Interesante Apuesta que Explora en el Biodrama

HOY_ES_OTOOLa Frenética María Lolita es una compañía que está marcando presencia fuertemente. Hasta hace poco tenían dos montajes en cartelera (además de “Hoy es Otoño” estaba “Crave”) y se anunciaba uno nuevo: “Feizbuk”, del destacado autor argentino José María Muscari.

“Hoy es Otoño”, que se presentó todos los miércoles en la sala Jorge Díaz de la Universidad Finis Terrae, siendo el 12 de septiembre el último, se ubica en una cuerda habitual en el teatro argentino pero inusual en el nuestro: el biodrama. En él se utiliza parte de la vida de una persona real, y viva, como material dramático. Se emparenta con el docuteatro, claro está, pero el biodrama es más extremo ya que no necesita de pruebas objetivas (fotos, testimonios, hechos) para documentar lo que se cuenta, y puede sostenerse sólo en la vida de alguien.

En esta pieza, es Isabel Green, actriz, quien pone su verdad al servicio de la escena y desarrolla una dramaturgia que parte de sí misma, sus gustos y sensaciones, acercándose a lo performático. Parte la acción con ella en el sector izquierdo del escenario, ataviada con una máscara de conejo, realizada en género de peluche, que impide que veamos su rostro. En medio se alza una especie de corral que acoge un conejo vivo, que se mueve sobre un pasto artificial. En el otro extremo, un micrófono de pedestal y una pequeña tarima.

Isabel está ataviada con una chaqueta y lo que parece una falda transparente. Pronto se saca la primera prenda, muestra sus pechos y luego los cubre, subiéndose parte de la falda que resulta ser un vestido transparente. La desnudez física es metáfora de lo que sucederá: una joven de 26 años, desnudándose emocionalmente frente a un público que no sabe bien lo que está viendo, aunque Felipe Rivera, el director, lo pone textualmente en la pantalla que está al fondo del escenario. Además, la propia Isabel se encarga de decirle al espectador en qué parte sucede su realidad, y en qué parte esa realidad se ficciona teatralmente.

La actriz es empática con el público y sus emociones se perciben honestas, lo que no suele suceder con este tipo de puestas en escena. Isabel parte con su diario de vida, diciendo lo que sucedió el 21 de abril de 2012.Desde ese punto habla de su vida y sus sueños, así como de sus obsesiones y angustias amorosas.

De fondo se proyectan diversas fotografías suyas, tomadas en escena. El conejo “es” en medio de todo, representando el aquí y el ahora, la verdad inmutable, el tiempo real.

Hay dos debilidades que mencionar: una planta de movimiento confusa, que entorpece la fluidez del proceso, y un quiebre de la realidad escénica que no resulta del todo convincente (la actriz interpela al director por un texto que no quiere decir, sobre el conejo). La verdad es que nunca resultan creíbles estos quiebres, pero en este caso, además, no hay para qué arriesgar lo que se ha ganado con el público en cuanto a percepción de realidad.

Un obra fresca e interesante, que enfrenta al espectador a otros códigos escénicos y lo somete a un bombardeo sensorial.

 

Coordenadas

 

“Hoy es Otoño”

Sala Jorge Díaz, Universidad Finis Terrae

Miércoles 12 última oportunidad

$4.000 general, $2.000 estudiantes y tercera edad

21.00 horas