Daniele Finzi Pasca: “El teatro puede recolectar historias que sanen”

El afamado clown y director suizo está presentando la obra “Ícaro” en Santiago a Mil, monólogo que tiene la particularidad de estar concebido para un solo espectador, dejando al resto del público como simples voyeurs. La historia, que cuenta la vida de distintos payasos tristes que recuerdan la incansable lucha contra el destino, estará hasta el 15 de enero en el Teatro de la Universidad Católica.

Eran los años 80´ y un joven estudiante de la ciudad de Lugano, Suiza, es tomado preso por oponerse a realizar el servicio militar obligatorio. Entre rejas, Daniele Finzi Pasca, creador del denominado “Teatro de la Caricia” escribió “Ícaro”, pieza que se ha transformado en uno de sus más famosos

monólogos.

La pieza, que se enmarca en la categoría de “selección internacional” del Festival de Teatro Santiago a Mil, consiste en que el autor toma a un asistente, lo sube al escenario y crea un estado de ánimo gracioso y ligero que “acaricia” al público durante una hora y media. De esta manera, la complicidad de la audiencia es vital para este drama visto a través de los ojos de un payaso, donde la proporción de las cosas cambia y la violencia de vida deviene en algo lírico. La obra también forma parte de una trilogía dedicada a la fuga, junto a “Dialoghi col sonno” y “Arianna”.

“Ícaro es un espectáculo tan sencillo: cuatro luces, dos camas y el mismo grupo de personas que hacen las creaciones para el Cirque du Soleil. La obra de teatro cambia todas las noches. En cada una de ellas, uno encuentra un público diferente con el que se podrá danzar, jugar y recontar una misma historia. Verán el encuentro entre un espectador privilegiado y un actor. Hay una partitura, un texto, una dramaturgia. Hay un publico que podrá pensar que este espectador es como un director de orquesta que cada noche elige si hará algo más dramático o feliz”, afirma Pasca.

“Icaro” toma forma en 1983, cuando Finzi Pasca trabajó con enfermos terminales en la India. Allí estuvo con personas a las que sólo se les podía dar un beso o una caricia, debido a las malas condiciones de pobreza y de salud que afectaba a los hindúes. Para profundizar un poco más en la experiencia, que lo llevaría a montar esta obra más de 700 veces en todo el mundo, Daniele tenía que pasar una noche con un enfermo en su habitación, sin que el paciente descubriera que estaba con un actor. La idea era acompañarlo y hablar con él durante sus últimas horas de vida. Por eso, este monólogo es en realidad un diálogo entre dos protagonistas que comparten sus experiencias sobre la vida y la muerte. Ejercicio que pasó de hacerse en hospitales y domicilios a salas de teatro.

“Esto nació para ser contado en casa, en privado, para dos. El festival nos pidió la posibilidad de hacerlo y abrirlo para cinco funciones y no sé qué paso. A veces en el teatro creas proyectos en los que estás soñando. Fue una obra pensada para gente enferma. En un poco, lo somos todos”, sostiene.

Destacado por trabajar el clown, Pasca, director de la ceremonia de clausura de las Olimpíadas de Invierno de Turín, Italia, en 2006, explica a Santi.cl lo que ha significado para su carrera ejercer esta técnica: “En la tradición del teatro los actores del clown tenemos, tal como los acróbatas, una costumbre muy particular: nosotros repetimos el mismo espectáculo durante años. Hay actores que después de una temporada necesitan hacer algo de nuevo, necesitan encontrar una nueva obra. En el teatro de Clownería tú repites, repites, y sigues repitiendo tal como lo hacen los acróbatas para seguir perfeccionando cada día un espectáculo”, agrega. “Nosotros nos llamamos clown en este sentido: Es la recuperación o continuar la tradición donde el actor es empático, danza cada noche con el público. Si tú ves, hay espectáculos que no se pueden ensayar, sino que tú lo marcas hasta que decides llevarte cuatro amigos a un ensayo, para ver cómo un actor puede prenderse”.

El lenguaje que ha trabajado el reconocido artista sueco se concreta en el denominado “Teatro de la Caricia”, técnica interpretativa caracterizada por la humanidad, el espíritu, la magia y el viaje profundo que invaden los espectáculos de su compañía, denominada Sunil. Este nombre perteneció a un joven hindú que Daniele vio morir mientras trabajaba en la India.

El autor: Daniel Finzi Pasca es director, autor, coreógrafo y clown. Nació en el seno de una familia de fotógrafos, quienes lo criaron entre cámaras oscuras y laboratorios. Su acercamiento al mundo del circo fue como gimnasta. A mediados de los 80 fundó el Teatro Sunil junto a María Bonzanigo y su hermano Marco, compañía donde escribió 25 espectáculos. El año 2000, Daniele Regresó al circo gracias a una invitación del Cirque Éloize, para quienes escribió y dirigió “Nomade- La Nuit, le ciel est plus grand” en 2002; “Rain- Comme une pluie Dans tes deux” en 2003 y “Nebbia” en 2007. Ésta última en coproducción con Teatro Sunil. Cinco años después, creó una pieza llamada “Corteo” para el afamado Circo du Soleil”.

Fotos: Pablo Moreira


FINZI_4

 

FICHA ARTÍSTICA

  • Obra: Ícaro.
  • Autor: Daniele Finzi Pasca
  • Música: María Bonzanigo.
  • Iluminación: Marco Finzi Pasca.
  • Dirección Técnica: Marc “Toffu” Laliberté.
  • Representación Internacional: Julie Hamelin
  • Producción: Compagnia Finzi Pasca.
  • Apoyos: Con el apoyo de Commissione Culturale del Canton Ticino, il Comune di Lugano, la Fondazione P. Lucchini, I.T.S Fribourg, Fondo Cultural Suizo en Chile FOCUS y la Embajada de Suiza en Chile.

 

COORDENADAS

  • “Ícaro”
  • Temporada hasta el 15 de enero.
  • Teatro Universidad Católica. Sala 1. Jorge Washington 26
  • Miércoles a sábado 21:30. Domingo 20:30 hrs.
  • Platea preferencial $ 14.000
  • Platea general $12.000
  • Platea lateral $10.000
  • Boletería: 02-205 5652