La Omnipresencia de un mar Ausente

Iván Figueroa
16 años, 3º Medio, Instituto Alonso de Ercilla

La Sala Antonio Varas fue testigo del estreno en Chile de “Mar”, pieza teatral de la compañía boliviana Teatro de los Andes, en el marco del Festival Santiago a Mil. Tres hermanos, por encargo de su madre moribunda, la atan a una puerta de su casa y la llevan por el desierto hacia el mar para morir entre las olas que jamás vio en vida. Desde esta situación simbólica parte “Mar”, ahondando en la conformación del espíritu nacionalista boliviano en torno a la pérdida del territorio

marítimo como fuente de estímulos sensibles que podrían conformar un nuevo imaginario de la sociedad boliviana, plagado de sensación de pérdida de territorio y compatriotas.
El ritmo de la obra está manejado de tal forma,  que deja un necesario espacio de reflexión para el espectador entre texto y texto -que ya es complejo en sí-, además de complementarlo con una meticulosa puesta en escena plagada de ingeniosos mecanismos escénicos, muy poéticos. Entre ellos cabe mencionar una tela que cubre el espacio escénico, que funciona como cerros, cielo, mar y una ola gigante que cubre el escenario. Además de la representación del mar -desconocido en forma concreta para la mayor parte de los niños bolivianos- como largos papeles que aparecen por doquier, pero desaparecen bajo una puerta.
Las actuaciones son sólidas, tomando en cuenta lo complejo de cada personaje,y que cada actor o actriz debe interpretar a más de uno. Destaca por sobre las demás la interpretación de la actriz Alice Guimaraes, con un amplio manejo de la voz, conciencia corporal y del espacio, además de una flexibilidad enorme al cambiar rápidamente de personaje.
El fenómeno que produjo esta obra, considerando que la audiencia del día del estreno fue mayoritariamente chilena, fue sorprendente: el público aplaudió varias veces en plena función y la ovación final se extendió por minutos.
¿Qué es el mar?, es la pregunta que plantea Teatro de los Andes, pero que de seguro ni un habitante de la costa sabría responder a la perfección.