Claudio Santana y su Performática Lectura de Thomas Harris

Claudio Santana es el responsable de la versión teatral de “Perdiendo la Batalla del Ebr(i)o”, perfomática y lúdica puesta en escena en cartelera martes y miércoles en el GAM, que toma como material de trabajo en libro homónimo donde Thomas Harris hace poesía su lucha con el alcohol.  Santana, uno de los primeros en montar en Chile obras de la corriente inglesa in yer face, a comienzos de la década del 2000 (“Mina de Narco”, “Pincho Disney”), luego de estudiar en el Grotowski Institute de Wroclaw regresa a Chile con una preocupación evidente en sus nuevos montajes: el cuerpo del actor como gran centro de recursos sonoros, escenográficos y dramatúrgicos.

-¿Qué te seduce de la poesía de Harris y, en especial, del libro Perdiendo la Batalla del Ebr(i)o?
-"Perdiendo la batalla del ebr(i)o" es una obra poética biográfica. La voz que se expresa dentro de la trama es la voz de Harris en el contexto de su batalla diaria personal con/contra el alcohol, una batalla que se pierde constantemente pero que sin embargo es heroica y romántica. Es una batalla que da paso a la lucidez.
Harris posee una escritura contundente en referencias e ínter textos y citas. Su poesía es una llave que abre puertas a muchos universos que conforman una sola constelación. Es estimulante para nosotros que desde nuestro lenguaje del teatro también abrimos nuestras propias puertas hacia la creatividad escénica, la cual se nutre de nuestras propias experiencias y vivencias registradas en nuestros cuerpos, mentes y corazones. En este sentido, Harris nos convoca a utilizar todo nuestro saber consciente e inconsciente.

 -¿Desde dónde y cómo abordas su poética en escena?
-Hemos tomado fragmentos de su obra para catapultar nuestra propia obra en el contexto de nuestro oficio: la acción escénica. La acción es la obra de un actor. Por tanto, la acción es lo que mueve a cada actor en nuestra performance. Veremos a un equipo de actores desarrollando un proceso de búsqueda en un espacio vacío, en donde todo está realizado principalmente desde lo que un actor hace: se mueve, canta, habla, silencia o se aquieta, sin embargo su búsqueda es hacia estar/ser en vivo y en el tiempo/espacio vivo junto al público. Por lo tanto, será una Performance concebida como un proceso vivo en conjunto a la presencia del público, que está ubicado alrededor del espacio escénico.

- Son 5 intérpretes, ¿cuál es su papel?
-Finalmente seremos 6 actores porque el director también está presente en escena. No hay papeles. Funcionamos como un ensamble o un equipo de actuantes. A momentos uno de nosotros asume protagonismo y antagonismo, y a momentos somos un coro. Lo que los mantiene ligados es la atención hacia uno mismo y al público. No hay música envasada ni efectos ni escenografía, por lo tanto nuestra atención y desempeño es lo que hace que la obra vibre y este viva, además de algunos acercamientos con el espectador.

- El comunicado precisa que el público podrá participar. ¿Cómo? ¿Se completa la obra con el espectador participante?
Ellos son nuestros invitados. Se ubican alrededor del escenario. No hay separación. Disfrutamos juntos la experiencia de la obra, desde las miradas hasta quizás un vaso de vodka. Incluso podrían participar de algún vals, el vals de los ebrios. Sin embargo, lo que más nos interesa es que consigamos estar reunidos y confrontados aunque sea la hora de la función en donde nada nos separe del simple hecho de que somos seres humanos frente a frente, que nada en la obra oculta esta condición. Queremos que el público viva la experiencia de la obra dentro de este contexto teatral sin efectos ni escondites. Tan solo seres humanos frente a frente, donde ser y estar reunidos es la experiencia compartida.