La mirada de Chaverini en "Turbo”

Crédito: Fabian CamberoEl joven coreógrafo llega al GAM con una pieza que trabajó dejando que la experiencia de los cuerpos de sus intérpretes en escena lo condujeran, sin objetivos preconcebidos. La mirada social se instala desde la misma fisicalidad.

Para Rodrigo Chaverini, lo femenino y lo masculino ha sido de gran inspiración para sus creaciones. En su última obra, “Turbo”, que se estrenó el 26 de abril en el GAM, toca el tema por tercera vez, luego de sentir que en los otros dos trabajos anteriores el tema lo había trabajado superficialmente.

La pieza, creada el año pasado, nace a partir de su motivación de dirigir por primera vez a otros que habían manifestado desde hace un tiempo el interés de trabajar con él. Es así

como reunió a cuatro bailarinas: Betania González, Josefina Greene, Alexandra Mabes y Francisca Miranda.

La creación coreográfica comenzó con un laboratorio de movimiento sobre el tema. “Inicialmente por una búsqueda de lenguaje en las bailarinas, donde se pudiesen encontrar otros carácteres, otras cualidades, otras presencias y disposiciones físicas, otro "cuerpo". Sin embargo, me pareció interesante además de lo que pasaba en estos cuerpos, poner en cuestionamiento lo femenino y lo masculino como conceptualizaciones culturales, desde los clichés, los prototipos, etc... Desde ahí nació Turbo, no obstante, pienso que la obra comenzó a crecer y abordar otras ideas paralelamente, y es donde pienso se hace más interesante, pues tiene que ver con las capas de lectura que el espectador puede hacer”, explica el coreógrafo.

Las propuestas fueron surgiendo tanto del director como de las intérpretes. El interés estaba, para este director, en lo que iba sucediendo in situ y en el proceso de estos cuerpos, en base a trabajar el tema en los cuerpos en movimiento más que su estructura física, utilizando los estereotipos sociales entre otras cosas. Luego de un intenso trabajo en busca de la obra, Chaverini observaba y percibía lo que la propia obra quería decir, sin nada preestablecido, abierto a dónde se dirigiera por sí misma.

Es así como “Turbo”, después de algunos meses de trabajo durante el año recién pasado, resultó ser una obra dinámica, lúdica y que a ratos juega con la ironía con respecto a los clichés y roles que se han establecido e impuesto en la sociedad sobre lo masculino y femenino.

Sobre el mismo título de la obra hay una doble lectura que se refiere a Turbo proveniente de aumentar la potencia, la velocidad; y al concepto sobre estar turbado que quiere decir aturdido, confuso, intranquilo, preocupado.

El montaje pareciera bastante universal pero hay una escena en la que las intérpretes tienen texto, que por los modismos y jergas que se utilizan se hace bastante local.

Es con esa construcción de conceptos, características corporales y estéticas que se busca construir en este montaje una propuesta narrativa, no lineal, ni a fin de historia, sino que simplemente como si fueran hitos de reflexiones sobre lo masculino y femenino en los espacios de lo urbano, llevados a la danza a través de la interacción con otros y con el propio cuerpo.

La crítica social aparece, pero no es un discurso dentro de la obra, ya que queda abierta a las interpretaciones que el espectador quiera hacer. “El público puede apreciar una obra sumamente entretenida, en una estética pop, de colores y luces, muy veloz y atractiva, como también descifrar un contenido social sobre la diferencia de género”, apunta Chaverini.

En cuanto al vestuario de las intérpretes, surgió desde un principio a partir de la temática, unos trajes de motociclistas que en cierta medida masculinizan los cuerpos de las intérpretes. Además, la utilización de cascos provoca que no veamos sus rostros, por tanto se anula la identidad y su uso dentro de la obra.

Rodrigo Chaverini, como nuevo creador emergente, ha tenido una destacada trayectoria dentro de la danza impulsado por sus propias ganas de crear, mostrar y gestionar. Estudió 4 años Diseño Gráfico en la Universidad de Chile antes de encontrar el real gusto por la Danza y decidirse definitivamente a los 24 años estudiar Pedagogía en Danza en la Universidad ARCIS, motivado por la obras de la compañía Movimiento y de su participación en la compañía de danza Afro de Balmaceda 1215. Sus creaciones se han presentado en diversos festivales: El Cruce (Argentina), Red Serpiente IV (México), Fronteiras International Art Festival (Brasil), Festival Movimiento 6 (Chile) y Días de Danza (Chile).

En el año 2008 gana el Concurso de Danza de la Universidad Mayor por sus obras “Conversaciones” y “En otro zapato”. Es gestor del Festival Vertientes junto a otros colegas. Ha participado con diversos coreógrafos nacionales como Paula Castillo, Isabel Croxatto y Andrea Torres.

 Turbo_1

COORDENADAS

  • “Turbo”
  • Dirección de Rodrigo Chaverini.
  • Elenco: Betania González, Josefina Greene, Alexandra Mabes y Paulina Vielma.
  • Sala: B1 (edificio B, segundo nivel).
  • 26 de abril al 27 de mayo.
  • Jueves a sábado 20 horas; domingo 19 horas.
  • $5.000 general,$3.000 estudiantes y tercera edad. Domingo 29 de abril