Alexis Moreno y “Caín”: “Es mi texto más personal y arriesgado”

Alexis Moreno-El reconocido autor y director, que hacer rato es mucho más que una promesa, habla de su última entrega, una obra donde revisa un futuro apocalíptico y un sistema que colapsa.

 

La compañía La María y Alexis Moreno, su fundador y motor dramatúrgico, ocupa un importante lugar en el teatro chileno del 2000 en adelante. Desde sus primeras obras, “El Apocalípsis de mi Vida”, “Trauma” y “Lástima”, que conforman La Trilogía Negra, mostraron un estilo propio y una aguda mirada sobre la sociedad chilena y ser humano actual, que se ha vuelto más espesas en piezas como “Súperheroes” y “Abel”. Además de montar textos propios, el grupo ha trabajado interesantes versiones para piezas de otros, como “Numancia” y “Hamlet”, donde han logrado imprimir su sello.

Lo suyo es el exceso, el desborde, un imaginario donde el delirio está permitido, con guiños al cine de autor  y a la novela negra.  No falta el  gore en sus producciones (como la cena de la protagonista con su padre diablo en “Las Huachas”) ni tampoco el humor negro y, a veces, más que irónico.

“Caín”, pese a ser más contenida en imágenes que otras realizaciones, es su obra más oscura y desesperanzadora, ya que abre al espectador un  futuro desolador, donde el hombre es sinónimo de desarraigo y enajenación.

 

Alexis Moreno-"Caín" muestra, a mi juicio, una dramaturgia bastante madura y depurada. ¿Cómo se gesta? ¿Cuál fue el proceso?

-Es una dramaturgia que se conecta directamente con "Abel", obra anterior del grupo en que reflexionábamos en torno a la inutilidad del sujeto dentro de la sociedad. “Caín”, fue un texto que atravesó muchos procesos antes de ser escrita. Siempre, eso sí, reflexionaríamos en torno al final, al crepúsculo del ser, al fin del mundo. Primero se trataría de una obra de estilo, en que las bases estéticas del montaje serían las películas clase b de zombies, luego reflexionaríamos sólo desde un punto de vista crítico económico, donde indicaríamos que el colapso del sistema económico produjo que la civilización cambiara y, ahora, los nuevos mendigos, es decir, los mendigos del futuro, serían los actuales profesionales como ingenieros, médicos. Finalmente, creo que mezclé ambos temas y creé una dramaturgia cuyo soporte narrativo es el miedo y la reflexión dura en torno al fracaso y lo inútil del ser humano desde una perspectiva macro, cósmica. Es mi texto más personal y arriesgado, donde mezclo humor negro, filosofía y cambios de ritmo violentos.

 

-¿Cómo se inscribe la pieza en el corpus teatral de La María?

-Como decía, se hermana en cuanto a contexto con un montaje anterior de nuestro grupo, “Abel” (2007). Los nexos son con esta obra, es decir, no existe una historia transversal sino cuatro ejemplificaciones y desarrollos distintos del tema total. En el caso de “Caín”,: qué hace el ser humano dentro de situaciones apocalípticas, con personajes simples pero que se hacen cargo de grandes discursos. El cruce durante el montaje del humor negro y la brutalidad entre las relaciones de los personajes. Y su nexo mayor: el cuidado estético al momento de instalar el texto sobre el escenario, es decir, un estilo formal particular (somos una compañía que trabaja múltiples estilos) actuaciones intensas, etc.

Caín-¿Cuál es la voz que quieres tomar como autor en la obra? La del visionario apocalíptico, la del que previene...

-La del individuo con conciencia del presente, la del tipo que genera un par de preguntas al espectador. Si bien es cierto se trata de una obra oscura y pesimista, no significa que sea pasiva. Mi intención es movilizar la mirada del público hacia el cuestionamiento. Es una obra que habla del futuro sólo para tener una mirada critica del presente.

-"Caín" es negra, pero también desesperanzada. ¿Es un manifiesto de la compañía?

-No, es la visión de este montaje. El próximo quizás hable de hadas y gnomos...Ahora bien, toda mi dramaturgia está cruzada por el concepto fracaso e inutilidad, porque creo que estos conceptos son buenos contenedores de reflexión, porque creo que el sentido de la humanidad tiende constantemente al fracaso y la inutilidad. El hombre es un ser ciego, sordo y mudo. No sabe quién es, no se observa a sí mismo, no trabaja para sí ni posee conciencia de su realidad. La vida posmoderna lo mantiene en una constante vigilia mecánica de la cual no sale, sino que desarrolla su existencia dentro de esa cápsula antinatural, artificial, inexistente en el universo real y objetivo.

-Háblame de la puesta en escena. ¿Cuáles fueron tus objetivos a nivel estético e interpretativo?

-La estética siempre ha sido fundamental en nuestros trabajos, por lo mismo, trabajamos con los mejores diseñadores de nuestro medio. Ellos son Ricardo Romero en la iluminación y Rodrigo Ruiz en la escenografía. Dos artistas que se impregnan del montaje y lo reinventan en sus propuestas. Siempre existe el diálogo entre diseñadores y elenco durante el proceso y, en este caso, la ambigüedad, lo sombrío, lo esotérico y horroroso, confluyen en ese ambiente creado por los diseñadores,  donde la actuación debe encontrar un equilibrio narrativo, a partir de la intensidad y lo concreto al momento de exponer discursos y diálogos.

-El final, con el reflejo del público detrás de Alexandra (Von Hummel), como la mendiga contemporánea, es impactante. ¿Cómo significas esa imagen?

-No la significo, pretendo que sea el público quien, a partir de su trabajo como espectador, cierre el montaje, o lo abra a preguntas en torno a éste. Yo tengo una visión significante de aquella imagen, pero prefiero no responderla porque acotaría las sensaciones de la obra.


Caín“Caín”

Dramaturgia y Dirección: Alexis Moreno

Elenco: Tamara Acosta, Rodrigo Soto, Alexandra von Hummel y Alexis Moreno.

Iluminación: Ricardo Romero

Escenografía y fotografía: Rodrigo Ruiz

Vestuario: Rocío Hernández

Hasta el 15 de noviembre

Lugar: Teatro de la Universidad Mayor, Santo Domingo 711.

Horarios: Jueves-Viernes-Sábado 21:00 horas. / Domingo 20:00 horas.

Precios: General $5.000 / Estudiantes y Tercera Edad, $2.000 / Jueves populares $2.000.

Duración: 75 minutos

Reservas: 3281867