El Fenómeno de Santiago Off

El Festival Santiago Off surgió hace tres años como una iniciativa marginal de jóvenes artistas. Eran pocos, pero muy comprometidos. Hoy, este encuentro ha crecido considerablemente, al punto de haberse programados  50 espectáculos escénicos y 7 bandas musicales entre el 20 y el 25 de enero. A ese abultado aporte a la cartelera se suman diez sedes: el Centro Cultural Matucana 100, espacio principal,  además del Centro Cultural Gabriela Mistral, GAM; Centro Experimental de Arte La Casa Rodante, Universidad de las Américas, Planetario USACH, Biblioteca de Santiago,

 

Balmaceda Arte Jóven, Casa de la Cultura Anselmo Cádiz de El Bosque, Anfiteatro Metro Grecia y Teatro Plaza de Talagante. Conversamos con  Claudio Fuentes, director General Santiago Off, y  Eduardo Luna, director de desarrollo y asociatividad Santiago Off, para hurgar un poco más en este fenómeno.

-¿Por qué surge este festival?
-Claudio Fuentes: El festival surge de la necesidad de ampliar y complementar las instancias culturales existentes, que hasta aquel entonces dejaban a una gran parte de las compañías nacionales fuera de los circuitos ya  establecidos durante el mes de enero, desde ahí nace la idea de realizar un festival, que a partir de la colectividad sirviera como plataforma para difundir las nuevas creaciones de diversas agrupaciones artísticas.   En su origen, la Fulana Teatro asocia la idea con Lafamiliateatro y Norte producciones con el fin de llevar a cabo el primer festival Santiago Off en las dependencias del Centro Cultural Estación Mapocho, en esa primera versión, si bien la cartelera era bastante acotada, dejó en evidencia la importancia de generar instancias como estas, lo que sirvió para fortalecer las gestiones y la continuidad de las versiones siguientes.
- Ahora que incluye salas establecidas como GAM y M100, ¿cambia sus planteamientos o surgen nuevos desafíos?
-Eduardo Luna: Cuando acudimos a espacios tales como Gam o Matucana 100, precisamente lo que buscamos es hacerlos parte de un certamen que pretende dar cabida a las propuestas más jóvenes. Santiago Off no modifica sus planteamientos de acuerdo a los espacios a los que accede, sino más bien busca que estos espacios compartan nuestra visión del cómo y porqué realizar el festival. Hemos desarrollado diagnósticos que dan cuenta de la necesidad de plataformas para propuestas artísticas más arriesgadas, o bien propuestas que necesitan el impulso para insertarse con mayor fuerza tanto en el circuito local como regional e internacional. Por lo mismo, nuestros espacios asociados, Planetario, Balmaceda Arte Joven, biblioteca de Santiago, La Casa Rodante, UDLA, El Bosque, Talagante, Metro Grecia, Gam o Matucana 100 que en esta ocasión es nuestra sede principal, han accedido a formar parte de Santiago Off porque concuerdan en la necesidad de implementar un espacio que le otorgue cabida a las voces del mañana. En este sentido es como pretendemos seguir trabajando, integrando al Santiago Off más espacios, artistas y público para generar un movimiento que ponga en valor propuestas como las que acogemos.
-¿Qué aspectos son relevantes en la curatoría de las obras que participan?
Eduardo Luna: Para la programación del Festival, hemos optado por la vinculación de algunos grupos con trayectoria, tales como “La Patogallina”, “La Patriótico Interesante” o de espectáculos de excelencia como “Víctor sin Víctor Jara” y en música la presencia de Chinoy o Merkén, agrupaciones que pese al camino que han recorrido, comparten los fundamentos que mueven al Santiago Off. Por otro lado y la gran fuerza del festival, son compañías y bandas jóvenes con trabajos artísticos de gran calidad, que necesitan una instancia como esta para realizar exhibición de sus obras con mejores estándares técnicos y de difusión, además de aprovechar la instancia para generar redes de apoyo que impulsen sus ideas en cuanto a producción y circulación.
-¿Desafíos futuros?
Claudio Fuentes: Los desafíos que a futuro se plantea el festival, es lograr aumentar la circulación de espectáculos programados  y para ello la gestión se centrará en la unificación y cooperación, no solo de los colectivos artísticos, sino que en impulsar la colaboración y el trabajo en conjunto de los diversos espacios y agentes  culturales. Creemos que el sector cultural en los últimos años, se hestancado en un modelo competitivo, que no aporta en el objetivo de generar en los artistas un bloque unificado y activo, que conciba nuevas ideas sociales a partir del arte, este factor ha dificultado la formación de audiencias,  ya que en muchas ocasiones ha quedado   marginada nuestra propia identidad. Santiago Off busca para un futuro, generar un cambio de paradigma en el modelo de funcionamiento cultural, asentando bases en la unión integrada de las artes y la gestión cultural del país.