Daniela Aguayo: “La clase media es un lugar que uno no se atreve a tocar”

-La directora de la afamada pieza “Niñas araña”, regresa a los escenarios con su último trabajo, “Tragedia Pop”, obra que relata el delirante viaje de seis desconocidos a bordo de un crucero de solteros buscando el amor eterno.

-El desventurado periplo de los corazones rotos, se presentará hasta el 25 de marzo en la sala principal de Lastarria 90.

Daniela aguayo (31) es directa, mira a los ojos y no anda con rodeos a la hora de conversar cualquier tema. Y es que la directora de la aplaudida “Niñas Araña” (2008), pieza que relata el pobre vivir de tres adolescentes que trepaban edificios del barrio alto para robar, no deja nada al azar en su discurso crítico-social. Claro ejemplo es su último trabajo,

 “Tragedia Pop”, montaje que pareciera alejarse de sus anteriores propuestas, pero que logra dar con un hilo conductor crítico y real sobre un sentimiento del cual todos hablan y sufren, como es el amor.

El montaje de la compañía “La Encalillada”, compuesta por Karla Aguilar, Claudia Bell, Lorena Camus, Patricio Ovalle, Sebastián Ibacache y Yazmín Lolas, se basa en el arribo de seis desconocidos a los denominados “Cruceros de solteros”, donde personas de todo el mundo se congregan para encontrar pareja o gozar de un viaje sin restricciones sentimentales alrededor del planeta. Es en este espacio donde Aguayo plantea su mirada sobre la marginalidad en las emociones: cómo se comporta el ser humano al no recibir afecto o cariño, desechando todo tipo de relaciones de manera muy rápida y terminando en tragedia.

 

-Daniela, cuéntanos ¿Qué es “Tragedia Pop”?

- Esta obra la escribí yo, pero es un trabajo en conjunto con la compañía “La Encalillada”. Estábamos buscando un tema, apareció el amor y notamos que hay un tema generacional, ya que algunos bordeamos los 30 y queríamos hablar no ya desde la marginalidad en lo económico, sino de una marginalidad que tenía que ver más con las emociones, de nosotros por dentro. Por eso hicimos hartos cuestionamientos, además del amor, sobre la clase media y el hablar sobre la realidad que tenemos cerca: donde nos conmovemos, pero finalmente está fuera de nuestro círculo. Es algo que podemos observar, pero de que no somos partícipes. Y salió “Tragedia Pop”, que son puras tragedias personales. Fue un trabajo largo de investigación, tiene que ver con una segunda línea de la compañía, porque estamos con un proyecto para el segundo semestre: Es un Fondart que nos ganamos, que sí tiene nivel testimonial.

-Acá tenemos cinco dramas potentes por amor. Uno de estos al límite, con un intento de suicidio. ¿Cómo hiciste confluir las historias, desde la dirección, para darle un sentido claro?

- La obra está escrita en fragmentos y, después del trabajo de mesa que realizamos, la escribí y junté todas esas variantes del amor, que tienen que ver con el amor que nosotros vemos en las películas de Hollywood, con esas historias que pareciera que uno nunca va a vivir, porque no son reales. En ese sentido, me dije ¿cómo esta tragedia se va transformando en algo que finalmente no tiene solución? Y pensamos que la tragedia pública es lo más terrible que puede suceder ahora, donde la intimidad ya no existe. Estamos en una clase y alguien puede subir algo a Youtube. O el mismo teatro ya deja de ser tan efímero como era antes, viste que ahora hay un montón de registros. Entonces, esa cultura mediática e inmediata la reflejamos con una situación límite, que es el final de la obra. 

-¿Qué te impulso a hablar ahora sobre el amor en un barco?

- Tiene que ver con una cosa posmoderna con el referente del “Crucero del amor”. Hace diez años no existían y ahora tú te vas a Madrid, se junta gente de todo el mundo y viaja sola. Ahora, ninguno de nosotros (compañía) ha tenido esa experiencia, por lo que hicimos el ejercicio de imaginarnos qué pasará en esos cruceros. Finalmente, va un montón de gente sola que se va a encontrar con otros solos, para mí es una situación bien delirante en realidad. No entrevistamos a nadie que haya ido, sólo imaginamos experiencias.

-Es algo delirante el periplo, porque si todos los que viajan son solteros, ya van con cargas emocionales que recaerán sobre la persona que conozcan.

-Exacto.

-La escenografía es simple, pero con un simbolismo potente ¿Por qué recrear el “Crucero del amor” en un barco de papel, de esos que uno armaba en la escuela con hoja de cuaderno?

- Tiene que ver con que el amor no es tangible, es frágil. Si ese barquito de papel se va al mar, en poquito rato se hunde, no quedaría nada. Esa fantasía es la que ofrece este crucero que durará cuánto ¿Cuatro días? Tiene que ver cómo existe, en la actualidad, ese tipo de cruceros. Se refiere a nuestra generación, somos una generación donde encontrar el amor es cada vez más difícil. Donde el modelo de padre que nosotros tenemos es un padre que, en su mayoría, tiene dos o tres matrimonios. La estructura clásica de familia no tiene nada que ver con nosotros.

-Claro, los modelos han ido cambiando: Papás solteros con hijos. Mamás solteras con hijos.

- O sea hay de todo. También existe la familia papá-mamá:12 hijos. Pero también (en la obra) hay un cuestionamiento de nosotros hacía ese modelo: somos unos insatisfechos de todo y eso hace que hablemos de una marginalidad que tiene que ver con los sentimientos de los satisfechos. Es algo que ya no tiene que ver con lo económico, sino con que ya está inserto en esta sociedad donde uno está mirando. Tiene que ver con de dónde estamos sacando los modelos: ¿De la sociedad del consumo, del capitalismo, de la Coca-Cola que nos llega y que podemos tomar todos con esta sociedad de libre mercado, donde todos podemos tener oportunidades? por decirlo de alguna manera.

-A diferencia de tus otros trabajos, donde el tema de la marginalidad económica y socio-cultural estaba presente, en “Tragedia Pop” abordas a la clase media de una manera crítica. ¿Por qué?

- Es un lugar que uno no se atreve a tocar porque estamos súper insertos en él, y es difícil mirarlo con distancia. Lo que nosotros hacemos es analizarlo desde nuestra mirada, con lo que nos llega. De dónde estamos tomando los referentes. Hay mucho referente gringo y generalmente la clase media tiene que ver con eso, con el cuadrito de la Coca-Cola, de la familia feliz. En el fondo, de cómo se desarma el modelo y se vuelve a construir y en ese sentido somos críticos de lo que está pasando porque nos cuesta mucho hablar de nosotros mismos. Lo que pasa con lo estudiantes es una cosa que se genera ahí, se genera justo en la clase media, no en los más ricos o en los más pobres del país. Finalmente, es una gran masa de gente que está insatisfecha con las cosas que están pasando y es algo que nos preocupa y por eso quisimos hablar de eso, porque el amor, que es la excusa que se nos da para todo lo que queremos hablar, tiene que ver con eso: construir su propia historia, que tiene que ver con la familia, con qué es lo que haces, dónde vives, dónde estudiaste. Claramente nos insertamos en ese lugar y no creo que sea un tema que se haya tocado mucho. Siento que hay que poner el ojo más cerca de nosotros, sin mirarse el ombligo. Tratando de hacer un ejercicio que sea bien generacional.

-La música es algo muy importante siempre en las telenovelas o historias de amor, cuéntanos un poco de eso.

- La musicalización la hizo Cristian Ibacache, junto a su grupo “Gigantes”. Hay una canción que tocamos en la obra que la sacamos del disco de su banda. Fue un trabajo de ocho meses.

-¿Qué hay después de “Tragedia Pop”?.

- Estamos hasta el 25 de marzo en Lastarria 90, y en el segundo semestre, en octubre estrenaremos “El hombre del cartel”. Ahí volvemos a los nuestro, al teatro testimonial. La obra trata el caso de un hombre que vive a 30 metros de altura, detrás de un cartel de “Coca-Cola”. Le decían “El hombre pájaro”. Es un proyecto Fondart. El 27 de octubre estrenamos en el Teatro del Puente y esa obra la dirijo yo y la escribe Carla Zúñiga.

tragedia_pop

 

“Tragedia Pop” 

  • Temporada hasta el 25 de marzo
  • Teatro Lastarria 90. Sala 1.
  • Jueves a domingo 21:00 hrs.
  • Entrada general $5.000. Est y 3 edad $2.500.
  • Jueves populares $3.000.
  • Reservas: 08-8092506