Felipe Arellano: “Cada texto que escribió Egon Wolff resuena después de un rato”

Hace dos años que egresó de la universidad y ahora está en el Teatro del Puente dirigiendo una obra de Wolff. Acá cuenta por qué se arriesgó con este tremendo desafío.

Marietta Santi

Tras una Puerta CerradaCuesta pensar que un tipo tan joven, de edad y de apariencia, se atreva a pedirle un texto nada menos que a Egon Wolff, uno de nuestros créditos vivos de la dramaturgia, autor de piezas tan emblemáticas como “La Balsa de la Medusa” o “Flores de Papel”.  

Pero así fue. Felipe Arellano, egresado de la U de Chile recién en 2008, se lanzó y puso en escena “Tras una Puerta Cerrada”, uno de los últimos textos de Wolff. Una obra de texto, que toca tema tan trascendentes como la muerte, la ética de vida, la culpa y la angustia vital. Problemáticas inimaginables en manos de un director cuyos compañeros de generación hablan de otras cosas, y menos de uno cuya llegada al teatro fue accidental: “Un día una profesora me dijo que los que iban al taller de teatro, les pondrían un siete en lenguaje y comunicación. Eso fue mi aliciente para entrar a teatro, y ahí me quedé, hasta hoy”.


tras una puerta cerrada- Eres un joven director, ya que egresaste en 2008 de la universidad. Cuéntame por qué buscaste un texto y no te lanzaste a una creación colectiva como sucede tan a menudo en las primeras direcciones.

- En la universidad había dirigido otras obras y esas fueron de creación colectiva, y fue una buena experiencia. Pero en este montaje deseaba tener una base potente sobre la cual trabajar, y enfocar mi atención en el espacio y en cómo lo utilizarían los actores, para que resaltara la temática.

- Querías una pieza protagonizada por un hombre joven y uno mayor, cuando llegaste a Tras una Puerta Cerrada, de Wolff, ¿qué te sedujo de ella?


- Sus diálogos tienen un ritmo muy potente, aunque pudiese parecer lo contrario. La obra se va desarrollando y cada texto que escribió Egon resuena después de un rato, es una pieza muy condensada de información y experiencia, todo expuesto de una manera simple. La obra es compleja no por sus formalidades estilísticas sino por el tema, y en como se interna profundamente en él.

-Sorprende que un director tan joven escoja un texto que hurga en la existencia y sus bemoles tan crudamente, alejándose de las temáticas propias de su generación (la identidad sexual, las carencias afectivas, las familias mal constituidas, la falta de proyección adulta etc). ¿Qué te resonó de Tras una Puerta Cerrada? ¿Cuál es su vigencia?

-Hay un tema que es transversal a todas las edades, el destino seguro de la muerte, y la angustia que conlleva ese devenir incierto. Pareciera ser que con la vejez se hace más presente, pero creo que eso es una imagen falsa que se ha construido en torno a ella. La muerte es un tabú, y por eso se esconde, pero en ella se encierran grandes enigmas de la existencia, los cuales debemos mirar. Eso esta más allá de mi edad, es algo que constituye la existencia. No tengo una mirada romántica de libertad posterrenal tras la muerte, simplemente la contemplo como algo que tengo que observar mucho más, creo que eso nos puede poner con los pies en la tierra, o en la vida.

- ¿Cuál es tu opción teatral?

- El teatro es una manera de explorar y realizar la vida, dentro de muchas. Creo que la manera más sana de hacer teatro es práctica. Me explico, hay una frase que no sé dónde escuché, que es muy cierta: es el escenario el que manda, no uno. Lo que no funciona, lo que no se entiende, hay que sacarlo. Para eso sólo tengo que estar atento, escrutar cada acción ejecutada sobre el espacio, observar las posibles lecturas y ver cuales son más efectivas para cada montaje. Creo que eso me puede mantener abierto creativamente, temáticamente.

- ¿Qué es lo central de un montaje teatral, para ti?


- Soy de formación actor, y creo que es el principal dispositivo de cambio del montaje. Pero soy consciente de que el hombre se sostiene sobre un espacio que lo determina. La gravedad y la luz, que permite que nos veamos los unos a los otros, son un claro ejemplo de ello. En este montaje puse énfasis en las actuaciones, ellas sostendrían todo. Paula Castillo, la diseñadora del montaje, buscó entonces un espacio que fuera expresivo de los estados internos de los personajes, pero que debía ser ocupado y sustentado por los actores.

-¿Qué les pediste a tus actores en Tras una Puerta Cerrada?

-Que fueran muy precisos en sus acciones, y que ellas fueran percibidas por el espectador como algo orgánico, vivo. Para eso repetimos mucho. En los ensayos finales antes estrenar, pensaba “ésta es una obra de teatro que tiene una trampa, hay que hacerlo como si fuera verdad, hasta que se convierta en verdad”. Los actores buscan una conexión constante con la obra, eso es muy agotador, y les estoy infinitamente agradecido.

tras una puerta cerradaCompañía QUINTA ESENCIA
Elenco: Hernán Vallejo y Ricardo Zavala
Dirección: Felipe Arellano
Dramaturgia: Egon Wolff
Diseño Integral: Paula Castillo
Música original: Cristóbal Ibar y Oscar Barra
Diseño Gráfico: Elisa Vial

Horario de funciones: Viernes y sábado a las 20:00 hrs. Domingo a las 19:30 hrs.
Valores: Estudiantes $3.000, entrada general $4.000
VIERNES POPULARES $2.000