Claudio Santana: “El teatro es algo más que solamente representar”

El actor y académico presenta “Holiday. Qué bueno que estés acá”, performance que invita al espectador a participar de una historia sin un texto dramatúrgico, contada desde la acción y el canto. La propuesta se presentará desde el 26 de enero, en el teatro de la Universidad de las Américas. 

Son las 11 de la mañana en el GAM. Sonriente llega un hombre joven, musculoso y con muchas ganas de compartir sus experiencias teatrales. Es que Claudio Santana, quien fuera actor y miembro por dos años del prestigioso centro italiano Laboratorio Permanente di Ricerca sull'Arte dell'Attore, de Domenico Castaldo en Turin, Italia, que trabajó con el Workcenter de Jerzy Grotowski y Thomas Richards, y en el Grotowski Institute

de Polonia, está feliz de poder estrenar hoy, 26 de enero, su último trabajo: “Holiday. Que bueno que estés acá”. 

La pieza, que plantea una apertura de la conciencia sobre las maneras abstractas con que el teatro influye a las personas, trabajado desde un teatro experimental físico y que dura sólo 45 minutos. Sin embargo, para llevarla a escena el actor trabajó cinco horas diarias, de lunes a sábado y durante tres semanas con los artistas invitados a la performance: cantantes, actores y músicos. 

Su trabajo de años con el director del Teatro de Dramaturgia Corporal, Amílcar Borges, permitió que Santana tuviera una visión concreta sobre la relación del cuerpo del actor con la escena. “Me formé como actor hace 10 años. Trabajé desde entonces con Amílcar Borges. Después de todo el proceso de formación sobre qué es el teatro físico, Borges instaló otra forma de ver o concebir lo que es teatro físico. Él proponía que un cuerpo tuviese relación con la acción dramática, y lo que hacíamos era implementar la acrobacia. Hubo mucho entrenamiento y, de hecho, los que formamos la compañía somos profesores de movimiento o de actuación. Creo que Amílcar inicia un trabajo que podría llamarse teatro físico actual. Lo que buscaba con el cuerpo es sugerir, más que describir”, afirma Santana. 

Y continúa: “Yo creo que nació en mí una semilla de que el teatro es algo más que solamente representar. Es algo más que un espectáculo; es una dimensión de cómo concebir el trabajo del actor. Para llegar a esto realizamos retiros fuera de Santiago con actores de la Casa Teatro Santiago, lugar que usábamos como centro de investigación. En este contexto, todo el día trabajamos sobre lo que es la actuación, pero no la actuación representativa para hacer papeles. Ése fue el primer acercamiento que tuve para decir que nuestra propuesta iría más allá de hacer teatro y hacer papeles sobre uno mismo. Para lograr lo que buscábamos ayudaron mucho los retiros. Había una apertura de la percepción, de otra dimensión de la conciencia sobre lo que uno hace”. 

Luego de retirarse de la compañía, Claudio optó por dirigir. En esta nueva faceta conoció al actor y uno de los directores del Teatro del Puente, Freddy Araya, con quien trabajó algunos proyectos. Este periplo dio paso para acercarse en profundidad hacia el movimiento teatral que busca impactar a los espectadores, el denominado In Yer Face: “Araya estaba trabajando con el Centro Cultural Chileno-Británico y me preguntó por qué no hacía un proyecto sobre dramaturgia británica contemporánea. Lo hice y me puse a investigar, y en eso encontré lo que era el movimiento In yer Face. Hay un libro publicado: ‘In-Yer-Face British Drama Today’. Es un libro que incluye a la Sarah Kane, Anthony Nielsen, el escritor de ‘Penetrador’. Luego me interesó un texto e invité a mi amigo Joaquín Cala a participar. Fue mi primer paso en la dirección. Era un texto de dos personajes, parecía testimonio, y ahí trabajé con Paula Santa Ana y Jenny Cavallo en un incipiente centro cultural llamado Lastarria 90, tenía goteras y no era tan grande como ahora”. 

Tras este primer paso, Santana realizó una pieza basada en la película “1984”, de Orwell. El ajuste del texto fue realizado por él y tuvo mucho trabajo físico. “Trabajamos detrás del público, corríamos por toda la sala en Matucana 100. Todo sin querer hacer teatro físico, sin proponernos hacer una estética definida. Vamos en un proceso, no sabemos dónde vamos a llegar, pero sabemos que podemos llegar a hacer algo. Somos actores”, dice. 

En 2005 trabajó con Luis Barrales en “Silencio de Dios”. Por ese tiempo formaría la compañía “La Peste”, con Rodrigo Soto, Paula Santa Ana y Freddy Araya. Para continuar con “Normal”, protagonizada por Héctor Noguera. “Le propuse el texto, que era de teatro In yer Face, y nos ganamos un FONDART. Invitamos al actual Ministro de Cultura Luciano Cruz-Coke, y yo dirigía. Ese fue el trabajo más teatral que he hecho: tenía escenografía, luces, diseño integral, música envasada. Creo que el texto era bueno”, comenta Claudio.

 

-¿Te sentiste cómodo en esa fase? 

-La verdad que no (risas). Fue un proceso muy difícil. Me gusta tener el control de todo, pero ése era un proyecto más grande, porque hay que relacionarse con más gente. Tuvimos una buena recepción del público. Hubo crítica buena y mala. Me gusta conversar con los críticos para aprender y saber los puntos de vista que tienen. 

Luego de estos recorridos, Claudio conoció a Souphiène Amiar, miembro del Workcenter of Jerzy Grotowski and Thomas Richards y quien le mostraría un camino distinto. Éste propuso el Diplomado “Entrenamiento Grotowskiano para el actor” en la Universidad Finis Terrae en 2006. “Ese término no existe, pero se vendió bien. Trabaje con él una técnica my ruda, era todo sí o no. Te saca a la luz lo que tú dices ser o no. Ver si puedes hacer lo que dices o crees que puede hacer. Era súper despiadado. Te confronta. Para mí eso fue duro”, afirma. 

-¿Cuánto duró se proceso? 

-Cuatro meses. 

-¿Y lograste decir “esto es lo que soy”? 

- En esa materia estoy. Me gustó que fuera auténtico. Es un mundo distinto. El circuito en Chile es pequeño. Es fácil decir lo bueno que soy. Hay personas que dicen dónde van a llegar con una propuesta, pero no llegan a hacerlo nunca en realidad. Nos guiamos por la masa, perdemos el sentido común de las cosas. Sobre todo en aspectos tan ambiguos como el teatro. Es una suma de tantas cosas, es un híbrido. ¿Y cuál es la esencia del teatro? La danza es más específica, la literatura. Podría decir que la arquitectura es el arte más específico, concreto y objetivo que hay: no se cae el edificio y es bello. El teatro puede tener fallas, pero sólo las puede apreciar quien las hace. Me gustó esa postura de pensar las cosas, esa visión. No creo que haya aprendido algo como decir “oh, ahora hago entrenamiento Grotowskiano”. Sería una demostración de ignorancia sobre lo que hago, sería una patudez, pero sí creo que aprendí a tener ética en el trabajo. 

En todo caso, Santana precisa que “mi experiencia con el Laboratorio Permanente fue la que realmente me hizo adquirir una ética y algunas herramientas para el trabajo. En eso mi tutor más importante es Domenico Castaldo, y fue ahí donde descubrí el silencio, la atención a uno mismo y al todo. Donde el arte del actor es un camino de conocimiento del ser humano” 

-¿Cómo ves la academia de teatro local, en base a tu experiencia en Europa? 

-La gran diferencia es la transmisión. Yo hice un montón de talleres cuando regresé a Chile y de verdad no le puedo enseñar nada a nadie. Cada uno posee los conocimientos y las herramientas, lo que quizás se pueda es transmitir la sensación de atención. Hay una radical diferencia de trabajar desde el intelecto y desde el instinto. Despertar este sentido común. No sé por qué, pero siento que lo que estamos haciendo, Proyecto-Persona Project, tiene futuro. Seguimos trabajando hasta llegar a algo. Voy a plantearme de una manera que me dé resultados: yo sé lo que quiero. Haré la obra, quiero que se llene, pero con otra manera de trabajar. 

-¿Cómo se configura ese trabajo? 

-Con herramientas específicas: del cuerpo, del canto, palabra-canto, el ritmo, son sensibilidades instintivas. Es una apertura a la conciencia. Cómo tu trabajo incide en el otro, en tu partner o en el público. Es decir, el feedback es inmediato. Tú sabes que lo que estoy haciendo influye en ti. Es como si el teatro perdiera esa cosa media abstracta de transformación. Es abstracto decir que queremos transformar la sociedad con teatro, que el teatro pueda enseñar y cambiar conciencias, eso es algo súper abstracto. Como lo veo yo, es poco aterrizado, sólo un discurso. Acá, en nuestra propuesta, yo puedo ver que hay un feedback inmediato, puedo decir que somos más livianos, estamos juntos en un momento presente, diría que tienes que vivirlo para comprender, es experiencia. En la academia, tú eres actor porque vas completando créditos, está bien. La academia en Chile es buena, a diferencia con las que hay en Europa, ya que en ellas te forman con asignaturas y se olvidan de la práctica. En cambió en Chile, la práctica está siempre. 

-¿Qué es lo que buscan con “Holiday. Qué bueno que estés acá”? 

-Que haya una convivencia con el público. Que el espectador participe de un evento. 

-¿Qué es lo que veremos entonces? 

-Para “Holiday. Qué bueno que estés acá” hice una selección y llegaron actores, bailarines, profesionales y músicos, para armar una performance en 70 horas de trabajo. Partimos a inicio de esta semana y lo vamos a mostrar la última semana de enero. Se trabajara 5 horas diarias, de lunes a sábado. En la tercera semana, el jueves 26 de enero, se realizará una muestra en la Universidad de las Américas. El principal elemento que hay aquí es lo que cada uno puede hacer uno consigo mismo desde el ritmo, el canto y el cuerpo. Esperamos una alta calidad, aunque dure 15 a 20 minutos. Lo llamo performance porque es un proceso vivo, no es tan cerrado como una obra. 

-¿Ahora serás despiadado, tal como Souphiène Amiar? 

-Sí. Les he dicho a los actores que lo seré. Es sí o no. No hay tiempo que perder, la acción lo muestra todo. 

-¿Qué otro proyecto tienes en mente? 

- “Proyecto Vigilia”, una puesta en escena relacional. Es sobre un texto de Jean Luc Lagarce: “Estaba en casa y esperaba que llegara la lluvia”. Tiene una característica: es muy poético, no hay mucho diálogo. Podría decir que son flujos de pensamientos en los cuales puedo armar y desarmar. El elenco está conformado por actrices. Todas tienen algún dominio del canto y también buscaba un elenco que tuviera una cierta calidad humana, que yo pudiera encontrar una cercanía con los actores, una permeabilidad. Hay personas que parecieran que no tuvieran esa permeabilidad, como si estuvieran siempre interpretando un papel. En ese elenco está Alejandra Dümmer, Gabriela Aguilera, María José Bello y Valentina Santana, y lo proyectamos para presentarlo en lugares no teatrales de Santiago: Museo de Salvador Allende, Casa del Teatro de Chile del Barrio Franklin, el Museo Benjamín Vicuña Mackenna y la Casa Chilota en el Barrio Yungay.

 

COORDENADAS

  • “Holiday. Que bueno que estés acá” 
  • Facultad de Artes Universidad de las Américas. Antonio Varas #880 (ex 840) 
  • Sala K201 Edificio K. 
  • 26-27-28 de enero: 21:00 hrs. 29 de enero: 19:30 hrs 
  • Entrada liberada (traer algo para compartir) 
  • Cupos limitados (30 pers) 
  • Reservas: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  
  • 093575845.