Natalia Cuéllar: "No Tengo Otra Opción que no sea Trabajar por la Memoria"

Desde el lunes 28 de septiembre, y  hasta el miércoles 7 de octubre, se desarrolló el 2º festival Internacional de Butoh,Fi Butoh, financiado por Fondart 2015 y organizado por la compañía Ruta de la Memoria, dirigida por la premiada actriz nacional y magister en pedagogía teatral, Natalia Cuéllar.En esta versión, las invitadas internacionales fueron las maestras Makiko Tominaga, Minako Seki y Yumiko Yoshioka de Japón; Lucie Betz, de Francia; Eugenia Vargas, de México; y Rhea Volij, de Argentina. Dentro las compañías nacionales se encontraron Aucabutoh, dirigida por Carla Lobos; Bayku, de Andrés Gutiérrez; y Los Bastardos del Butoh,

de Lobsang Palacios, por Santiago. Fuchen Butoh, de Angélica Jara y Pamela Gómez, representantes de Concepción; y Meconio, de Francisca Tuñón y Blas Nordenflycht, por Valparaíso.
Así mismo podemos contar que el escenario principal fue el Centro GAM, y como locaciones exteriores se utilizaron la Plaza de Armas, el Parque Forestal, la explanada del Museo la Memoria y el frontis de la Fundación Cultural de Providencia.
Por la envergadura que tomó este 2º encuentro, necesitábamos conocer la mirada reflexiva de su creadora, quien junto a su equipo ha desarrollado un arduo trabajo con el fin de acercar el Butoh al público y generar audiencias.

-Natalia ¿puedes contarnos como nace el Festival de butoh?
-La compañía Ruta la Memoria nace a  fines de 2007, pero yo tengo una trayectoria previa de diez años. La idea de hacer el festival surge hace muchos años, pero era muy difícil de desarrollar en ese minuto, porque no estaban las condiciones de un encuentro así, había un desconocimiento de los directores de teatro, de danza, de los festivales, los críticos y del mismo público. Eran pocas las personas que hacían butoh y menos los seguidores. Había un prejuicio muy grande, unido a un desconocimiento de qué es esto. Cuando llegué a Chile con la idea de insertar mi mirada del butoh, ya estaba trabajando Carla Lobos, quien antes había hecho un gran trabajo. Pero creo que tienen que haber más personas, más ideas como visiones. Hay compañías chilenas que hacen butoh pero necesitamos más y para esto surge el festival. Realizamos  mesas redondas para contarle a la gente que existen tantas formas de hacer butoh y así emerge desde la discusión el discurso. Así surgió  el primer encuentro, que fue muy pequeño pero exitoso, y ahora tuvo lugarel segundo que fue mayor.

-¡Ésta fue la 2º versión y ya es internacional! ¿ Siempre lo pensaste así?
-Yo siempre entendí, al recoger la inquietud del público, que esto tiene que ser internacional, y para ello debíamos ir directamente a la fuente,  y esa es Japón. Como no podemos ir al origen que es Japón, debíamos traer este origen a Chile, Es muy diferente tomar clases con un chileno o de un japonés. A este festival vinieron tres japonesas, Makiko Tominaga, Minako Seki y Yumiko Yoshioka.

-¿Fue fácil dar a conocer esta estética?
-No, pero en un principio nuestro trabajo no era aceptado, tanto por el discurso políticos como por su estética.

-¿Te considerasdiscípula de Minako Seki?
-La verdad no. Si puedo decir que trabajé durante un año y medio bajo su dirección, pero siento que soy discípula de Makiko Tominaga.

-¿Cuál es el recorrido del butoh hasta llegar a Chile?
-Este surge comolenguaje corporal y escénico en Japón después de la segunda Guerra Mundial. Luego, en los 60, se presenta el primer montaje en Francia con Tatsumi Hijikata, que fue muy terrible y tremendo, porque el degolló gallinas en el escenario. De  Alemania toma todo el material expresionista que va quedando y se realiza un gran movimiento del butoh. Con la caída del muro de Berlín encuentra un ambiente que lo acoge: el butoh encuentra un terreno donde surgir y trabajar.Desde este punto geográfico sale a recorrer el mundo. En Chile llega el 1989 con Peter Hoever, que es marido de Makiko Tominaga. Y bueno, yo estaba en ese taller con sólo 16 años de edad y en este mismo lugar estaba Carla lobos.

-Sí el butoh nace por los horrores de la guerra, ¿cuál es la tierra fértil acá en Chile?
-Para mí, en lo personal, lo fértil es lo político, porque yo como directora debo tener un discurso, debo situarme en una orilla si trabajo con una obra de arte. A mí no me interesa trabajar por una tarea estética, para mí lo importante es que tenga una dirección discursiva. En Chile, el butoh  encuentra un terreno fértil pos dictadura, antes era imposible hacer butoh. También hay que tener presente que era improbable por la exposición del cuerpo. No podía ser en dictadura ya que en su visión  esto es grotesco.En el país existen compañíascomo Ruta la Memoria o Los Bastardos del Butoh, que trabajan con un discurso político. Otro ejemplo es Fuchen Butoh, que ejercedesde la problemática de Concepción, no sólo desde lo mapuche sino también desde los recursos naturales de la zona.

-Si quisieras clasificar el butoh ¿cómo lo ubicarías, es teatro, es danza, es performativo, dónde podrías ubicarlo para que una persona que no sabe nada de el, puedacomprender?
-Es difícil la pregunta porque desde el punto de vista de Japón omo en Oriente, no existe esta división, ya que trabaja en el mismo universo, “Butoh es Butoh”. En nuestro mundo o mente  occidental necesitamos clasificar para lograr entender.
Yo no soy bailarina, soy actriz. Por lo que mi mirada es del teatro,por lo mismo tiene más de teatro que de danza. Sí- afirmo que no es danza contemporánea. Sí puede aceptar lo performativo, pero una vez que tiene algo más preparado, montado, trabajado, estructurado o ensayado. Bajo mi mirada es teatro.

-¿Cuáles son tus obsesiones artísticas, creativas, discursivas?
-Para mí, indudablemente, es la memoria, especialmente en Chile. Mi historia particular es de una familia atomizada por la dictadura, repartida por el mundo, una familia que aún no logra unirse por completo por una situación histórica.
Yo no tengo otra opción que no sea trabajar por la memoria. Porque creo que sin memoria no hay futuro. No puedes hacer un futuro si tu no construyes una identidad, una nación o proyecto de país sin ella. Ancestral, continua, reciente.

-Natalia, has ganado bastantes premios tanto en danza como en teatro¿dónde te vez en un futuro?
-Siguiendo con el  trabajo de la compañía La ruta de la Memoria, para siempre, ya que es la compañía que quiero.
También pretendo continuar con el festival de butoh, ya que estamos abriendo otro foco cultural importante, independiente de otros festivales.