Rosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”

La directora del montaje “M.A. Héroe de Peñablanca” decidió contar la historia del joven huérfano y marginal Miguel Ángel Poblete, más cRosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”onocido como “El Vidente de Peñablanca”.
Revoltoso, desordenado y bueno para las juntas. Así se le conocía en la comuna de Cabildo, provincia de Petorca, al joven Miguel Ángel Poblete, más recordado como “El Vidente de Peñablanca” de los años 80. Su abandono cuando era niño lo hizo transitar por muchos hogares para menores, lo que lo llevó a consumir, en ocasiones, neoprén.

En sus caminatas junto a unos amigos, Miguel Ángel fue un día al cerro El Membrillar.  Pero no sería un paseo común, ya que en su descenso señaló  haber visto a la virgen. Desde ese avistamiento el joven pasaría de la gloria a la desgracia en 5 años (82-87),  y luego lo acompañaría una historia de decadencia, alcoholismo y cambio de sexo hasta su muerte, en 2008.

Parte de esta historia la relatará, en cuatro segmentos, la compañía Teatro La Santa. Para adentrarnos más en esta particular historia, Santi.cl conversó con su directora, la joven actriz Rosa María Landabur.
- Rosa, ¿cuéntanos de qué se trata “M.A. Héroe de Peñablanca”?-“M.A Héroe de Peñablanca”, rescata el caso del vidente Miguel Ángel Poblete,  joven que vio a la virgen en los años 80`. Rosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”Las apariciones duraron cinco años y es un caso emblemático de Chile, de la religiosidad popular y que, a través de nuestros padres y la televisión, todo el mundo conoció. La gente sobre los 35 años sabe del caso y es parte de su historia. La obra rescata la vida de Miguel Ángel, pero no es una obra documental, no cuenta las cosas tal como fueron. Nosotros hacemos una ficción aparte de la historia, en que se rescatan los años anteriores del aprovechamiento mediático o al peak de Miguel Ángel.  Es ponerse a pensar de alguna manera ¿Por qué llega ahí? ¿Qué hace que un joven, que vive en un orfanato, acabe en la punta del cerro viendo la virgen junto a 100 mil seguidores? Es una reflexión de cómo un niño llega eso y cómo un país completo se mueve alrededor de esa historia.
-En este trabajo investigativo, ¿qué cosas te llamaron la atención?
-Hay muchas versiones y aristas del caso, y hubo cosas que nunca se comprobaron. Nunca se comprobó que fuera un montaje, como tampoco que fuera real. Es súper ambiguo el caso. Sin embargo, lo que a nosotros más nos interesa no es irnos por el lado de que si es un montaje de la dictadura o no, es pensar por qué pasa esto en Chile. Cuáles son las condiciones que se dan para que esto suceda. El caso presenta un millón de aristas: puede ser visto por el lado religioso o político. En el proceso de investigación teníamos una gama de posibilidades y hubo que elegir en qué lugar nos enfocaríamos, sino terminaríamos haciendo cinco obras. La investigación duró un año (2009) así que viajamos a la quinta región, entrevistamos a muchas personas. Gente que vivía a los pies del cerro, gente que sigue yendo, y ese material se lo dimos a la dramaturga Alejandra Moffat. Es un acto de confianza pleno el que realizamos con ella, ya que ella escribió el tema que yo investigué. Ahora, Alejandra también me puede pasar el material y decir “ya, móntalo como quieras”. Hemos trabajado con esas miradas de libertad.
-Con la arista de trabajo ya definida, dices que la pieza no es una obra documental. Sin embargo, los cuatro segmentos en que está dividido el montaje, “Niño huérfano que busca a su madre postiza”, “Un adolescente que se encuentra con la Virgen”, “Un hombre con sed de venganza”, y “Una mujer que dice ser descendiente de Zares rusos”, dan luces de serlo ¿Es así?
Rosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”-Pensamos, ¿Por qué éste niño vio a la virgen? Ese fue el punto de partida. Luego ¿Cuáles son las causas para que él, como persona, termine viendo a  la virgen? Y ¿Cuáles son las razones para que en este país lo sigan miles y miles de personas? Porque yo puedo decir, “la virgen salió en mi casa” y claro, no me pesca nadie. Empezamos a trabajar con la temática de la ausencia materna. Miguel fue un niño que vivió en muchos orfanatos, se portaba mal, lo expulsaban. Tuvo una mamá que lo adoptó un par de años y luego lo abandonó, entonces es una historia de constante abandono. De alguna manera fue un niño que se crió en la calle, donde son otras las reglas y códigos, las cuales nosotros apenas manejamos. La historia que nosotros contamos en la obra es que Miguel Ángel busca a su mamá.¿Y dónde la busca? Lo hace en su profesora, en los amigos, en la calle. Siempre la está buscando y termina obsesionándose por encontrarla y ¿dónde la halla finalmente? en la Virgen María. Él genera una figura materna, genera una aparición para suplir esa carencia materna que corresponde perfectamente  al momento que vive Chile, en los años de dictadura, donde existe sólo un “padre”, que vendría a ser el presidente de ese entonces. Es una mirada bien sociológica la que aplicamos porque pensamos hay un padre castigador, que es el padre de Chile en ese momento, entonces se necesita, una madre. Una madre cariñosa, que llegue con un mensaje positivo y que nos venga a salvar por lo que estaba sucediendo, ya que las visiones de Miguel Ángel son entre 1982 y 1987, los años mas fuertes de la dictadura. Estaba la cagada en Chile y aparece un niño que dice ver a la virgen, obviamente todo el mundo se fue para allá a verla.Rosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”
Dentro de esta tesis que armamos, porque al final uno nunca sabrá lo que pasó, a la obra le dimos un orden para tener un enfoque de lo que queríamos hablar, ya que para nosotros Miguel se termina transformando en mujer porque al final desaparece esta madre que él trató de encontrar en la virgen y termina personificando a esa mujer que busca, y su transformación no tiene que ver por algo sexual que le gusten los hombres, sino que está más ligado a la figura de lo femenino por la ausencia de la madre”.
Durante un año y sola, la directora del montaje viajó a la localidad de Peñablanca. En ese lugar se dio cuenta con pavor que la mayoría de los habitantes de la pequeña localidad aún creen en lo que sucedió en los años ochenta. “Había gente que me decía ’no, si la virgen se me aparece aquí, en el patio de la casa’. Eso decían y bueno, esta historia me interesa porque siento que es una síntesis de la identidad chilena. Se junta la religiosidad popular, con la dictadura, con la necesidad de creer en algo y sobre todo, sobresale la imagen del guacho, que es un clásico en la historia de la identidad chilena. Es como el niño sin padre, busca a una madre y le encuentra en la virgen” enfatiza Landabur.
-En un sentido sociológico, en el montaje tratas de explicar por qué los chilenos tiene comportamientos particulares frente a ciertos fenómenos, en este caso, venerar  algo no reconocido en su totalidad por la iglesia de esos años ¿Qué reflexiones te originó eso?
Rosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”-Yo creo que Miguel Ángel es un mesías chileno, no es Jesús, ¿entiendes? (risas). Es bien a la chilena el asunto, precario, porque Miguel aparece justo en medio de la dictadura. Es un Jesús en medio de un Imperio Romano, en este caso sería la dictadura militar y cuando hay una crisis, aparece el mesías. Y eso es la necesidad de creer en algo. De que las cosas van a estar bien, de que hay alguien que te cuida, que te protege. Además que Chile y Latinoamérica son espacios súper marianos, entonces la virgen, ¡es la virgen! Es más importante que el sol, que el sur, que el norte, que todo, porque es la mamá. Es muy bonito ver cómo las personas van adhiriendo, van queriendo, y yo creo que eso es pura carencia de creer en algo. Es como decir “no tengo pega, me va mal en mi familia, me van a despedir, estamos en dictadura, pero está la virgen”. ¿Entiendes?
-En el período de los años 80, tiempo en que transcurre esta delirante historia, se especuló mucho que los sucesos “milagrosos” o “paranormales” eran montajes creados por el gobierno para desviar la atención frente a ciertos temas. ¿Esta obra recrea esas interrogantes?M.A. Héroe de Peñablanca”
-No directamente. De alguna manera tomamos la historia de Miguel Ángel y hacemos una reflexión. El aprovechamiento de esta situación, para llegar a cierto objetivo, está puesto en el personaje de las mellizas. Estás dicen “él (M.H) puede ser el salvador del país. Él se la cree”. Entonces comienzan a manipular toda la situación para que al final él llegue a transformarse en un asesino y esté en la punta de un cerro hablando ante miles de personas y que éstas digan que harán poleras, llaveros, tazones, con su cara. Ellas ven ahí la posibilidad de salir de donde están, utilizándolo, tal como lo hizo el gobierno militar con Miguel Ángel.
Ahora, no puedo decir si es verdad o es mentira lo que sucedió en ese lugar. No jugamos a ver si es verdad o no. Personalmente creo que él sí creía lo que estaba pasando.  Es por eso que pensé en la persona ¿Qué pasa con él? ¿Por qué termina así? Y ¿Cómo una persona resiste tanto? En resumen, son cinco años de apariciones, miles de seguidores, de sangrar, de ver a la virgen. Que le hagan entrevistas, que aparezcan los milicos y después la virgen no se le aparece más y es terrible, ya que Miguel Ángel se va de Chile, transmite su mensaje, vuelve, se transforma en mujer y termina con un séquito de fieles en una parcela. Fue como una estrella de rock en decadencia. Es un ícono para mí. Y me nace la interrogante de cómo el cuerpo aguanta tanto, o cuál es la necesidad tan grande de pertenecer, de buscar reconocimiento, de ser un héroe, de ser una estrella de rock, a la chilena, claro.

-En tu investigación ¿cómo manejaste los milagros que ocurrieron durante esos 5 años?
-En ese punto puedo casi filosofar y decir ¿Qué es la verdad al final? Él decía que vio a la virgen y sucedió, y para otras cien mil personas eso estaba pasando también. La gente se mejoraba por fe, por autoconvencimiento, por histeria colectiva o lo que sea. Y si para ellos sucedió, es porque sucedió. A uno le pasan las cosas personalmente. Uno sabe y para mí es algo que sí pasó en este país, independiente de que exista un ser más poderoso que uno, que se llame “la virgen” y que venga a aparecerse y te dé un mensaje. Es como que a todas esas personas sí les pasó, sí es parte de su vida. Si vas para allá, es su historia y te cuentan “sí, yo fui, vi a la virgen”. Y están tan convencidos que dices “si poh”, si para ellos pasa, pasa, ¿Por qué no? Es muy bonito ver cómo la gente se conecta con ese lugar, de estar en su propia historia, de ser los protagonistas.

“M.A. Héroe de Peñablanca”

Rosa Landabur: “Miguel Ángel es un mesías chileno”Temporada del 26 de septiembre al 16 de octubre.

Escuela de Teatro IP Arcos. Victoria Subercaseaux 99. Barrio Lastarria. Metro UC.
Viernes, sábado y domingo 20:30 Hrs.
$4.000 general $2.000 Estudiantes y tercera edad.
Reservas al 89711140.
Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.
Facebook: Teatro La Santa.

Ficha Técnica.

Dirección: Rosa María Landabur.
Dramaturgia: Alejandra Moffat.
Elenco: Camilo Fernández/ Marisol Vega/ María Eugenia Valenzuela/
Patricio Ordenes/ Constanza Thumler.
Diseño Integral: Daniela Vargas.
Producción: Javiera Fernández.