"Leftraru": Múltiples Miradas Para un tema Vivo

Un teatro que sirve para sacar a flote las diversas opiniones y puntos de vista que el espectador puede tener sobre un tema, sin forzar la reflexión hacia un lado u otro, aunque el punto de vista del autor y el equipo aparezca en escena. En ese ámbito se inscribe  “Leftraru”, pieza escrita por Bosco Cayo (el mismo autor de “Limítrofe”) y dirigida por Aliocha de la Sotta.
Inspirada en la obra “Lautaro”, de Isidora Aguirre, esta obra, en cartelera en el Teatro de la UC, consigue  mostrar diversas facetas de un conflicto que no termina: el del estado chileno y el pueblo mapuche. Con la excusa

de retratar lo que sucede cuando una comunidad indígena temuquense se ve instada a elegir una estatua que represente a Lautaro, el dramaturgo apunta las diferencias culturales frente al tema. Están los viejos de la  comunidad y su forma de percibir el diálogo, los jóvenes que quieren dar la pelea, la trabajadora social que los motiva a sumarse a la iniciativa, y el mapuche santiaguino que vuelve como parte del gobierno.
No hay miradas paternalistas ni complacientes, sino la apertura de un mundo que permite lecturas absolutamente opuestas. Sin problemas se distingue la actitud de la asistente social, que pretende conciliar el mundo mapuche y el chileno (por decirlo de alguna manera); la de los mapuche que mantienen sus costumbres pero trabajan por integrarse a la sociedad chilena desde sus diferencias, la de los jóvenes indígenas que prefieren la movilización y la protesta, y también la del mapuche universitario, que forma parte del sistema y vuelve con el deseo de servir de puente entre ambos mundos.  No falta la visión del que ve en los indígenas a gente problemática (representado por el camarógrafo), y tampoco el testimonio de los colonos que han visto cómo sus tierras, que le han sido dadas por el estado, corren peligro.
La cultura mapuche está muy bien retratada, decidora es la escena en que la trabajadora social quiere contarles lo de la estatua con mucha urgencia y los miembros de la comunidad convocada se toman su tiempo, conversando entre ellos de otras cosas. Cualquiera que ha estado en una comunidad sabe las presiones de tiempo no corren.
La línea editorial o ideológica que sustenta el montaje desde el equipo creador se percibe solamente en las fotos que se proyectan a un costado del escenario, en un momento de la acción. Allí aparece una foto de Celestino Córdova, recientemente condenado por el incendio con resultado de muerte del matrimonio Luchsinger, y otra de Matías Catrileo. Lo importante es que si bien hay una postura clara, la obra no es una defensa de ella sino un excelente retrato de múltiples formas, al parecer irreconciliables, de acercarse al tema.
La acción sucede en un escenario casi vacío, con sólo una galería de madera, un arco de fútbol y una mesa con algunas sillas como  escenografía. Allí se intercalan escenas sobre lo que sucede en torno a la elección de la estatua de Lautaro, con otras de la obra de Isidora Aguirre, que cuentan la historia de toqui. Este contrapunto sirve para dar cuenta que las versiones divergentes que lo muestran como héroe y traidor se asemejan a la controversia contemporánea, y que todo depende de la vereda en que se ubique el que mira. ¿Quién es Lautaro? es una pregunta válida para todos ¿Quiénes somos los chilenos? ¿quiénes los mapuche?
El elenco, integrado por María Paz Grandjean, Paulina Giglio, Mónica Ríos, Bosco Cayo, Felipe Gómez, Iván Parra, Jaime Leiva y Mario Soto, funciona como un todo cohesionado, sin protagonismos individuales. Todos son protagonistas y al mismo tiempo ninguno, en función de sumergirse en pro de lo que quieren interpretar.
Aliocha de la Sotta dirige con precisión y un realismo que destaca lo cotidiano de las acciones, lo que permite personajes cercanos.  Ninguno es más intenso ni teatral que otro, todos fluyen en un registro similar, lo que ayuda a que el público los perciba como un todo.
“Leftraru” es una obra que no sirve para los que no quieren abrir su mente a otros puntos de vista. ¿Quiere poner sus juicios en jaque? Entonces vaya al Teatro UC y permítase una reflexión. Seguro que su mirada saldrá enriquecida. 

 


Coordenadas
Hasta al 26 de abril (salvo 18 y 19 de abril)
 Miércoles a Sábado 20:00 hrs.
$8.000 General
$5.000 Tercera Edad y Convenios
$4.000 Miércoles Populares