Guillermo Calderón y su escéptica mirada a una sociedad sin idelogías

Villa Discurso“Villa + Discurso” es la nueva entrega de Guillermo Calderón, premiado dramaturgo chileno que ha conseguido reconocimiento dentro y fuera de Chile. En “Diciembre”, Calderón ficciona sobre la relación futura de Chile con Perú y los peruanos, en “Clase” muestra la decepción de un profesor con una docencia que se vuelve “gana pan”. Ahora vuelve a introducirse en temas espinudos y no resueltos por la sociedad chilena: qué hará Chile y los chilenos con el legado de las violaciones a los derechos humanos, y cómo las utopías de izquierda, ésas que hablaban de un mundo mejor y todo eso, han sido cambiadas por el libre mercado sin concesiones.

Leer más...

Un golpe de realidad en el escenario

MI VIDA DESPUÉS“Mi Vida Después”, de la autora argentina Lola Arias, se emparenta con el biodrama, tan trabajado en Argentina, pero con un toque de frescura post dramática que lo hace tremendamente actual. También se acerca a la ancestrología, corriente de desarrollo humano que busca la reconciliación de los seres humanos con su historia genealógica. Empezando por sus padres, obviamente.

En la obra de Arias, 6 actores nacidos en la década comprendida entre 1970 y 1980, hacen un poco ambas cosas. Tres hombres y tres mujeres, el mayor nacido en 1972 y la menor en 1981, se ponen en la piel de sus padres y reconstruyen su vida y, con eso, dan cuenta de un trozo de historia del país vecino. Buscan entender el pasado, personal y a nivel país, para asomarse al futuro.

Leer más...

“El Box”: Insuficiente retrato de un ser golpeado

BoxEn “El Box”, del dramaturgo argentino Ricardo Bartís, la protagonista es una mujer, María Amelia, hija de policía y boxeadora. “La Piñata” es su nombre de ring y la obra la muestra en el momento en que pretende celebrar su cumpleaños. Pero no llega nadie y en el lugar están sólo ella y su pareja, un decadente relator deportivo que se inyecta en el cuello. Más tarde llegan dos boxeadores contratados para “tirar las manos”, y  el doctor Otamendi, ex amor de María Amelia, acompañado de dos universitarias que pretenden hacer una monografía. Desde la entrada el público se encuentra con cumbia villera y un ambiente popular, de barrio. María Amelia es un canto a la nostalgia, a lo que fue. Una boxeadora  acabada, olvidada, que añora meter las manos por la intensidad  que eso representa. En un momento se hace golpear por los boxeadores y cuando cae al suelo dice que “un poco de dolor sirve para reorganizarse”.

Leer más...

Monumental obra de Marthaler: Cuatro horas de homenaje teatro musical

Todos contra el muroUna experiencia demandante en todos los sentidos para el público es “Protegerse del Futuro”, del suizo Christoph Marthaler, uno de los grandes aciertos de esta fiesta del teatro que es Santiago a Mil. Durante cuatro horas el espectador es sumergido en un viaje que a través de diversas formas visita el horror vivido por los niños discapacitados mentales que fueron asesinados en el Hospital Psiquiátrico de Viena, por el tristemente famoso doctor Heinrich Gross durante el régimen nazi.

Leer más...

Santiago” : Una obra de niveles profundos

Santiago“Santiago”, del grupo Yuyachkani, longevo colectivo teatral peruano que está cumpliendo 40 años de vida en 2011, es una obra construida en torno a una poética a la que nuestros ojos no están acostumbrados, ya que recupera lo indígena y lo yuxtapone con la cultura occidental. Por eso en escena siempre hay tensiones que hablan de un mundo subyugado o sumergido, pero que se hace presente por las grietas menos pensadas.

Leer más...

“El Viento en un Violín”: Sensible, real y dolorosa

EL VIENTO ES UN VIOLÍNHace un par de años, el público y la crítica cayeron rendidos a los pies del bonaerense Claudio Tolcachir y su obra La Omisión de la Familia Coleman. Luego pasó lo mismo con Tercer Cuerpo. En “El Viento en un Violín”, tercera parte de la trilogía formada por las obras anteriores, Tolcachir vuelve sobre la familia y sus bemoles con intensidad y la misma dolorosa agudeza. Si los Coleman eran una familia disfuncional al máximo, la familia retratada en la nueva entrega es diferente y polémica.  Dos chicas lesbianas, Lena y Celeste, deciden tener un hijo. Para eso fuerzan a Darío, un treintón bueno para nada hijo de una familia pudiente, que parece encontrar sentido a su vida en asumir una paternidad no buscada. Además de esta familia sui generis, se muestran dos más: la formada por Darío y su avasalladora madre que lo succiona y no lo deja crecer, y la integrada por Celeste y su madre Dora, quien casualmente es nana en la casa rica.

Leer más...