Una Experiencia Senso-Intelectual

Una experiencia inusual, que exige la máxima concentración del público,  propone el artista Heiner Goebbels en Stiffers Dinge (las cosas de Stiffers), instalación músico-teatral que presenta  hasta el 9 de enero en la Estación Mapocho.
Lo primero que ve el público es una enorme construcción, con tres pequeñas piscinas delante y al final cinco pianos. Los recipientes son llenados de sal por dos tramoyas, los únicos humanos a la vista, los mismos que luego les echan agua formando bellas manchas como de tinta. La atmósfera es solemne y cuesta adecuarse a ese espacio donde lo visual y musical priman.

El trabajo, estrenado en 2007, fue inspirado por Adalbert Stifter, poeta y pintor austriaco de principios del siglo XIX, conocido por su visión mística de la naturaleza. La grabación de un largo fragmento de El Cuento de Hielo, uno de sus textos, da la partida al espectáculo que, además de los sonidos, bebe de diversas fuentes e incluso tiene textos grabados de una entrevista al filósofo Claude Lévi –Strauss, William S. Burroughs y hasta Malcolm X.
Sobre los pianos, operados a través de mecanismos computarizados, se proyectan bellas imágenes que muestran una naturaleza cambiante y colorida. A veces los sonidos son suaves, sutiles, y otras arrasadores. En un momento el escenario del fondo se desliza sobre rieles automáticos y se acerca a los espectadores, que pueden ver los pianos en gloria y majestad mientras estos tocan escalas y las luces los acompañan.
Todo este material está organizado dramáticamente. Hay ritmo, diversas tensiones y  estados, momentos de tranquilidad y otros álgidos. Se lee una narración, hay un hilo conductor y diversas posibilidades de entrar en lo que está pasando.
Pero, aparte del sumergirse en el mundo propuesto por Goebbels, ¿podemos hablar de un mensaje o sentido de la pieza? Por supuesto que sí.  Las palabras de Levi Strauss, que dice no confiar en la humanidad y preferir pasar sus días con perros y gatos, se suman a la exaltación del paisaje de Stiffers y a la importancia de las sensaciones en la puesta, para enviar un mensaje que parece claro: hay que volver los ojos a la naturaleza.
En ella está la clave de un espectáculo innovador,  que apela tanto al intelecto como a la sensibilidad del público.

 


Coordenadas
Centro Cultural Estación Mapocho
6 al 9 de enero 22.30hrs/ 5 de enero 22hrs/ 10 de enero 22hrs y 24.00 hrs
$10.000 general (hay convenios)