"Rojo": Intenso y Cautivante Retrato de un Artista

“Rojo” es una de las obras que valen la pena en la abundante cartelera santiaguina. Debut teatral del director de cine Rodrigo Sepúlveda, se trata de una puesta en escena con un espectacular texto y excelentes interpretaciones de Luis Gnecco en la piel de Mark Rothko, el pintor que en los años 50 hizo de los coloridos bloques de pintura su sello, y Martín Bacigalupo como su ficticio asistente Ken.
La obra, escrita por el norteamericano John Logan, debutó a fines de 2009 en Londres con Alfred Molina en el rol principal,

obteniendo el premio Tony a mejor obra y mejor actor. La trama muestra a Rothko a través de dos años de relación con Ken, tiempo que coincide con la preparación de los murales para el sofisticado restaurante Four Seasons. Además, en ese período el pintor entra en una fase depresiva producto del alcohol y la angustia por la comprensión de su obra, que finalmente lo llevaría a suicidarse en 1970 a los 66 años.
El primer plus es el excelente texto, que devela, sin obviedades, los misterios de la creación y el arte. ¿El espectador ve lo que quiere decir o mostrar el artista? ¿El artista debe ser comprendido o debe liberarse de lo que lee el que mira? ¿Debe el discípulo desplazar al maestro? En la obra no hay certezas, sino un gran debate de ideas que cautiva al público.
Gnecco tiene cierto parecido físico con el Rothko real y se mueve muy bien en las verborreicas aguas de su personaje, cuyo voluminoso ego impide que permita hablar a su asistente. Ante el menor comentario lanza profundas reflexiones y siempre está midiendo la inteligencia de su interlocutor. Ken, en cambio, desde el comienzo se dedica a observar, a meditar lo que dice su maestro, actitudes a las que Bacigalupo sabe darle diversas profundidades.
Ambos actores manejan muy bien los registros que exigen sus personajes. Gnecco-Rothko es lejano e intelectual hasta que rompe el hielo y se muestra humano. Bacigalupo-Ken es contenido, reservado, como una esponja que absorbe lo que ve.
La recreación del taller de Rothko incluye pintar un lienzo por función y plagar la escena de un penetrante olor a trementina, lo que da una gran cuota de realidad a lo que sucede. La interesante iluminación colabora con las atmósferas y destaca algunos momentos de la relación de ambos protagonistas. Buen comienzo de Sepúlveda en el teatro.

 

Coordenadas
Mori Bellavista
Hasta el 22 de diciembre
Jueves a sábado a las 20:30 horas
 $10.000 general y  $5.000 tercera edad y estudiantes