"La Reunión": Excelentes actuaciones para un texto débil

 

 

 

 

LA_REUNION_-_Crdito_Juan_Carlos_CceresUna Reina Isabel la Católica vestida de riguroso negro, con el cabello tapado y susfacciones endurecidas. Un Cristóbal Colón vividor y negociante, que se acercademasiado a su soberana. Una junta que posiblemente sucedió, para limar asperezas sobre los acontecimientos ocurridos en el Nuevo Mundo. Eso es "La Reunión", nueva obra del aplaudido Teatro en el Blanco, en cartelera en el Teatro del Puente.

En un despojado escenario negro, con una mesa cubierta con una especie de vela de barco, una silla de ruedas y otra silla, Paula Zúñiga y Jorge Becker se transforman en la reina y el navegante genovés. Su caracterización es uno de los puntos altos de la obra, ya que consiguen trasladar al espectador al interior de un oscuro castillo. La intensidad de Zúñiga copa la escena y se complementa con el registro de Becker, en un diálogo de energías de distinto calibre.

Entre ellos hay humor, seducción y discurso. Y ciertas licencias como la aparición de una grabadora digital y una silla de ruedas contemporánea, que sorprenden pero enriquecen la mirada.

Hay que decir que en esta entrega no participa Guillermo Calderón, anterior dramaturgoy director de la compañía, artífice de "Neva" y "Diciembre", y que esos roles están en manos de Trinidad González. Si bien su labor en la dirección es acertada, tanto por la performance de los actores como por el austero dispositivo escénico, no sucede lo mismo a nivel dramatúrgico.

Su texto presenta gran manejo de los diálogos y las relaciones y, además, en suprimera mitad revela una aguda crítica al abuso de poder, la negociación deshumanizada y el trato hacia los pueblos originarios.

Lamentablemente,la dramaturgia se desordena a medida que avanza. Los temas se mezclan, y lo que era un encuentro para decidir si Colón debía o no volver a las Indias luego de sobrepasar sus atribuciones, se convierte en un espacio delirante donde cabe desde una especie de regresión hasta un niño mensajero de la muerte. Este último peronaje aparece bajo la mesa y lleva la accción a un terreno poco asible.

El problema no es el delirio, por supuesto. Sino la conexión entre éste y lo central de la pieza. En todo caso, las actuaciones mantienen el interés del espectador durante los 75 minutos de función.

fotografía de Juan Carlos Cáceres

 

Coordenadas

 

hastael 15 de julio

Teatro Del Puente

viernesa domingo a las 20:00 horas.

Entrada general $6.000, $ 3.000 estudiantes y tercera edad.