Juan Pablo Miranda: “No existe la reinserción social”

En estos términos el reconocido actor se refiere a la obra “Zapatos Con Sangre”, pieza donde encarna a un joven futbolista de barrio que junto a un grupo de reos postula a un programa de conducta para salir de la cárcel.

Es el año 2014 y las cárceles en Chile han incrementado su población de manera alarmante. El gobierno necesita agilizar el proceso de rehabilitación y reinserción social, por lo que crea un programa llamado, “Tiempo Nuevo”. Desde este espacio, Juan Pablo Miranda, destacado actor de cine y televisión, habla sobre su participación en la obra “Zapatos con Sangre”, pieza que narra la historia de cinco presos que anhelan la libertad a cambio de pasar por un vicioso experimento. El montaje, que marca

el debut de la compañía Teatro Origen, finalizará su temporada este domingo en el Teatro del Puente.

Dos presos, vestidos de buzo blanco y con un gran halcón estampado en la espalda, responden una encuesta en una sala de espera rodeada de cámaras de seguridad. Las preguntas están relacionadas si el preso está preparado para salir a la sociedad y cómo debería comportarse frente a situaciones complejas del diario vivir. Junto a ellos están “la” Ely, Jenny y Zapatos, quienes ubicados en un rincón miran como se desarrolla la entrevista a regañadientes y dispuestos a disparar lo que sea. Todo en el marco del proyecto que les posibilitará salir en libertad: “Tiempo Nuevo”.

La obra escrita por Gopal Ibarra plantea, a través de un lenguaje coloquial y humor negro, un diálogo donde los postulantes van pasando por diversas emociones, develando sus verdades más profundas y dejando en claro que la anhelada reinserción social es sólo un círculo vicioso. “A la persona se le cuelga el cartel de “reinserta” y no es cierto porque estás haciendo el esfuerzo de integrar a alguien nuevamente a la sociedad, y ese esfuerzo estará presente en su curriculum, con las amistades, lo va a marcar para siempre”, agrega Miranda, quien reemplazó al actor Rodrigo Soto (“Persiguiendo a Nora Helmer”, “En la Soledad de los Campos de Algodón”) en este montaje.

Acompañan a Miranda en escena Alejandro Rivas, Simón Aravena, Bárbara Ruiz y Paula Jiménez, todos bajo la dirección de Pablo Muza.

- Juan Pablo ¿Quién es Zapatos?

-Zapatos es un personaje contenido. Él tiene que ver con la rabia, el desaliento, y el sentirse tan decepcionado de la vida que aunque te ofrezcan una oportunidad desconfías igual. Se plantea frente a su destino como si fuera un signo trágico y le puedes decir cómo le ofreces la libertad, pero él no quiere salir ni tomarla porque probablemente esa libertad esconda algo. Abordo mi personaje desde la rabia y el resentimiento de desconfiar siempre.

- Con el texto en mano ¿qué sucedió?

-Tenía gana de estar en esta obra desde antes, pese a que el personaje lo iba a realizar Rodrigo Soto (“Los Invasores”), que es muy buen actor. Él no pudo por tiempo y bueno, somos muy amigos y siempre estamos conversando en qué está uno y el otro, así es que cuando tomé la historia comencé a trabajarla con él y siempre lo hacemos así. Además, tenía ganas de trabajar con los Ibarra (Gopal- Visnu) y con Pablo Muza, que es mi amigo. Leí la obra y me di cuenta de que hablaba sobre personajes marginados, no a nivel de poblacional, sino marginados de posibilidades. En ese sentido, siempre trato de que el trabajo tenga que ver con el discurso personal y acá se cumple.

- ¿Cuál es tu opinión frente a la reinserción social, pilar del proyecto “Tiempo Nuevo”?

- Pareciera que la reinserción no resultara nunca. Lamentablemente es una forma de discriminación. A la persona se le cuelga el cartel de “reinserta” y no es cierto porque estás haciendo el esfuerzo de integrar a alguien nuevamente a la sociedad, y ese esfuerzo estará presente en el currículo, con las amistades, lo va a marcar para siempre. No existe la reinserción, para que funcione tendría que existir un secreto donde no se pueda decir quién y cuándo alguien estuvo en la cárcel y eso no ocurre. El ciudadano común y corriente estará siempre con la desconfianza y a su vez el preso con la culpa. La gente va a pensar que el delincuente volverá a reincidir, entonces es un círculo vicioso que sigue en la discriminación y para mí no está resuelto.

- Zapatos es un personaje marginado de las oportunidades y tiene un odio hacia la sociedad ¿qué pasa con eso?

- La obra tiene que ver mucho con nuestra sociedad; funciona en el colectivo. Uno está todo el tiempo diciendo “a estos políticos los mataría, les pegaría”, pero ninguno de nosotros es capaz de dar el paso si no es en una marcha de 10 mil personas y ahí aparecen los encapuchados, las piedras, etc. Nunca he sabido de un grupo de cinco personas, que con mucha rabia por una injusticia, vayan a La Moneda y la apedreen. Siempre estamos luchando por lograr unanimidad. Cuando uno expresa su rabia nunca se opta por contarla a modo propio, siempre se intenta convencer. Es como el cahuín, si me parece que algo está mal me acerco a ti y te digo que nos están cagando que es injusto, y finalmente mi trabajo se va en convencerte cuando podría ser que yo fuera donde el patrón y le gritara: ¡¡ Hasta cuándo me vas a cagar!!

-¿Hace falta eso?

-Yo creo que hace falta y la idea es que tampoco fuera necesario llegar a eso. Que las personas que de verdad tienen el poder, den oportunidades. Que no sea algo que uno tenga que reclamar sino que funcione como un derecho más. Estamos como una olla en ebullición, las noticias nos tienen ahogados, y apenas tenemos la oportunidad de actuar quizás reaccionamos mal.

-¿Qué proyectos vienen?

- Vuelvo a trabajar con Luis Barrales (“Las Niñas Araña”, “H.P.”) en una versión de “Severa Vigilancia”, de Jean Genet. Él está planteando una nueva versión del texto, que será dirigida por Sebastian Jaña (“Jorge Gonzáles Murió”). En cine estoy con “Manutara”, cinta dirigida por Elías Llano que habla sobre el primer vuelo que se realizó entre Santiago e Isla de Pascua. Y volví a estudiar porque estoy realizando una Licenciatura de Artes Escénicas en la Universidad Mayor.

 zapato

 

COORDENADAS

  • “Zapatos con Sangre”
  • Teatro del Puente Parque forestal s/n (Entre puentes Pio Nono y Purísima)
  • Temporada hasta el 8 de septiembre.
  • jueves a las 21:00, viernes y sábados a las 22:00 horas.
  • Entrada general $5.000. Estudiantes y tercera edad $3.000
  • Reservas al 02 7324883, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.