Compañia IDEa homenajea a Stravinsky

La Compañía Danza Experimental IDEa, de Beatriz Alcalde, fue fundada en 2002 a partir de la reunión de un heterogéneo grupo de intérpretes, motivada principalmente por la propuesta coreográfica de Beatriz Alcalde. La coreógrafa se caracteriza por una búsqueda en torno al desarrollo de nuevas propuestas gestuales y escénicas, y una inseparable relación entre movimiento, gesto y ritmo. Estos han sido -desde su origen- los motivos transversales de la compañía. Y es a causa de la tenacidad por sostener estos valores que al observar cualquier momento de su trayectoria, es posible reconocer la heterogeneidad de estéticas y la riqueza de

propuestas gestuales en el sello IDEa. Tras varios años de trabajo predominantemente direccionado, las últimas obras de la compañía se han caracterizado por habilitar la creación in situ por parte del intérprete, abriéndole el espacio de co-creador de su propia experiencia y realidad artística, sin dejar de lado la particular e indisoluble relación entre ritmo, gesto y emoción y conservando la intención última de traspasar la barrera de lo conocido para crear algo genuino y real. Hoy presenta la última función del programa “Estallido Stravinsky: sociedad rota, cuerpos quebrados”, que se compone de “Consagración de la Primavera” y “Sinfonía de los Salmos”.
La primera pieza es un homenaje a la obra musical de Stravinsky, con coreografía de Nijisky, presentada en 1913. Se desarrolla en torno a la imagen de la mujer, cuestionando perspectivas culturales patriarcales que estereotipan el concepto de femineidad y que relegan el cuerpo femenino a un espacio de transgresión y pecado. De gestualidad fuerte y lenguaje corporal enérgico, esta obra se concibe como el paso de la mujer por las sucesivas etapas de su existencia, desde el desarrollo físico y emocional. La temática abordada es la femineidad y se encuentra íntimamente ligada al parto, al sacrificio y al rito, conceptos que atraviesan la vida de cada mujer en sus distintas etapas y que aparecen una y otra vez en la coreografía. El objetivo último es que el espectador sea capaz de realmente apreciar la partitura de Stravinsky, de verla escrita, plasmada en los cuerpos de las bailarinas, como un verdadero ecualizador visual.
La segunda obra es una creación basada en la “Sinfonía de los Salmos” de Stravinsky, definida como norma, orden y fe, y cuyo recorrido musical invita a adentrarnos en una senda que va desde una dolorosa angustia hasta un canto de alabanza. Nuestra era nos ha vuelto testigos de grandes caídas; de las creencias, de la fe, del amor. Inmersos en una sociedad rota que de a poco va despertando, quebrados de alguna forma distinta, marcados por encuentros y desencuentros, persiste en todos, la necesaria búsqueda de diálogo y conciliación. Búsqueda que se ha vuelto más evidente desde el estallido social en el que está inmerso nuestro país desde el pasado mes de octubre, y cuyos efectos, vivencias y testimonios se materializan en cada momento de esta composición colectiva. Se plantea que ya no es necesario mirar hacia arriba para encontrar la salvación, sino más bien mirar hacia adentro y a quien tenemos al lado, que la esperanza se encuentra dentro de cada uno y en todos como parte de una misma tribu, esa es la fuerza que nos mueve hoy.

 

 

Coordenadas
Programa: “La consagración de la primavera” y “Sinfonía de los salmos”, de Igor Stravinsky.
Intérpretes: Compañía de danza I.D.E.a
Dirección de Beatriz Alcalde y María José Riquelme.
Sábado 18 de enero, a las 21:00 horas.
Centro Experimental Perrera Arte
Parque de los Reyes s/n, Avenida Balmaceda entre Bulnes y Cueto.
Adhesión general: $ 4.000.
Estacionamiento gratuito.