"De Tanto Mirar una Pantalla los Niños Olvidan Mirar la Naturaleza"

Entre los grupos dedicados a montar obras para niños sobresale por trayectoria el Colectivo Artístico Teatro Atanor, fundado el 2008 por el docente, actor, dramaturgo y músico Gustavo Valdivieso, junto a otros actores. Egresado de la carrera de actuación teatral del Instituto Profesional Teatro la Casa en 2001, Valdivieso realiza con su grupo un trabajo de investigación del mundo infantil al que integran a profesores y psicopedagogos para dotar de más contenido a sus proyectos. Fruto de esa labor es su última pieza, “Un asombroso viaje por la casa”,  destinada esta vez a la llamada primera infancia (niños de entre 2 a 8 años), en cartelera en M100.

Con su grupo Atanor han montado, entre otras obras, “27/02 La Epopeya de Chile”, pieza ganadora del Fondart  2011 e invitada al XII Encuentro del Mercosur, en Argentina; “Un Señor muy Viejo con Unas Alas Enormes”, “El Pequeño Elefante” y “Alape, un Mito Kaweskar”, obra ganadora del Fondart 2009. Como docente, Valdivieso ha ejercido, entre otras instituciones, en la Universidad Andrés Bello, el Instituto Profesional Los Leones, INACAP y en la Universidad Santo Tomás. Como compositor y bajista integra la banda de pop rock Sonica, y La-Vanda Pos.
 -Los grupos que hacen teatro para niños están repletos de profesores, pedagogos y diseñadores ¿Por qué crees que sucede aquello? ¿Es que no hay gente de teatro interesado en ese frente?
 -Claro que habemos mucha gente de teatro interesados, lo que ocurre, creo yo, es que existe una natural vinculación entre pedagogía y teatro para niños.
-Tu grupo visita escuelas, jardines y colegios de diversas comunas de Santiago, ¿has notado diferencia en la percepción de un niño de clase acomodado, con uno de menos recursos?
-Todavía es muy pronto para que hagamos conjeturas. Aún no llegamos a un tercio de los jardines JUNJI proyectados para visitar este año para poder establecer una diferencia sustancial, pero te puedo adelantar que hasta la fecha hemos notado que los niños de sectores de menos recursos suelen ser más imaginativos, en contraste a los niños de sectores acomodados que suelen ser más concretos.
-Los niños hoy están expuestos a una sobre dosis de estímulos, con mucha tecnología de por medio, ¿cómo afecta la percepción de un niño semejante avalancha de oferta visual?
-Obviamente, la sobrestimulación audiovisual es nociva para un sano y rico desarrollo de la imaginación. Someter a los niños a estímulos tan impactantes y tan acabados permite que no hagan el ejercicio de complementar lo observado. Por otra parte, vemos que muchos niños de tanto observar pantallas olvidan observar la naturaleza y, en general, su entorno. Todo esto atenta su percepción.
-¿Cómo ves  la calidad de la oferta del teatro destinado para niños?
-El mercado de teatro para niños es extenso. Existen diversas ofertas pero, a nuestro entender, hay una gran mayoría que con tal de vender más entradas utiliza este formato vinculándolo con personajes de televisión o reproduciendo en el escenario películas taquilleras, provocando en muchas familias un interés fundado más en reconocer marcas que en la obra en sí. También consideramos que falta mayor rigurosidad a la hora de segmentar los públicos. Lo más probable es que una obra que funciona bien con niños de 10 años no sea tan adecuada para uno de 3, pero en la práctica, esto es lo que suele suceder. Aún así, hay grupos que se están tomando bien en serio el teatro para niños, desarrollando espectáculos de calidad, con un mayor cuidado estético e investigando en términos de contenido.
-Háblame de las escuelas de teatro, ¿dan herramientas para hacer con calidad este tipo de teatro?
-Con respecto al trabajo desde las escuelas de teatro, es muy poco con lo que se puede contar. Al parecer, todavía no es un tema prioritario. Lo más cercano sería el contar con la formación relacionada con dispositivos usados en el teatro para niños como la música para teatro y los títeres, por ejemplo. Muchas veces resulta ser la pedagogía teatral un buen nexo con el mundo del teatro para niños.
-¿Qué opinas del concepto “teatro familiar”? En mi opinión veo demasiado difícil compatibilizar estéticas y ritmos teatrales que encanten a “toda la familia”. Me pasó con “Los Alquimista”, último estreno para la familia en el teatro de la UC. Mi sobrino de 7 años no entendió nada.
-Lo de teatro familiar, es un concepto complejo. Pienso que hay obras a las que le queda bien esta clasificación, porque invita a un público bien transversal. El adulto siempre puede ver toda clase de obras, haciendo un ejercicio retrospectivo. Lo importante, como tú señalas, es diferenciar entre primera infancia, niños escolares y púberes. Es a ellos a quienes hay que tener en mente, cuidarlos como espectadores, que tengan buenas experiencias teatrales, que se sientan identificados.
- Hablemos de “Un asombroso viaje por la casa”, ¿qué de particular tiene este montaje?
-Esta obra apela a los intereses y la particular visión de mundo de niños en la etapa de la primera infancia. Un niño de 3 o 4 años, por su nivel de desarrollo, lee del mundo cosas distintas de las de un niños de 9 o 10 años. Los más pequeños conservan intacta su capacidad de asombro y su sensibilidad es aún muy potente, está recién descubriendo el mundo, todo es nuevo para él, por lo tanto, todo su ser está enfocado en absorber lo que está a su alrededor.
-¿Qué aspectos teatrales integraron especialmente para esta obra?
-Por ejemplo el silencio, la aparición del sonido, y el gesto como expresión universal. En esta obra, haciendo uso de la fuerza del escenario, el sonido de un triángulo o de unas semillas puede resultar algo muy especial; o una expresión precisa en el rostro puede entregar una gran información y todo esto gracias a la disposición natural de los niños. Además, ellos están empezando a conocer el teatro y en la misma obra se genera un juego constante que le dice al niño cuándo y cómo se puede participar. Este es un teatro "de los sentidos", es una obra que da realidad a cosas que en el imaginario del niño son posibles.
-¿Qué sobra, o no sirve, a la hora de hacer teatro para la primera infancia?
 -No hace falta recurrir a historias y conflictos, todo eso no es necesario en la primera infancia. De hecho, es limitante para el desarrollo de los niños centrar sus narraciones en relatos maniqueos, lo que más quieren los niños en esta etapa es maravillarse con el mundo. En nuestra compañía, la mayoría somos también pedagogos teatrales y algunos también papás, quizás estos dos aspectos también fueron decisivos, a la hora de escoger la primera infancia, en esta ocasión.
-“Un asombroso viaje…”, qué busca, ¿enseñar, entretener, o sólo un pasatiempo?
-Busca entretener a través de una experiencia artística que ve a los niños como ciudadanos con derecho a la cultura, por lo tanto, da la oportunidad de presenciar un teatro de calidad dirigido a la primera infancia. Este trabajo, más una serie de piezas de cuentacuentos que también desarrollamos, nos fue acercando poco a poco a un concepto de Teatro Educativo, es decir, un teatro que potencia a la par la calidad artística con los rasgos que apunten a un desarrollo formativo (fomento lector, conciencia y cuidado del medio, etc), un teatro que invita a participar a todos, sin exclusión alguna, un teatro transversal en contenidos y lenguajes.
-¿Qué le dirías a una papá para entusiasmarlo y que vea esta pieza?
-Le diría que aproveche de ver una muy buena obra y con características muy particulares, a un precio muy económico y en una estupenda sala de teatro, que sobresale por la calidad de sus puestas y que se encuentra en un barrio, que definitivamente hay que visitar en familia (Biblioteca de Santiago, Museo de la Memoria, MAC, etc.) También que es una muy buena excusa para permitirse como adulto disfrutar como niño, revitalizando el ejercicio de descubrir y asombrarse.
-¿Proyectos?
-Obras que contemplen otros públicos específicos. En carpeta tenemos una obra basada en un cuento que es un hecho real ocurrido en 1955, orientado para espectadores de 11 años en adelante. Además de seguir realizando “Un asombroso viaje por la casa” en regiones y fuera del país.