La Hilarante Provocación de "Los Millonarios"

La compañía La María cumplió 15 años estrenando “Los Millonarios”, obra en clave de comedia negra, cruel y lúcida, que se atreve a tensionar la realidad de un país clasista y racista como Chile poniendo en frente del público todos sus vicios y males sin maquillaje. 
La paradojal defensa de un mapuche por unos poderosos abogados absolutamente reaccionarios, devela la existencia de un poder sin ética que beneficia a uno u otro sector dependiendo del momento. Un abogado llama a unos colegas de mayor trayectoria para defender a Erwin Cayuqueo, mapuche acusado de matar

a una familia de agricultores en Temuco, claro guiño al caso Luchsinger. El objetivo es liberarlo, no porque estén convencidos de su inocencia sino porque el papá de quien paga la defensa había tenido desacuerdos en negocios con los asesinados, quienes habrían preferido negociar con empresarios chinos.
Todo transcurre durante la preparación de la defensa, en una acción teatral liderada por el verbo imparable encarnado en buenas actuaciones de Alexandra Von Hummel, Rodrigo Soto, Elvis Fuentes y Manuel Peña.  Cada uno de ellos representa un tipo de poderoso: el hijito de papá, sin iniciativa propia; el profesional más joven y 2.0, el que sólo piensa en sexo con las empleadas, y la canosa ABC1 que no puede pronunciar una palabra en mapudungún sin poner cara de asco. Escenografía e iluminacón están al servicio del texto.
Resulta sorprendente la recopilación de citas abominables sobre el tema mapuche que el dramaturgo-director, Alexis Moreno, extrajo de la prensa nacional en un gran rango de tiempo. Frases como “yo tuve un jardinero araucano muy bueno” , dicha recientemente a través de CNN, conviven con otras como que los mapuches son “flojos y curados”.
Estructurada en escenas precedidas por un título o frase real proyectada en el fondo del escenario, la obra avanza entre los esfuerzos infructuosos del equipo de abogados por encontrar un hilo del cual armar la defensa de Cayuqueo. Como los primeros citados no dan con la solución, llaman a un cuarto abogado (Rodrigo Soto) que llega en helicóptero, modernamente vestido de pantalón pitillo, y que guarda varias ideas descabelladas bajo la manga.
El delirio y lo políticamente incorrecto se apodera inteligentemente del escenario a medida que avanza la obra. Cuando llaman a la empleada para que les enseñe a pronunciar la palabra mapuche, y la apuntan con una pistola porque no está maquillada y se le nota su ascendencia indígena; o cuando narran fastuosas e increíbles fiestas donde les dejaban diamantes de regalo a los comensales bajo las servilletas, son sólo un par de ejemplos.
Otro acierto es la escena en que representan a una familia de Temuco que no es mapuche ni es rica, es decir, está en el medio y nadie (ni las autoridades, ni los poderosos, ni el gobierno) se preocupa de ella. Los actores, Von Hummel, Peña y Soto, leen el texto sentados debajo de la mesa, en un gesto que recuerda “La Tercera Obra”.  “Los Millonarios” es una puesta en escena que incomoda, que hace reír y que enrostra todo lo racistas y clasistas que como chilenos podemos llegar a ser, producto de una educación que nos ha llevado por ese camino y que a veces brota desde las profundidades del inconsciente.
Un estupendo regreso de La María a la dramaturgia propia, sin duda el texto más provocador de lo que va del 2014.

 

 

Coordenadas
Teatro Universidad Católica, hasta el 23 de agosto
Miércoles a Sábado 20:30 hrs.
$8.000 General /$5.000 Tercera Edad y Convenios /$4.000 Miércoles Populares/ $3.500 Estudiantes.