandro Gómez, uno de los intérpretes, con guitarra eléctrica, pero es tratada como uno más de los otros elementos. Los recursos son simples y no ensucian la escena. La entrega es brechtiana, desapasionada, sin interpretación ni intervenciones que subrayen una cosa u otra. Esto es, esto somos. Descarnado y valiente.

Sorprende la intuición, y visión, de la directora, Lola Arias, dramaturga y música argentina, para elegir a cada uno de los integrantes. Jorge Rivero, el mayor, actor y director teatral, es un gran aporte con sus comentarios ácidos sobre su padre pinochetista; y Leo, de familia de tradición uniformada y él mismo dibujante de la PDI, se convierte en una presencia encantadora, inclusive cuando dice cosas como que su padre toma ravotril y ve televisión todo el día. Junto a ellos están Alexandra Benado, ex seleccionada de fútbol, hija de miristas, exiliada en más de un país, quien perdió a su madre en la llamada operación Fuenteovejuna; Viviana Hernández, quien durante el proceso de la obra supo que su padre es un carabinero preso por ejecutar a dos personas; Ana Laura Racz, actriz, hija de madre mirista que no conoció a su padre hasta adulta; Fernanda González, la más niña (nació en 1989), hija de dos integrantes del Frente Patriótico Manuel Rodríguez; Soledad Gaspar, hija de exiliados en México; Alejandro Gómez, hijo del director del diario Puro Chile. Y Pablo Díaz, el conocido actor, hijo de uno de los fundadores de Patria y Libertad; Ítalo Gallardo, hijo de un marino; y Nicole Senerman, diseñadora y parte de Teatro de Chile, quien se reconoce hija de padres cuicos, agringada y judía. Todos se instalan desde la verdad en el escenario, con un cuerpo no intervenido, con el cuerpo propio.

Hay humor, por supuesto. Y de la risa surgen algunas características propias de nuestra idiosincrasia, como el clasismo (“veamos quién es más pobre”) o el racismo (“veamos quien es más moreno”). Se repasan momentos tan fuertes como el golpe de estado, las desapariciones, las masacres, y también otros de la cultura pop, como la venida del Papa o el triunfo de Cecilia Bolocco como Miss Universo.

No sólo se habla de los padres, ellos están en escena. Hay fotos antiguas, sus historias, sus cartas de amor, su manera de hablar de amor. En las relaciones de los intérpretes con sus padres reconocemos dolor, amor, silencio, cosas omitidas, cosas truncas, críticas. Vemos como algunos se parecen físicamente a sus progenitores, reconocemos una nariz, una forma de cara, unos ojos. Al nombrar su historia, al hacerse cargo de ella, al contarla, los actores realizan un importante ejercicio de ancestrología: le dan a sus padres un lugar, los aceptan, los asumen.

Al final aparecen los dos hijos pequeños de una de las intérpretes. Y la metáfora es bella: la vida continúa, seguimos creando, pero no hay que olvidar lo que hubo antes. El pasado está con nosotros, lo cargamos, no podemos deshacernos de él ni obviarlo.

“El año en que nací” es una obra necesaria, identificatoria, catártica y sanadora, que se extiende por dos horas que pasan volando. Se agradece la valentía de los once actores, no es fácil desnudarse en escena de este modo; a Lola Arias por su sabia dirección, y también a Paula Bravo, actriz chilena, por la asistencia artística y de investigación.

 

El_ao_en_que_nac_5Coordenadas

“El año en que nací”

Texto y dirección: Lola Arias

Asistencia artística y de investigación: Paula Bravo

Dirección audiovisual: Nicole Senerman

Música: Ulises Conti

Escenografía y luces: Rocío Hernández

Actores: Nicole Senerman, Ítalo Gallardo, Alejandro Gómez, Jorge Rivero, Fernanda González, Ana Laura Racz, Leopoldo Courbis, Pablo Díaz, Soledad Gaspar, Alexandra Benado y Viviana Hernández

duración 2 horas

20 al 22 de enero

21:00 horas (20 y 22 de enero) | 21:00 y 23:00 horas (21 de enero)

GAM