Javier Ibacache: “Nosotros hacemos un trabajo de base”

En ese sentido, Javier explica que gracias a encuestas y estudios que realizaron, identificaron que el profesor es el agente mas relevante para determinar si un espectador pueda volver o quiera volver al teatro: “Nuestro trabajo apuntó concretamente, a partir de ese minuto, a enfocar el patrimonio teatral y a cómo generar un producto que fuera de utilidad para el profesor en la sala de clases. Como hay una alianza con radio Cooperativa para hacer los programas de radio, y una con Educar Chile, que es un portal web para profesores, nos interesaba trabajar el tema de los autores, e hicimos una Audioteca de Dramaturgia Chilena”.
-¿Cómo se conforma la Audioteca?
-La Audioteca tiene como objetivo principal generar distintas formas y estrategias como soportes para darle visibilidad a las creaciones teatrales dramatúrgicas. ¿Eso qué significa? Significa que la Audioteca tiene un componente, como un programa de radio, de audio; un componente audiovisual, con cápsulas que hoy se pasan a través de la televisión; un componente de contenido a partir de fichas pedagógicas elaboradas en torno a cada obra de teatro; y un último componente presencial, a partir de las lecturas dramatizadas que se hacen en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).
-En la elección de obras, ¿Qué variables consideraron?
-Con Soledad Lagos, integrante de la Escuela de Espectadores, generamos ciertos patrones de selección de obras. Nuestro rango era siglo XIX, XX y XXI, y nos preguntamos ¿Qué obras son relevantes desde la perspectiva de la cuenta de la realidad chilena? ¿En qué obras se puntualizan conflictos y tensiones? Preguntas acerca de la identidad chilena y fue así como llegamos a un cuerpo de 24 obras, que parte con “Como en Santiago”, que es una pieza de 1875, y termina en “Las Niñas Arañas”, una pieza de 2008. Las 24 obras que hay son clásicos de la dramaturgia chilena y otras que quizás no han sido tan difundidas, pero en nuestra opinión son representativas, como los trabajos de  Oscar Stuardo, o la obra  “Tribunal del honor”.
Javier Ibacache explica que la modalidad de trabajo fue generar un material para la radio, donde se grabaron las obras. Para eso fue convocado un grupo de diez directores denominados “Generación Post bicentenario”, es decir, directores que empezaron o posicionaron sus trabajos después del año 2000: “Básicamente ha sido esos grupos de directores post 2000, quienes seleccionan las sesiones que van a grabar, porque grabamos secciones representativas que están en la obra. Luego convocan a los elencos y graban en radio Cooperativa, ese programa sale todos los sábados”, indica.
-¿Dónde se puede encontrar la Audioteca?
-La primera parte la emitimos el año 2010 y la segunda la estamos emitiendo hoy día. Son programas que salen al aire y que quedan en el formato podcast. Luego, en nuestra web, www.escueladeespectadores.cl, publicamos el programa, publicamos la pieza audiovisual que genera José Luis Torres Leiva que va trabajando en paralelo, y también publicamos la ficha pedagógica con materiales hechos para profesores. Cualquier visitante de la web se encontrará con el link “audioteca, donde encuentra todo lo anterior.
-¿Cómo se dividen los libros?
-El primer libro de la Audioteca agrupa a las primeras doce obras, las que van acompañadas de un disco. En el libro hay pautas de análisis que puede utilizar el profesor en la sala de clases. Esa guía la puede usar una persona, digamos, un espectador que no necesariamente tiene un trabajo que hacer desde el punto de vista pedagógico, y ese trabajo se sintetiza en este libro que va acompañado de un disco, donde están los programas de radio y la pieza audiovisual.
-En la primera parte del libro, Soledad Lagos, puntualiza sobre la decisión de dejar afuera obras emblemáticas como “La Pérgola de las Flores” y “ La Negra Ester”.¿Por qué esa optaron por ello, siendo que ambas obras son muy representativas?
-En el caso puntual de “La Negra Ester” y  de “La Pérgola de las Flores”, pensamos que son creaciones que están tremendamente supeditadas al fenómeno escénico ¿A qué me refiero con eso? Me refiero a que es difícil, o no tan efectivo, hacer este formato de lectura dramatizada de “La Negra Ester”, si no tienes esa puesta en escena que todos recordamos, que es la de Andrés Pérez. Por ende, es poco probable que logres dar cuenta del potencial que tiene si no la montas como una comedia musical. Pero eso es una cuestión que tiene que ver con el formato y también con las ópticas. Cuando se cuenta la historia en general de cualquier disciplina, se toma un punto de vista. Lo que suele ocurrir es que algunos puntos de vista tienden a difundirse o a tener una circulación tal que se transforman en puntos de vista “oficiales”, aceptados por todos. Nosotros somos de la idea de que hay una convivencia de puntos de vista, de ópticas, entonces esta óptica es, diría, la óptica de Escuela de Espectadores, que lo que quiere hacer como ejercicio es abordar el teatro como un espacio de representación de identidad, de formas de relacionarse, de ver las tensiones.
¿Cómo se integra el portal de los profesores “Educar Chile”, en el proyecto de la Audioteca?
-A Educar Chile le contamos de nuestro proyecto, nuestro objetivo, y
ellos en ese momento estaban en la búsqueda de una iniciativa que permitiera insertar y posicionar el teatro en el aula. El trabajo que hace Educar Chile es buscar recursos para los profesores que puedan ser usados en el aula en la sala de clases.
-Estas guías para los profesores, ¿son para alumnos de enseñanza básica, media?
-Ellos trabajan con un amplio rango: enseñanza básica y enseñanza media. Y a ellos les interesa que el profesor tenga una suerte de herramientas. Entonces, estimaron que era de gran interés para ellos este proyecto y por eso generamos una alianza que significa que todos nuestros productos están siendo subidos al portal de Educar Chile.  Hoy hay ocho obras arriba y durante este año se van a subir las 24.
-Durante el último tiempo se ha visto que hay una buena recepción del público sobre las actividades que realiza la Escuela de Espectadores y más aún ahora con la creación de la Audioteca, ¿A qué crees que responde esto?
-Creo que hay dos fenómenos. Primero hay uno de difusión completo que tiene que ver con el hecho de que nos unamos con Radio Cooperativa, y luego que estemos con residencia en el Centro Cultural Gabriela Mistral, también genera un fenómeno importante. Sin embargo, también hay otro fenómeno paralelo, que tiene que ver con los cuatro años que llevamos de existencia. Tenemos cuatro años de trabajo de base como les digo yo, se ha logrado en ciertos grupos inculcar un hábito y ese hábito será preguntarse y abordar las artes escénicas de otra manera. Con la Audioteca hemos ampliado nuestro alcance, pero siempre entendiendo que la Escuela de Espectadores lo que pretende es el diálogo y ese diálogo tú no lo consigues a través del trabajo presencial. Nosotros nos declaramos como un programa independiente de esa formación de audiencias y nuestra influencia por lo tanto es acotada a eso. Nosotros no somos CORFO. No somos un programa de gobierno que viene a resolver un problema de discusión pública, sino que nosotros hacemos un trabajo de base, se podría decir, focalizado en un impacto acotado y en esa forma nos metimos y en esa forma trabajamos.
¿Qué han dicho los directores de teatro respecto a esta iniciativa?
-Hemos encontrado una muy buena respuesta. De hecho hay muchas solicitudes por participar en la Escuela de Espectadores, tanto de los actores como de los directores. Es un tema que esta permanentemente dándose.
-El creador del programa de formación de públicos y audiencias, Escuela de Espectadores, conversó con Santi.cl sobre su nueva iniciativa junto a  Radio Cooperativa y el portal de los profesores Educar Chile: la exitosa “Audioteca de Dramaturgia Chilena”
-Este proyecto FONDART Bicentenario rescata 24 obras, divididas en dos libros, de las mejores y más representativas de su época, escritas entre 1875 y 2008.
texto Pablo Moreira
fotos Jorge Sánchez
javier ibacache
La Audioteca de Dramaturgia Chilena es la última iniciativa realizada por  la  Escuela de Espectadores junto a Radio Cooperativa y el portal de los profesores, “Educar Chile”. El proyecto da a conocer las obras más importantes y representativas de los dos últimos siglos, a través de distintas plataformas tecnológicas.
La iniciativa, que puede ser visitada en la página web de la Escuela de Espectadores, fue trabajada junto a destacados directores y dramaturgos nacionales, quienes dieron vida a textos que yacían en el olvido. Una de las novedades es la estratégica alianza con el portal de los profesores, Educar Chile, ya que las obras podrán ser apreciadas y divulgadas de manera didáctica en las aulas a través de podcast, videos y libros.
Para adentrarse más en el proyecto, Santi.cl conversó con uno de los impulsores de la Audioteca de la Dramaturgia Chilena y creador de la Escuela de Espectadores, el periodista y crítico de teatro y danza, Javier Ibacache.

-Javier ¿Cómo nace la idea de crear una Audioteca de Dramaturgia Chilena?
-La Audioteca es un  proyecto FONDART Bicentenario que responde a la pregunta que nos hicimos hace dos años, sobre cómo darle visibilidad al patrimonio teatral chileno, en el contexto de la conmemoración del Bicentenario. Como Escuela de Espectadores, nuestra declaración de principios tiene que ver con la formación de públicos, formación de audiencias y hasta ese minuto, en 2009, veníamos haciendo sesiones de conversación y análisis y, a comienzos de 2010,  realizamos un estudio de evaluación de la Escuela de Espectadores aplicando encuestas con nuestros destinatarios y gente que venía a nuestra escuela. Y ahí constatamos que un foco importante para nosotros eran los profesores.
En ese sentido, Javier explica que gracias a encuestas y estudios que realizaron, identificaron que el profesor es el agente mas relevante para determinar si un espectador pueda volver o quiera volver al teatro: “Nuestro trabajo apuntó concretamente, a partir de ese minuto, a enfocar el patrimonio teatral y a cómo generar un producto que fuera de utilidad para el profesor en la sala de clases. Como hay una alianza con radio Cooperativa para hacer los programas de radio, y una con Educar Chile, que es un portal web para profesores, nos interesaba trabajar el tema de los autores, e hicimos una Audioteca de Dramaturgia Chilena”.
-¿Cómo se conforma la Audioteca?
-La Audioteca tiene como objetivo principal generar distintas formas y estrategias como soportes para darle visibilidad a las creaciones teatrales dramatúrgicas. ¿Eso qué significa? Significa que la Audioteca tiene un componente, como un programa de radio, de audio; un componente audiovisual, con cápsulas que hoy se pasan a través de la televisión; un componente de contenido a partir de fichas pedagógicas elaboradas en torno a cada obra de teatro; y un último componente presencial, a partir de las lecturas dramatizadas que se hacen en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).
-En la elección de obras, ¿Qué variables consideraron?
-Con Soledad Lagos, integrante de la Escuela de Espectadores, generamos ciertos patrones de selección de obras. Nuestro rango era siglo XIX, XX y XXI, y nos preguntamos ¿Qué obras son relevantes desde la perspectiva de la cuenta de la realidad chilena? ¿En qué obras se puntualizan conflictos y tensiones? Preguntas acerca de la identidad chilena y fue así como llegamos a un cuerpo de 24 obras, que parte con “Como en Santiago”, que es una pieza de 1875, y termina en “Las Niñas Arañas”, una pieza de 2008. Las 24 obras que hay son clásicos de la dramaturgia chilena y otras que quizás no han sido tan difundidas, pero en nuestra opinión son representativas, como los trabajos de  Oscar Stuardo, o la obra  “Tribunal del honor”.
Javier Ibacache explica que la modalidad de trabajo fue generar un material para la radio, donde se grabaron las obras. Para eso fue convocado un grupo de diez directores denominados “Generación Post bicentenario”, es decir, directores que empezaron o posicionaron sus trabajos después del año 2000: “Básicamente ha sido esos grupos de directores post 2000, quienes seleccionan las sesiones que van a grabar, porque grabamos secciones representativas que están en la obra. Luego convocan a los elencos y graban en radio Cooperativa, ese programa sale todos los sábados”, indica.
-¿Dónde se puede encontrar la Audioteca?
-La primera parte la emitimos el año 2010 y la segunda la estamos emitiendo hoy día. Son programas que salen al aire y que quedan en el formato podcast. Luego, en nuestra web, www.escueladeespectadores.cl, publicamos el programa, publicamos la pieza audiovisual que genera José Luis Torres Leiva que va trabajando en paralelo, y también publicamos la ficha pedagógica con materiales hechos para profesores. Cualquier visitante de la web se encontrará con el link “audioteca, donde encuentra todo lo anterior.
-¿Cómo se dividen los libros?
-El primer libro de la Audioteca agrupa a las primeras doce obras, las que van acompañadas de un disco. En el libro hay pautas de análisis que puede utilizar el profesor en la sala de clases. Esa guía la puede usar una persona, digamos, un espectador que no necesariamente tiene un trabajo que hacer desde el punto de vista pedagógico, y ese trabajo se sintetiza en este libro que va acompañado de un disco, donde están los programas de radio y la pieza audiovisual.
-En la primera parte del libro, Soledad Lagos, puntualiza sobre la decisión de dejar afuera obras emblemáticas como “La Pérgola de las Flores” y “ La Negra Ester”.¿Por qué esa optaron por ello, siendo que ambas obras son muy representativas?
escuela de espectadores-En el caso puntual de “La Negra Ester” y  de “La Pérgola de las Flores”, pensamos que son creaciones que están tremendamente supeditadas al fenómeno escénico ¿A qué me refiero con eso? Me refiero a que es difícil, o no tan efectivo, hacer este formato de lectura dramatizada de “La Negra Ester”, si no tienes esa puesta en escena que todos recordamos, que es la de Andrés Pérez. Por ende, es poco probable que logres dar cuenta del potencial que tiene si no la montas como una comedia musical. Pero eso es una cuestión que tiene que ver con el formato y también con las ópticas. Cuando se cuenta la historia en general de cualquier disciplina, se toma un punto de vista. Lo que suele ocurrir es que algunos puntos de vista tienden a difundirse o a tener una circulación tal que se transforman en puntos de vista “oficiales”, aceptados por todos. Nosotros somos de la idea de que hay una convivencia de puntos de vista, de ópticas, entonces esta óptica es, diría, la óptica de Escuela de Espectadores, que lo que quiere hacer como ejercicio es abordar el teatro como un espacio de representación de identidad, de formas de relacionarse, de ver las tensiones.
¿Cómo se integra el portal de los profesores “Educar Chile”, en el proyecto de la Audioteca?
-A Educar Chile le contamos de nuestro proyecto, nuestro objetivo, y
ellos en ese momento estaban en la búsqueda de una iniciativa que permitiera insertar y posicionar el teatro en el aula. El trabajo que hace Educar Chile es buscar recursos para los profesores que puedan ser usados en el aula en la sala de clases.
-Estas guías para los profesores, ¿son para alumnos de enseñanza básica, media?
-Ellos trabajan con un amplio rango: enseñanza básica y enseñanza media. Y a ellos les interesa que el profesor tenga una suerte de herramientas. Entonces, estimaron que era de gran interés para ellos este proyecto y por eso generamos una alianza que significa que todos nuestros productos están siendo subidos al portal de Educar Chile.  Hoy hay ocho obras arriba y durante este año se van a subir las 24.
-Durante el último tiempo se ha visto que hay una buena recepción del público sobre las actividades que realiza la Escuela de Espectadores y más aún ahora con la creación de la Audioteca, ¿A qué crees que responde esto?
-Creo que hay dos fenómenos. Primero hay uno de difusión completo que tiene que ver con el hecho de que nos unamos con Radio Cooperativa, y luego que estemos con residencia en el Centro Cultural Gabriela Mistral, también genera un fenómeno importante. Sin embargo, también hay otro fenómeno paralelo, que tiene que ver con los cuatro años que llevamos de existencia. Tenemos cuatro años de trabajo de base como les digo yo, se ha logrado en ciertos grupos inculcar un hábito y ese hábito será preguntarse y abordar las artes escénicas de otra manera. Con la Audioteca hemos ampliado nuestro alcance, pero siempre entendiendo que la Escuela de Espectadores lo que pretende es el diálogo y ese diálogo tú no lo consigues a través del trabajo presencial. Nosotros nos declaramos como un programa independiente de esa formación de audiencias y nuestra influencia por lo tanto es acotada a eso. Nosotros no somos CORFO. No somos un programa de gobierno que viene a resolver un problema de discusión pública, sino que nosotros hacemos un trabajo de base, se podría decir, focalizado en un impacto acotado y en esa forma nos metimos y en esa forma trabajamos.
¿Qué han dicho los directores de teatro respecto a esta iniciativa?
-Hemos encontrado una muy buena respuesta. De hecho hay muchas solicitudes por participar en la Escuela de Espectadores, tanto de los actores como de los directores. Es un tema que esta permanentemente dándose.