Norma Aleandro: “Soy una apasionada que disfruta de todo lo que hace”

La más grande actriz argentina llega a Chile con un unipersonal que estará en cartelera en el Nescafé de las Artes.

Norma LeandroQuién no ha vibrado con Norma Aleando, la gran dama del teatro y el cine argentino. Desde la película La Historia Oficial, que narraba los horrores de la dictadura, hasta la obra de teatro Agosto, centrada en una familia herida.  De 3 al 6 de noviembre podremos verla en vivo y en directo, en el Teatro Nescafé de las Artes, con el espectáculo Sobre el amor y otros cuentos sobre el amor, donde, a sus 75 años, se convierte en una moderna Sherezade.

La pieza, donde está acompañada de un guitarrista, surgió a mediados de los 70 inspirad en los cuentos de Las Mil y una Noches y su abuela.Quería hacer un espectáculo donde el amor fuera el tema principal. Es un espectáculo donde tanto el público como yo podemos reírnos de los diferentes amores, de esos que nos hicieron reír y aquellos donde hemos sufrido”, dice la actriz, que recurre a textos de distintos autores iberoamericanos y también textos propios.

Para ella, hablar de amor en estos tiempos es terapéutico, aunque precisa que “el espectáculo no pretendo enseñar nada sobre el amor, sino reflexionar y reírnos de nuestras pasiones, de las situaciones del amor que vivimos cotidianamente”.

-¿Qué la motiva a salir a escena hoy en día?

-La motivación es siempre el amor que siento por esta profesión, lo mucho que disfruto arriba del escenario. Y en este caso particular, tiene el agregado de tener la posibilidad de ir encontrándome con nuevos públicos, conociendo nuevos teatros, recorriendo diferentes países y culturas.

-Tiene una trayectoria admirable, de cine, teatro y tv, dentro y fuera de la Argentina. Su nombre es una especie de mito para los que amamos el oficio, ¿ha sentido alguna vez la carga de tanto premio y distinción?

-Los premios son resultado de muchos años de esfuerzo y dedicación; y los tomo como tales. Es el reconocimiento a una trayectoria, un halago hacia mi trabajo.

-¿Nunca se ha cansado de la profesión? ¿Por qué?

-Me quedé en el teatro porque es el oficio más divertido y viejo del mundo, el de los contadores de cuentos primitivos que usaban este recurso para poder reírse, aliviar la vida, aprender cosas nuevas, para aceptar lo diferente, y sin duda hoy el teatro sirve para lo mismo.

-No sólo actúa, sino que también pinta y escribe. ¿De dónde saca tanta energía?

-Todo tiene el mismo motor: el amor. Soy una apasionada que disfruta de todo lo que hace; actuar, dirigir, escribir; me divierte, me da placer.  No dejaría de hacer ninguna de estas cosas porque son mi vida.

-Esposa de psicólogo y psicoanalizada. ¿Piensa que esa experiencia le sirve al oficio?

-Más que su profesión, lo que me ayuda es su compañía, su amor. Él es un excelente profesional, una persona inteligente y un gran compañero; su opinión es siempre de gran ayuda.

-Leí que fue una niña rebelde, que dejó el colegio a los 13 años y se rebeló contra el maltrato de sus profesores de teatro. ¿Cuál es su rebeldía ahora?

-De niña tenía contra qué rebelarme; el mundo me resultaba incomprensible y en la escuela la pasaba mal.

Hoy no siento que exista algo que me despierte ese sentimiento. Simplemente vivo de acuerdo a lo que considero que es lo más saludable, lo que me da más placer, rodeada de mis afectos y trabajando de lo que me gusta.

-En Chile, público y periodistas especializados admiramos la capacidad del actor argentino para hacer realismo. ¿Cuál puede ser la explicación?

-Argentina tiene una larga trayectoria en lo que refiere a la capacitación y formación de actores, directores y dramaturgos. Desde comienzos del siglo XX la actividad teatral se fue desarrollando a gran escala, y dio impulso a una actividad escénica de gran calidad.

La historia del teatro en Argentina es muy intensa y los actores son producto de ella; considero que allí reside su capacidad.

 

Coordenadas

Nescafé de las Artes

Jueves 3 y viernes 4 a las 20:30 horas.

Sábado 5 a las 21:00 horas.

Domingo 6 a las 19:30 horas.

Entradas Desde $10.000 a $40.000