PRODUCCIÓN EN SERIE

Producción en SerieEn medio del barrio bellavista, en el teatro Mori del barrio, se presenta “LED”, una pieza de teatro diseñada para nada más que un solo espectador. Protagonizada por los actores Martín de la Parra, Montserrat Ballarín, Mariela Retamal, Valentina Flores y Susana Leal, bajo la dirección de Leo Medel, LED es una puesta en escena dentro de un espacio novedoso para las prácticas teatrales convencionales en Chile, particularmente en Santiago. Un container. Es dentro de este dispositivo industrial donde los cinco actores articulan un verdadero coro. Durante los aproximadamente siete minutos que dura la obra, el coro resonante y envolvente de las voces de los actores casi no se detiene. Se suma el estimulante juego lumínico que sorprende e impresiona al único espectador. Ante lo anterior, el texto y su contenido, lo que podría verse como la trama o el argumento de la pieza teatral, queda saturado y opera como otro estímulo agregado a los ya mencionados, con palabras sugerentes y resonantes como “Pinochet” y “Cerdo”. Dentro de lo que realmente, refiriendo a declaraciones del propio director (diario “La Hora”), es una experiencia homóloga al “home theater”, aquellos elementos que no son un estímulo fulgurante quedan nublados y de cierto modo perdidos en el shock que es LED.

Más allá de la innovación que esta pieza teatral pueda significar para la escena teatral chilena y más específicamente –no puede pasarse por alto- santiaguina, podemos ver en LED una modalidad, una forma de hacer teatro que se acerca a lo que podríamos pensar es un producto seriado, un producto industrial, una mercancía. En este sentido, no es casual que la obra sea desarrollada en un container, un dispositivo de transporte industrial donde se trasladan productos como motores, automóviles pequeños, maquinaria pesada, etc. En la misma línea argumentativa, destaca la modalidad en que funciona la obra. Hasta la hora en que está programado el inicio de la pieza, hay una lista en la que los asistentes se apuntan en orden de llegada. En ese orden y por turnos individuales pasan los espectadores solos a presenciar el espectáculo. Así, los actores, dentro del container, repiten la obra el mismo número de veces como cuantos asistentes figuran apuntados en la lista: un producto seriado.

Finalmente, y para cerrar el circuito productivo en su correspondiente forma de consumo, es importante destacar la relevancia y especificidad de que sea el espectador nada más uno. Siendo individual la recepción de la obra se crea la ficción de único. Ya no es un público colectivo y simultáneo (en un mismo lugar y momento), sino un espectador particularizado, tratado por el propio nombre (dentro de la misma puesta en escena los actores mencionan el nombre del espectador), extirpado del anonimato al que lo condiciona el público. Paralelamente, y refiriendo a la idea de producto seriado, todos ven lo mismo (o por lo menos algo muy parecido). Vemos así replicado el modelo de consumo más generalizado en nuestras sociedades: individuos particularizados que seleccionan (bajo un criterio personal y particular) productos industriales seriados y no particulares.

Queda así abierta una cuestión interesante ¿Será LED y las dos obras antecesoras a ella, de la misma modalidad (espectador único) y el mismo director, algo así como el indicio de un teatro en Chile –específicamente en Santiago- más cercano al consumo masivo, seriado?, ¿o será el indicio de un teatro de consumo masivo –en Chile- que se hace más patente y manifiesto?

Autor: Leo Medel
Director: Leo Medel
Compañía: Compañía Merced
Elenco: Valentina Flores, Montserrat Ballarín, Martín De La Parra, Mariela Retamal y Susana Leal
Horario: Domingo de 17.30 a 18.30 horas.
Temporada: Desde el 1 de mayo hasta el 29 de mayo
Valor: $1.000 general