La Dramaturgia de Emilia Noguera: “Me Interesan las Relaciones entre las Personas”

Con “Turno”, en cartelera en el Teatro del Puente, Emilia Noguera debuta como directora. La obra, tercera entrega de la actriz como dramaturga, reflexiona sobre la comunicación en una puesta donde el factor sorpresa es primordial. En escena Emilia retrata lo que sucede en una sala de una clínica, con dos pacientes en recuperación, que pasan del delirio de la anestesia a la realidad. El foco está puesto en la comunicación.

“No sé de dónde sale ese tema, soy menos consciente cuando escribo. De repente, cuando la estoy montando, me doy cuenta de que la obra habla de esto o lo otro. Imagino que el tema surge de lo que uno vive día a día, como uno se enfrenta a los demás, incluso en materia de actuación. Cuál es la relación con los personajes en escena, cuál es la relación

que uno tiene con las personas

que están en la vida de uno”, explica. Y recuerda que en “Un Niño”, su obra anterior, la comunicación era tan grande entre los protagonistas que se convertía en complicidad. “Un personaje terminaba la frase del otro…estaban muy conectados”.

-“Turno” transcurre en un dispositivo cerrado ¿por qué esa opción?

-Me gustan los espacios cerrados, vinculados a tiempo cerrado. Me gusta darle circunstancias a la obra. Algo que nos han enseñado los del Royal Court Theatre (en el taller realizado en unión a Santiago a Mil) es que hay que usar espacio cerrado y tiempo real. O sea, si la obra dura una hora, es una hora en la vida de los personajes. Uno mismo se comporta de manera distinta cuando está encerrado, me gusta poner situaciones dadas extremas, para que sea un día especial, para que no sea cualquier día en la vida de los personajes, para que sea el día en que se estaban recuperando en una sala de recuperación o, en “Un Niño”, el día en que se va uno de los protagonistas.

-¿Cómo llegaste a dirigir?

-Por experimentar. Había entregado una obra escrita por mí, que es “Un Niño”, había actuado en otra, “Suspender”, y no había tenido la experiencia de dirigir. Quise ver cómo funcionaba si mi propia mirada mira una obra escrita por mí. Hay dos posibilidades: o es fatal porque falta distancia, o es muy bueno, porque conozco mucho la obra.

-¿Pero tenías ganas de ser directora de antes?

-He hecho mucha asistencia de dirección a Marcelo Alonso, a quien admiro como director, y ayudantías a él y a otras personas, y ya quería aplicar. He mirado mucho cómo se dirige, quise ser yo la persona que ejecutara.

-¿Qué trataste de hacer en “Turno”? ¿Cuáles son tus énfasis?

-Me la jugué por la actuación. Como conocía bien el texto, tenía muy claro cómo iba a ser la puesta, en qué espacio. No tenía nada de claro cómo abordar las actuaciones. Hicimos un mes entero de lecturas, otro mes de montaje y un tercero de ensayos con la escenografía.

-El elenco es importante.

-En esta obra el elenco es fundamental. No sólo porque necesitaba buenos actores, como son ellos, sino que también necesitaba gente que escuchara, que no fuera cerrada, y también algo bien personal: necesitaba de gente cercana ya que empecé a ensayar con una guagua de un mes. Necesitaba gente que me aguantara estar ensayando con una guagua colgando de la pechuga. Tuve la suerte que esos actores que considero muy buenos sean muy cercanos en mi vida. Etienne (Bobenrieth) mi pareja, padre de mi guagua; Carlos (Ugarte) muy amigo mío, marido de mi asistente de dirección; Carla Casali mi amiga. Gente capaz de creer, de tener fe en un director, gente que se entrega totalmente.

-¿Cómo trabajaste el recorrido de la realidad a la alucinación que se ve en la obra?

-Fue saliendo. Sabía, eso sí, que trabajaría con el factor sorpresa, para que el público esté sentado en la puntita de la silla. Los tres actores son muy creativos, varias de las cosas que ocurren salieron de ellos y de mi asistente. Hay varias cosas del texto que el escenario escupió. Como autora tenía la libertad de decir “este texto no suena en la boca de cualquier actor, no es que ellos no lleguen”.

-¿Te inclinas más por ser dramaturga o directora luego de esta experiencia?

-La obra que estoy escribiendo ahora quiero entregarla. Cada obra tiene su proceso. Me iba bien en dramaturgia en la escuela, lo que no es la gran cosa, no creía mucho en eso hasta que escribí “Suspender”, hasta que empecé a recibir un reconocimiento de afuera. El teatro es con público, es con alguien que está mirando. “Suspender” nació por una necesidad, no teníamos obra con mi compañía. Escribí y funcionó, empecé a trabajarla con Pablo Paredes, somos muy amigos, él fue la primera persona que me dijo “tienes que escribir”. Él me ayudó a ordenarme. Después “Un Niño” quedó en la Muestra de Dramaturgia y dije oh, y me embalé, y con “Turno” me gané el Fondart. Me llamaron como dramaturga de la Escuela de Espectadores, quedé en el taller del Royal Court Theatre. Se armó una carrera de dramaturga que no me esperaba para nada. Ha sido súper fluido…

-¿Qué caracteriza tu dramaturgia?

-El tema de las relaciones humanas, me gustan las cosas íntimas, pequeñas, me gusta el diálogo. Que los temas vayan saliendo a través de los diálogos, no a través de monólogos, nos soy buena para los discursos. Me interesan las relaciones entre las personas, las personalidades, las conductas más que el discurso. Prefiero que la gente entienda lo que le pasa a un personaje a través de los diálogos no del discurso.

 TURNO

 

COORDENADAS

  • "Turno"
  • Ultimo fin de semana
  • Funciones hasta el sábado 15 de diciembre 2012.
  • Funciones: jueves, viernes y sábado a las 20:00 hrs.
  • Teatro del Puente/ Parque Forestal s/n, entre puente Pio Nono y Purísima/Metro Baquedano. $ 5.000.-Adulto. $ 3.000.-Estudiantes y tercera edad
  • Ventas de entradas a través de TICKETEK
  • Reservas al teléfono 7324883 o mail Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.