Vicente Larenas: “Charolo Moyano es Como el Alexis Sánchez de la Población”

El director del montaje “Población Arenera o Cómo Dormirse en el río sin ser un Camarón que Sigue la Corriente” describe de esta forma a Carlos Moyano, futura promesa del boxeo de los años 40 en Chile, quien al saber que su comunidad será desalojada decide hacerle frente a los poderes fácticos y termina desaparecido.

“Cuando niños mis papás vivieron en esta población y un día, cuando almorzaban, comenzaron a contar su historia de la población”, dice Vicente Larenas, director de “Población Arenera o Cómo Dormirse en el río sin ser un Camarón que Sigue la Corriente”. La pieza, que ganó el Festival de Teatro de Las Condes en agosto pasado y que ahora viajará al Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz (España), estará hasta hoy en cartelera

 en Lastarria 90.

Es el año 1945 y la toma población Arenera, ubicada en la rivera del río Mapocho, está por cumplir 10 años, motivo suficiente para que los habitantes quieran celebrarlo a lo grande, pero todo se verá entrampado por la notificación de desalojo debido a la construcción de una nueva comuna: Vitacura. Es en este espacio donde aparece la historia de la joven promesa del boxeo nacional, el Charolo Moyano.

El “Charolín”, como le dicen en el barrio, trabaja como repartidor de diarios y es entrenado por Don Tana, un octogenario anciano que deja el alcohol para transformarlo en la figura máxima del Club México. Ambos sufren los problemas de una comunidad azotada por la pobreza de los años 40 y 50 en Chile y abogan por que la única forma que tienen de salir adelante es con la unión vecinal, sobre todo cuando se les ha notificado que deben irse del lugar.

Con noticias de la II Guerra Mundial, la masacre de la Escuela de Santa María de Iquique y la pelea que disputará Moyano contra el Flaco Jara, la pieza está compuesta con música en vivo y una simple puesta en escena donde cinco personajes se van transformando en prostitutas, curas, un cantante ciego y entrenadores de boxeo, entre otros.

El montaje es llevado a escena por la Compañía Caldo con Enjundia, compuesta por Valeria Soto, Francisca Maldonado, Marcos Araya, Felipe Jaroba y el mismo Larenas.

-Vicente cuéntame ¿por qué te nace la idea de crear una obra que hable sobre una población?

- Como compañía nos conformamos en 2010. “Población Arenera…” es nuestro segundo trabajo. Primero estuvimos con “Bar Ensueño”, obra que tiene como temática el sur de Chile y que habla sobre un grupo de gente que vivía en los islotes, los fiordos sureños, y que tienen la problemática de que los van a sacar de ahí porque construirán una hidroeléctrica. Entonces, esta obra es parte de una trilogía que está posicionada en Santiago y surge porque es autobiográfica. Cuando niños mis papás vivieron en esta población y un día, cuando almorzaban, comenzaron a contar su historia junto a todas sus características.

-Las historias ¿cómo las articulaste?

-Hay ficción y datos duros de la época porque el boxeo, por ejemplo, estaba muy bien posicionado tanto como el fútbol, por lo que encontramos que el boxeador debía ser el protagonista. Luego está su entrenador: una persona absorbida por el alcohol y que decide dejarlo sólo para que este joven logre un buen debut en las ligas mayores. Comparamos la historia como si el Charolo Moyano, promisorio púgil para la Población Arenera, fuera el Alexis Sánchez para Tocopilla. Por eso la pieza también agarra ribetes de gravedad cuando desaparece este personaje en manos de los poderes fácticos, con la Iglesia entre medio, y se inicia una persecución política.

-En la pieza retratas las consecuencias que existen cuando vas contra el poder establecido.

-Claro. Creo que eso no es nada nuevo bajo el agua. Siempre ha existido, lo que pasa es que siempre cuando se defienden intereses de ciertos grupos, se ve involucrado algo perjudicial para la población, comunidad que se empeña sólo en vivir, en llevar adelante el carro hacía el mar, como viven al lado del río.

-Y el rol de la Iglesia en la historia ¿Qué pasa con eso?

-La Iglesia tiene mucho poder, muchas bases sentadas, se codea con gente con intereses. Esta población está ubicada donde actualmente es Vitacura, por lo que comienza a llegar la gente más acomodada y la Iglesia trabaja como mediador. Es menos duro que la ellos trabajen con la gente, antes que sean los militares.

-Pero esa mediación no resulta.

-No. Se inclina la balanza hacia un solo lado, así que en este caso les tocó ser los malos de la película.

- Mencionaste que “Población Arenera o Cómo Dormirse en el río sin ser un Camarón que Sigue la Corriente” es parte de una trilogía ¿de qué se tratará la tercera entrega?

-La tercera parte será sobre el norte de Chile. Queremos hacer un proyecto donde esté el sur, el centro y el norte del país para poder hacer itinerancia. La obra estará ambientada en esa zona y será previo a la fecha en que se sitúa el montaje que tenemos ahora en cartelera, o sea antes del siglo XX.

-Tras haber obtenido el primer lugar en el Festival de Teatro de Las Condes, viajarán con esta pieza al Festival Iberoamericano de Teatro de Cádiz ¿Cómo ha sido todo este último mes?

-Estamos muy contentos, ya que se han abierto muchas posibilidades a raíz de haber ganado. De 40 obra, que la nuestra haya sido la mejor evaluada fue muy motivador. Ahora viajaremos a España, se vive un ambiente muy feliz dentro de la compañía. Estamos aprovechando los minutos que nos toca. Es un merecido reconocimiento.

 

COORDENADAS

  • “Población Arenera O Cómo Dormirse en el río sin ser un Camarón que Sigue la Corriente”
  • Teatro Lastarria 90.
  • Viernes 21:00 hrs.
  • General $4.000. Est y Tercera edad $2.000