Julio Verne y Teatro Cinema: Choque de Colosos

Una remozada  versión de “Viaje al centro de la Tierra”, emblemática pieza del ex grupo La Troppa, estrenada en 1995,  volvió a ser montada en el Teatro de la Universidad Católica, esta vez a cargo la compañía Teatro Cinema (que ya tiene a su haber “Sin Sangre”, “El Hombre que daba de beber a la mariposas” y“ Historia de Amor), que dirigen Juan Carlos Zagal y Laura Pizarro, (ex integrantes de La Troppa).
Inspirada en la novela escrita en 1864 por el francés Julio Verne (1828-1905), en montaje cuenta  con una multi funcional locomotora como único objeto escenográfico en escena (en su interior, hay otros mundos tan increíbles como los de afuera),

desde la cual se diseñan las mil aventuras que viven estos curiosos personajes: el científico Otto Lidenbrock y su inquieto sobrino y discípulo, Axel. Independientemente de qué aspectos del montaje original se mantuvieron y qué otros fueron cambiados, la pieza es una clara muestra del nivel prodigioso que logró Cinema en esta arquitectura teatral al estilo lámpara de Aladino, pues basta rozarla con la mirada, incluso, para que los protagonistas se sientan empujados a vivir una seguidilla de aventuras que deleitan a los adultos y niños que ven en acción a esta “mega locomotora aladínica”. Cada centímetro de esta máquina prodigiosa, es una caja de Pandora, inagotable.
Lo primero que se destaca de esta estructura teatral es el texto, lo narrativo en sí, que logra siempre gran sintonía con el público por lo breve, exacto y potencial lúdico que contienen sus frases. Esta masa enriquecida de palabras en movimiento opera generando micro-lenguajes, ya sea con los objetos o con los actores entre sí, que concluyen por lo general en una situación jocosa al estilo de los slapstick (bromas exageradas de humor físico, técnica muy usada por Chaplin) del cine mudo americano.
Otro punto descollante de este montaje es el ritmo de la pieza; siempre descabelladamente dinámico, y eso se debae a que el motor de esta veloz maquinaria de humor y aventura es justamente la concatenación inagotable de estos slapstick o gags, que, con o sin palabras van tejiendo una narración de cómic teatralizado que entretiene superlativamente al espectador-lector, quien goza porque la obra se lee, se mira, se oye (la música incidental y los sonidos ambientales apuntalan de manera dócil a la obra), y hasta casi se toca.
Todos los recursos exhibidos en la puesta (texto, música, acciones, utilería y escenografía), son de fácil acceso para el espectador (niño o adulto), nunca apela a nada complejo, artificioso ni sofisticado. Este cosmos “verniano-cinemático” es sencillo y claro como una gota de agua, no está de más destacar que se eligió una obra literaria que consolida una expresión máxima del género de novela de aventura.
Lo anterior no hubiese sido posible de concretar sino se hubiese contado con dos actores de un talento de excepción, como son Christian Aguilera y Esteban Cerda.
La labor de ambos es un trabajo de relojería actoral de gran precisión, son dos pero operan como una sola unidad, químicamente simbiótica, de gestos, movimientos y actitudes.  Su trabajo está enmarcado en lo que podríamos llamar “electricidad matemática sin molde”, ya que si bien todo en ellos luce enérgico, preciso y muy ensayado, se los ve espontáneos, sueltos y corporalmente relajados.
A ratos como que bromearan entre ellos, (lejos del guión, lejos del deber, simplemente gozando), al punto que en escena parecen dos niños grandes jugando a que viajan al centro de la tierra.
Julio Verne, si los viera, estaría feliz, diría incluso “!quiero subirme al escenario!”.
¿Qué más se puede pedir para el teatro? Nada más. Saludamos este re-estreno porque lograr una cima teatral como esta, no se da tan fácilmente. En este “Viaje al centro de la tierra” mora lo que los españoles llaman “duende”, aquel factor mágico, no asible por factores racionales, que decide el éxito o fracaso de un montaje, porque el genio de verdad es un hecho simple, una acción que prestigia y enaltece aquello que es el motor de la vida: jugar.   

 

 

 

Ficha Técnica
“Viaje al centro de la Tierra”
Versión realizada por TEATROCINEMA sobre la versión de Ex La Troppa.
Autor de la novela: Julio Verne. Adaptación: Laura Pizarro, Juan Carlos Zagal y Jaime Lorca (ex La Troppa). Dirección versión 2013: Laura Pizarro, Juan Carlos Zagal (ex La Troppa)

Elenco: Christian Aguilera y Esteban Cerda.
Música compuesta por Juan Carlos Zagal. Grupo rock: LUMA Vittorio Meschi, Víctor Alvarez y Amaru López.
Diseño Escenografía: Eduardo Jiménez y ex La Troppa.
Artefactos y utilerías: Jorge “Chino” González, Eduardo Jiménez y ex La Troppa.
Diseño de vestuario: Jorge “Chino” González.
 Realización vestuario: Sergio Aravena.
Diseño de iluminación: Luis
Alcaide. Banda sonido: Matías del Pozo. Sonido: Maximiliano Cornejo. Iluminación: Javier Pedraza.
Arreglo de utilería y escenografía: Francisco Lacalle, Ariel Medrano, Juan Pablo Cuevas, Claudio Viedma.
Ilustración piezas gráficas: Alejandra Acosta.
Diseño gráfico: Gerardo Rivera.
Producción Teatro UC: Verónica Tapia.
Asistencia de Producción: Javier Ubilla. Coproducción Teatro UC, TEATROCINEMA y ex La Troppa, con el apoyo de Celcit- España y Fondart (1995).
 
Coordenadas
Teatro UC (Jorge Washington 26. Plaza Ñuñoa)
Funciones hasta el 26 de abril
Horario: Miércoles a Sábado 20:30 hrs.
Entrada general $8.000 / Convenios y tercera edad $5.000 / Estudiantes $3.500 Miércoles populares $4.000.-
Reservas en boletería: 2 205 5652