Para Seguir Contando


Por Javiera Cruz Parada
18 años, estudiante de preuniversitario, Maipú

“La memoria es un papel que se vuela con el viento”, es una de las frases que se dicen en la obra “Víctor sin Víctor Jara”. Víctor Jara como símbolo de la tortura y ejecución política a miles de personas durante dictadura es la temática de la pieza escrita por Ibarra, y dirigida por él, su hermano Visnu y Pierre Sauré.  La narración se acompaña con temas del cantautor como “El Derecho de Vivir en Paz” y “Ni Chicha ni Limoná”.
La madre de Víctor vende una guitarra para poder conseguir dinero y así sobrellevar las necesidades que tenían. Pero el muchacho no estuvo de acuerdo y se dirigió a la casa de la nueva

dueña del instrumento de seis cuerdas. Es con este hecho que se comienzan a relatar pasajes de la vida del cantautor: cómo fue su estadía en la Facultad de Artes de la Universidad de Chile o sus visitas a las peñas en Valparaíso. Precisamente, en una de estas tocatas un niño le advierte de su muerte.
En la representación de los personajes se opta por no personalizar, por esto mujeres  interpretan a hombres y viceversa. No se cae en lo grotesco para conseguir risas fáciles, es un recurso acorde al sentido que se quiere dar.
De manera transversal a esta historia se muestra a un matrimonio que celebra su aniversario número cincuenta. El aspecto que se destaca de ellos y las dos parejas amigas es la siutiquería y la mantención del status. Estos personajes caricaturizan el poder y la clase alta de nuestro país. Es al final de la obra donde se indica su relación con Víctor Jara.
En cuanto a la escenografía no hay una simulación fija de un lugar, por el contrario, los espacios cambian y los forman los 40 artistas en escena.
Sin duda, tener esa cantidad de integrantes es un desafío y produce una gran curiosidad del espectador por la organización, la coordinación y la estética de la puesta. La fuerza interpretativa en cada canción de Víctor Jara, la concentración de cada uno en lo que acontecía sobre el escenario y por supuesto la inteligencia para poder realizarlo, son los elementos que contribuyen a que “Víctor sin Víctor Jara” logre desarrollarse.
Poner dentro de un montaje y más como temas centrales la ejecución política y  la dictadura, requiere de un buen argumento para poder generar reflexión del público. La obratrata el tema con energía, dignidad y de manera interesante.